eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

Sierra i Fabra: "La época dorada del rock se produjo entre 1969 y 1973"

- PUBLICIDAD -
Sierra i Fabra: "La época dorada del rock se produjo entre 1969 y 1973"

Sierra i Fabra: "La época dorada del rock se produjo entre 1969 y 1973"

El escritor español más prolífico, con cerca de 500 novelas, Jordi Sierra i Fabra, vuelve a sus orígenes musicales con "Historia del rock", destinado a las nuevas generaciones que no conocieron a Los Beatles ni a Elvis Presley.

"Todo comenzó en 1954 con Bill Haley, pero la época dorada del rock se produjo entre los años 1969 y 1973", ha explicado en una entrevista con Efe.

Es comúnmente aceptado que el rock echó a caminar cuando Bill Haley grabó el 12 de abril de 1952 el "Rock around the clock", y así inició su carrera triunfal.

Sin embargo, precisa Sierra, Elvis Presley fue la cara del rock en esos años iniciales: "Little Richard y Chuck Berry eran negros en una sociedad todavía racista, Jerry Lee Lewis no era guapo y el Rey, aunque no componía, era guapo, tenía una voz increíble y era la imagen que el rock necesitaba, porque al final se trataba de un espectáculo".

El rock and roll murió por sus propios errores a finales de los 50, cuando por diferentes circunstancias "los cinco que manejaban el cotarro" dejaron de cantar durante unos años: Jerry Lee Lewis después del escándalo que desató su matrimonio con una prima de 14 años; Chuck Berry tras ser condenado acusado de obligar a prostituirse a una joven en un club suyo; Little Richard después de tener una conversión místico-religiosa; Buddy Holly al morir en un accidente de aviación; y Elvis tras ir al servicio militar".

En música, añade Sierra i Fabra, cinco años de ausencia es mucho, pues "es la media que dura un grupo" y cuando algunos volvieron, como el Rey, "los gustos de la nueva generación ya habían cambiado".

En "Historia del rock" (Siruela), Sierra i Fabra se hace eco de la fuerte contestación que el rock recibió por parte de la Iglesia: "había capellanes en los púlpitos arengando contra el rock por diabólico, por ser un invento comunista, y curiosamente en los países comunistas el rock era visto como un invento del capitalismo".

Lo cierto es que, como relata el autor, "al acabar la II Guerra Mundial, había una generación de jóvenes de 15 años que buscaban un lenguaje propio y una identidad nueva, y en el rock encontraron una música, una estética, una ropa, porque cada sociedad tiene la música que merece".

El libro, que está dirigido a las generaciones actuales, pretende, como dice el autor, enmendar la tragedia actual: "hoy en día, cuando se escucha más música que nunca, un niño siente el 15 % de la música, pues generalmente lo hace en un móvil y con dos pequeños auriculares, una tecnología que ha hecho que se pierda emoción, que se maleduque el oído y que haya desaparecido el ritual de poner un elepé en el tocadiscos, y todo se resume a un dedo tocando una pantalla".

Por esta razón, Sierra considera que "es bueno saber de dónde venimos y qué somos, saber por qué la música de hoy es así".

Uno de los grandes logros del rock and roll, remarca el escritor y en otro tiempo crítico musical, es que "junto por primera vez la música de blancos y negros, a partir de la mezcla del country y el rhythm and blues, después de las grandes migraciones de la población negra hacia el norte y el este acabada la II Guerra Mundial".

El período dorado del rock se produjo a partir de 1969, cuando se vendieron el doble de discos que el año anterior, y se prolongó hasta 1973, cuando estalló la cuarta guerra árabe-israelí.

"La crisis del petróleo hizo que no hubiera dinero para hacer discos y la consecuencia es que el rock sinfónico se hundió, y al período que se abrió le correspondió una nueva música, el punk, con jóvenes rabiosos sin trabajo y que tocaban la guitarra, pero en 1977, cuando la gente tenía más ganas de diversión, irrumpió entonces la música disco con 'Saturday night fever' y los Bee Gees", explica el autor.

Con la música disco llegaron asociados la new wave, la música cibernética, el techno, todos como una "expresión popera y animada", sin embargo, en EEUU, donde los negros no podían ir a la discoteca, surgieron iniciativas de hombres que en los locales en que se reunían salían a hablar y "fue así como surgió el rap".

Sobre el eterno debate, Beatles-Rolling Stones, Sierra i Fabra piensa que "hubo una rivalidad muy sana, que les retroalimentaba, pero en realidad estaban de acuerdo para no sacar un disco al mismo tiempo y sabedores que juntos se comerían el mundo".

Aunque naciera oficialmente con Haley, admite el autor que el rock hunde sus raíces en la música clásica, y pone como ejemplo a Stravinski, que, a su juicio, "creó la primera obra 'underground' de la historia de la música".

Sus pasos los siguieron a finales de los 60 Emerson, Lake & Palmer, Deep Purple al actuar con una sinfónica, Rick Wakeman, Yes, Genesis e incluso Queen, cuyo líder, Freddy Mercury, era un cantante de ópera frustrado, como demostró en el disco "Bohemian Rapsody".

Concluye el libro sin ánimo de pitonisa con los últimos nombres más destacados de la escena actual, Beyoncé, Katy Perry o Lady Gaga, "espectaculares, pero que no le llegan a la suela del zapato a la Madonna de hace quince años".

Sierra i Fabra, que actualmente prepara un nuevo libro sobre Bob Dylan ("99 razones para amar o no a Dylan"), se muestra favorable al reciente Nobel de Literatura al cantautor norteamericano: "Es un reconocimiento a una época, a una generación, y lo positivo es que a partir de ahora en los colegios se leerá a Machado y Lorca, y también se estudiará a Tom Waits, Leonard Cohen y Bob Dylan".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha