eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

Los 14 millones de la Primitiva fueron para una peña de Correos de Arzúa (A Coruña)

- PUBLICIDAD -
Los 14 millones de la Primitiva fueron para una peña de Correos de Arzúa (A Coruña)

Los 14 millones de la Primitiva fueron para una peña de Correos de Arzúa (A Coruña)

Un total de 14.649.902,99 euros. Ese es el millonario premio que una peña de trabajadores de la oficina de Correos de la localidad coruñesa de Arzúa ha ganado en el sorteo de la Lotería Primitiva celebrado ayer jueves.

El boleto fue sellado en la administración de loterías 'El Rey Midas', situada en pleno Camino de Santiago, en el centro del pueblo.

Como suele suceder en estos casos, en un primer momento no se conocía el afortunado ganador o ganadores, e incluso se pensó que podía tratarse de algún peregrino, pues esa ruta jacobea es muy transitada estos días.

Fue la titular de la administración de loterías, Susana Quintela, la que en declaraciones a Efe informó de que el millonario premio había recaído en un grupo de trabajadores de la oficina de Correos de la localidad.

En principio, según la lotera, el afortunado grupo está compuesto aproximadamente por una docena de personas, es decir, que cada uno se llevará más de 1 millón de euros.

Susana Quintela indicó que la combinación de numeros ganadora es la misma que la peña viene jugando todas las semanas. "Una peña de gente de aquí y muy trabajadora", indicó.

La lotera explicó que fueron los mismos afortunados los que se acercaron a primera hora de la mañana de hoy a la administración de loterías para comunicarle personalmente que eran los ganadores del sustancioso premio.

"Creí que me estaban gastando una broma", dijo Susana Quintela antes de corroborar en el terminal de la oficina el millonario boleto con las categorías especial y primera de la combinación 9-15-18-42-43-49, complementario 41 y reintegro 6.

En la oficina de Correos de Arzúa, sin embargo, el mutismo era total y ninguno de los tres empleados con los que Efe contactó quisieron revelar dato alguno.

"No puedo decir nada", comentó a Efe una de las empleadas que esta mañana se encontraba en la oficina, eso sí, con cara muy sonriente.

Su compañero, que se encontraba al lado atendiendo a un cliente de la oficina, también mostró una sonrisa cuando se le preguntó si él era uno de los afortunados.

Igualmente, una cartera que en ese momento llegaba a la oficina en un coche de reparto tampoco dio dato alguno y se limitó a decir que ella no sabía nada porque era trabajadora discontinua.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha