eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

La cosmopolita Kobe busca ser epicentro de la innovación biomédica en Asia

- PUBLICIDAD -
La cosmopolita Kobe busca ser epicentro de la innovación biomédica en Asia

La cosmopolita Kobe busca ser epicentro de la innovación biomédica en Asia

Kobe, una de las urbes niponas más cosmopolitas, está decidida a convertirse en epicentro de la investigación biomédica de Asia y en emplazamiento puntero en medicina regenerativa.

El Conglomerado de Innovación Biomédica de Kobe (KBIC, por sus siglas en inglés), que en algo más de una década ha aglutinado a unas 300 entidades, entre centros de investigación, hospitales especializados o compañías del sector médico de media docena de países, pretende ser el gran catalizador de este proyecto.

El KBIC es un peldaño más en la cadena de transformaciones que esta urbe ha vivido desde que en 1868 abrió su puerto al comercio extranjero, dejando atrás el aislamiento internacional al que Japón había estado sometido durante más de 200 años.

Convertida ya en sólido puente entre Oriente y Occidente, la ciudad, que sigue acogiendo las sedes niponas de multinacionales como Procter&Gamble o Nestlé y supera la media nacional de extranjeros residentes, vivió otro acontecimiento determinante el 17 de enero de 1995, un devastador seísmo que acabó con 6.000 vidas.

El terremoto de 6,9 grados Richter dañó gran parte de las infraestructuras básicas, incluidos los muelles del puerto, del cual dependían en casi un 50 por ciento los ingresos de la urbe.

A partir de la necesidad de diversificar su actividad económica, se concibió en 1998 la raíz del KBIC, un proyecto para desarrollar el sector médico que además de agrupar I+D y centros hospitalarios funcionara también como centro de negocios.

El sitio elegido fue la parcela sur de la llamada Isla del Puerto, una extensión de tierra ganada al mar de casi 4 kilómetros cuadrados en plena bahía.

Dos décadas después, este emplazamiento aglutina hoy un catálogo de tecnología médica puntera difícil de encontrar en otros lugares del mundo.

Entre ellos, casi una decena de dispositivos de radioterapia de última generación, incluido el primero con tecnología 4DRT, capaz de localizar con exactitud la posición de un tumor que se mueve dentro del cuerpo del paciente por efecto de la respiración.

La isla también es hogar del K Computer, un superordenador que en su momento fue el más potente del mundo (actualmente es el cuarto) y que hoy da servicio a unas 200 compañías niponas, especialmente del sector farmacéutico.

Éstas últimas lo emplean para realizar simulaciones a escala molecular o celular o análisis genómicos que contribuyen al desarrollo de aplicaciones o productos.

Sin embargo, K, cuyas 1.300 toneladas requieren de un edificio de seis plantas, se ha quedado pequeño y sus responsables planean tener lista para 2020 una nueva máquina "con un rendimiento 100 veces superior" y un coste de desarrollo de unos 985 millones de euros.

El KBIC también es escenario de procedimientos quirúrgicos pioneros, como el primer trasplante con células pluripotentes inducidas (iPS), realizado en octubre de 2014 en el Centro de Biología del Desarrollo (CDB, por su siglas en inglés) que el prestigioso Instituto RIKEN tiene en Kobe.

En esta operación, el equipo liderado por la doctora Masayo Takahashi extrajo células iPS -que tienen capacidad de convertirse en cualquier tipo de célula- de una muestra de piel de una paciente y a partir de ellas creó tejido retiniano que luego le implantó con éxito a la mujer en el ojo.

Sin embargo, esta investigación permanece detenida porque el Ministerio de Salud nipón ha optado por revisarla y tomar una "decisión consensuada" sobre sus próximas etapas, lo que ilustra las trabas del sistemas nipón para lograr una comercialización más eficiente de sus descubrimientos médicos.

En ese sentido, un comité nombrado por el actual Gobierno diseña un cambio normativo en el sector médico con el fin de acortar plazos en Japón para la aprobación de nuevos productos o tratamientos, una reclamación de los investigadores como Takahashi.

Los expertos piden también que se termine con las leyes que impiden una mayor exportación de equipamientos médicos nipones al extranjero.

Solo así, consideran, se puede impulsar de verdad un sector que el Gobierno quiere como nuevo motor de crecimiento y del que Kobe aspira a ser gran escaparate.

Andrés Sánchez Braun

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha