eldiario.es

Menú

El PP se lía con la caridad: critica las ayudas del Consell y pide menos que las presupuestadas

Los populares presentan una enmienda en la que reclaman 270.000 euros para Cáritas cuando el Ejecutivo autonómico ha presupuestado 479.000 para esta entidad

El Consell aumenta las ayudas a organizaciones benéficas en medio millón de euros desde 2015

- PUBLICIDAD -
El director de Cáritas Valencia, Ignacio Grande, la secretaria general, Fani Raga y el Delegado Episcopal, José María Taberner,

El director de Cáritas Valencia, Ignacio Grande, la secretaria general, Fani Raga y el Delegado Episcopal, José María Taberner,

La preparación del debate de los Presupuestos de la Generalitat para 2018 está siendo un quebradero de cabeza. El principal partido de la oposición parece haberse propuesto demostrar que son "los que más trabajan" -en palabras de sus portavoces en más de una ocasión"- y presentar infinitas enmiendas.

Ya en el debate de política general, donde presentaron más de 1.300 iniciativas, enfocaron parte de su discurso en alabar su propio trabajo y los partidos del Consell criticaron que presentaban enmiendas "al peso", sin tener en cuenta lo escrito. Pidieron entonces declarar Bien de Interés Cultural (BIC) castillos que habían sido derrumbados o construir colegios que ya estaban construidos. 

Para los próximos presupuestos, el PP ha presentado 1.250 enmiendas, a parte de la enmienda a la totalidad que fue rechazada. Y ha vuelto a ocurrir. En esta ocasión, respecto a las ayudas a organizaciones sin ánimo de lucro, concretamente en las que se refieren a caridad.

El pasado lunes, la portavoz adjunta en las Corts, Maria José Catalá, reclamó 270.000 euros en ayudas directas para Cáritas, y 150.000 euros para Pacis-Casal de la Pau entre otras entidades. Sin embargo, el Consell tiene presupuestado para Cáritas 479.000 euros -teniendo en cuenta las cuatro diócesis en territorio valenciano y la interparroquial de Gandía- y 198.000 para el Casal de la Pau.

Los populares llevan criticando desde las primeras cuentas del Botànic que se retiren las líneas nominativas -ayudas directas- a determinadas asociaciones benéficas, una fórmula que el Consell rechaza porque cree que fomenta el "clientelismo" y califica como "ayudas a dedo". Desde entonces, el Ejecutivo autonómico  saca convocatorias públicas para concurrir a estas ayudas. 

Según señalan desde la conselleria de Políticas Inclusivas, con el sistema de convocatorias públicas han accedido a las ayudas 13 asociaciones que antes no recibían subvenciones, como la asociación de enfermos de fibromialgia, la coordinadora de asociaciones de VIH o La Casa Grande, de ayudas a la acogida.

En total, los populares piden  una línea nominativa directa para Cermi -Comité español de representantes de personas con discapacidad- de 90.000 euros; para Casa Caridad, 500.000 euros; para Cruz Roja, 150.000 euros -se dan 128.000-, Cáritas diocesana, 270.000 euros, Pacis-Casal de Pau; 150.000 euros, Hermanitas Ancianos Desamparados -una congregación religiosa de acogida de ancianos-, 500.000 euros; para la Federación Enfermos Alzheimer, 300.000 euros y, para el Banco de Alimentos, 45.000 euros.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha