eldiario.es

Menú

'No al parc aquàtic': Nuevo movimiento ciudadano para salvar la huerta de Campanar

Activistas en defensa de l'Horta realizan una acción para manifestar su rechazo al proyecto de Rain Forest en los terrenos de la desaparecida partida del Pouet.

La Taula per la Partida, que integra a varias asociaciones vecinales y entidades, ya mostró su rechazo y pidió recuperar el uso de la huerta y las alquerías.

- PUBLICIDAD -
Los carteles de protesta contra el proyecto del parque acuático

Los carteles de protesta contra el proyecto del parque acuático

El pasado domingo 2 de julio activistas en defensa de l'Horta realizaron una acción artística para manifestar su rechazo a la propuesta de construcción de un Parque Acuático en los terrenos de la desaparecida partida del Pouet.

La acción consistió en la intervención de dos vallas publicitarias ubicadas al final de la avenida Pío Baroja, la primera con una fotografía de la partida del Pouet el día que se iniciaron los desalojos; la segunda, con la frase 'No al parc acuàtic'.

Según algunas de las personas participantes en la acción, el uso de las vallas publicitarias pretende evidenciar tanto el modelo de ciudad generado (la ciudad pensada para el transporte individual de vehículos a motor, a través de grandes avenidas, consumismo intenso, etc), como la memoria del lugar, los conflictos y las experiencias de vida sobre la que ésta se asienta.

Tal y como se desprende de la frase de una de las vallas, esta acción se enmarca dentro de un conjunto de acciones en oposición al  proyecto de construcción del parque acuático que la empresa Rain Forest S.A. planea realizar sobre los terrenos de la antigua Partida del Pouet, como complemento del Bioparc.

Estos terrenos fueron cedidos en el año 2001 por el Ayuntamiento de Valencia a dicha empresa por un periodo de 50 años con el compromiso de dar uso tanto a las tierras como a las alquerías.

Actualmente, las alquerías, catalogadas en el Plan General de Ordenación Urbana como Bien de Relevancia Local, se encuentran en un importante proceso de degradación y la empresa en cuestión no ha realizado hasta la fecha ninguna acción de mantenimiento ni conservación, según han denunciado los activistas.

La amenaza sobre esta partida de huerta se inició fuertemente a partir del año 1996 cuando una agrupación de grandes constructoras valencianas presentó un PAI (Plan de Actuación Integrada), para la construcción de lo que hoy es Nou Campanar.

El Ayuntamiento facilitó el proceso mediante la aprobación del PAI y la expropiación de las personas del Pouet, tras un período de fuerte degradación de la zona y acoso inmobiliario.

Por ello, a juicio de una de las participantes de la acción "la propuesta del parque temático supone la banalización de las luchas por el territorio y la invisibilización del conflicto y del desplazamiento forzoso de las personas que vivían en la Partida del Pouet".

Por último consideran que "la reapropiación del espacio público puede servir para la reflexión colectiva sobre el modelo de ciudad y sobre las posibilidades de la huerta como espacio productivo más allá de la tematización de la misma".

Este no es el primer colectivo que se ha mostrado en contra del proyecto del parque acuático.

La Taula per la Partida, entidad que agrupa a varios colectivos y asociaciones de vecinos, entre ellas la de Campanar y la de Benimàmet, ya mostró su rechazo el pasado mes de febrero, cuando salió a la luz la posibilidad de ejecutar el citado parque.

"Defendemos que se ha llevar a cabo la rehabilitación de la zona para devolverla a su estado original de paisaje rural, así como estimamos que el proyecto que se desarrolle en este espacio debe ir en consonancia con su origen de huerta y ser plenamente respetuoso con el medio ambiente", afirman desde la entidad.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha