eldiario.es

Menú

El bluf de la energía eólica: la Comunidad Valenciana se queda fuera de las nuevas instalaciones

El Consell del Botànic sigue sin desbloquear la normativa del PP, lo que impide que ningún proyecto autonómico para nuevos parques pueda aspirar a la subasta de renovables que hará el estado en mayo

- PUBLICIDAD -
Aerogeneradores en Buñol (Valencia).

Aerogeneradores en Buñol (Valencia).

La Generalitat Valenciana tiene una conselleria dedicada a cambiar  el modelo productivo y otra a luchar contra el cambio climático, pero desde julio de 2015 -cuando el Consell formado por PSPV-PSOE y Compromís sustituyó a uno del PP- la instalación de energías renovables ha sido irrelevante, cercana a cero, como en los años anteriores. Todo apunta a que así seguirá siendo.

A cortísimo plazo, no se instalarán más molinos de viento. Ningún proyecto valenciano podrá pujar en  la subasta de energías renovables -3.000 megawatios de potencia- que el estado organiza en mayo para instalar parques eólicos. ¿La razón? El plan valenciano para el sector, diseñado por el PP, está bloqueado. Las empresas que podrían desarrollarlo han desistido pero la normativa impide nuevas instalaciones.

El conseller del ramo, Rafael Climent (Compromís), lleva anunciando tiempo soluciones contra el bloqueo burocrático, pero éstas no llegan. No hay noticias de la prometida  ley valenciana de la Energía y las  críticas del PSPV a la inacción de sus socios de gobierno no han surtido efecto. El tren eólico tampoco parará en la Comunidad Valenciana esta vez, como pasó en la subasta (500 megawatios) de enero de 2016. 

La energía fotovoltaica tampoco parece tenerlo mucho mejor. Los proyectos valencianos del ramo -los 3.000 megawatios a subastar están abiertos a todas las tecnologías limpias- podrían pujar, pero, según el lobby del sector, Avaesen, las compañías que operan en la Comunidad Valenciana parten en desventaja. La burocracia es más pesada que en otras comunidades autónomas.

Avaesen está trabajando con la Conselleria de Economía Sostenible para agilizar la concesión de permisos. Por ejemplo, aligerando el papeleo para conseguir la preceptiva autorización de declaración de interés comunitario, innecesaria en otros territorios. ¿Se llegará a tiempo para la subasta de mayo? "Es posible, pero solo si trabajamos mucho, bien y rápido", dice el presidente de Avaesen, Marcos J. Lacruz.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha