eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Alemania se impone en el Eurogrupo: ultimátum a Grecia para que pida una extensión del rescate

El Gobierno heleno tiene de plazo hasta el viernes para decidir acogerse a una extensión del programa de ayuda, que acaba el próximo día 28

El ministro griego de Finanzas confía en alcanzar un acuerdo “en dos días” y apuesta por un “nuevo contrato" que sea "bueno para ambos”

“Jugar” con la idea de ruptura es “antieuropeísta” y “en la historia de la UE nada bueno ha surgido de los ultimátums”, advierte Varoufakis

67 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Varufakis dice que en Berlín no ha hablado de una posible quita de la deuda

El ministro griego de Finanzas, Yanis Varoufakis. / Efe

La que parecía iba a ser una reunión interminable, la del Eurogrupo de este lunes, finalmente ha sido un fracaso en toda regla que pone a la eurozona y a sus 19 países miembros al límite, con la divisa comunitaria pendiendo sobre un fino alambre. Al término de la breve reunión, el presidente del Eurogrupo, el holandés Jeroen Dijsselbloem, se ha declarado en rueda de prensa “muy decepcionado” y ha dado hasta el viernes un ultimátum al Gobierno de Grecia para que acepte la extensión del rescate, el programa de 130.000 millones de euros lanzado en 2012 a cambio de reformas. Atenas tiene cuatro días, hasta el viernes, para decidirse.

“Está claro que el próximo paso tiene que venir de las autoridades griegas”, ha señalado Dijsselbloem. “A la vista del calendario, podemos estar hablando de esta semana, pero no tenemos más tiempo”, ha agregado el neerlandés, confirmando que el límite de la paciencia del Eurogrupo finaliza el viernes. En realidad, el plan de rescate a Grecia concluye más tarde, el 28 de febrero.

El ministro de finanzas heleno, Yanis Varoufakis, ha mostrado confianza en que se pueda alcanzar un acuerdo “en dos días” y ha apostado por un “nuevo contrato entre Grecia y el euro que sea bueno para ambos”. Europa, ha dicho, en rueda de prensa tras el encuentro, es “indivisible”, “jugar” con la idea de ruptura es “antieuropeísta” y “en la historia de la UE nada bueno ha surgido de los ultimátums”.

De acuerdo con portavoces de la delegación griega citados por Le Monde, la Comisión Europea, bregada los últimos días en sacar adelante como sea un acuerdo, habría propuesto a Atenas un “texto aceptable”. Sin embargo, siempre según esas fuentes, “ha sido Dijsselbloem el que de repente ha propuesto una serie de condiciones extra al documento de la Comisión que hemos considerado inaceptables”.

La delegación de Grecia que acompañaba a Varoufakis ha querido destacar el trabajo del comisario de Asuntos Económicos, el francés Pierre Moscovici. Para el ministro de Finanzas de Alexis Tsipras, experto en la denominada “teoría de juegos” –que bebe mucho de negociaciones al límite como la que está teniendo lugar estos días en Bruselas–, es indispensable un plan de transición o “programa-puente” que permita prorrogar las vías de financiación griegas durante unos meses y posibilite la negociación de un “nuevo contrato” entre Atenas y sus acreedores principales, que son los 18 países con los que comparte moneda.

En este periodo, la idea de Syriza, partido izquierdista vencedor de las legislativas griegas, sería aplicar algunas de las medidas antiausteridad prometidas durante la campaña electoral, como la ayuda humanitaria a las capas más empobrecidas de la población, la reforma tributaria progresiva o el final de las privatizaciones.

La ruptura de este lunes marca un hito en el Eurogrupo: es la primera vez que un país rompe el consenso comunitario desde que comenzó la crisis (2008) y los cónclaves europeos empezaron a sucederse a velocidad de vértigo, a partir de comienzos de 2010. La palabra de moda en la capital belga estos días es clash (choque).

Se trata de un enfrentamiento anunciado: “Estamos decididos a entrar en conflicto con los intereses de los poderosos con el fin de permitir despegar a Grecia y ganar la confianza de nuestros socios”, escribía Varoufakis la víspera del Eurogrupo en The New York Times. “También estamos decididos a no ser tratados como una colonia por culpa de la deuda…”.  La respuesta llegó por boca de su homólogo alemán, Wolfgang Schäuble, también minutos antes del encuentro, al calificar de “irresponsable” la actitud del Ejecutivo griego. La financiación de Grecia y su permanencia en el euro son desde este 16 de febrero dos objetivos muy complicados en esta Europa germanizada.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha