eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Bruselas duda de que España baje su déficit del 3 % en 2016 por el impacto de la reforma fiscal

Duda de la capacidad de recaudar los ingresos suficientes para reducir el déficit como consecuencia de los cambios en los impuestos

También alerta del impacto del rescate de las autopistas y de la incertidumbre del año electoral

Mejora la previsión de crecimiento hasta el 2,8% ligeramente por debajo de la cifra que prevé el Gobierno

- PUBLICIDAD -
La CE prevé que España no logrará reducir su déficit por debajo del 3 % en 2016

La CE prevé que España no logrará reducir su déficit por debajo del 3 % en 2016

La Comisión Europea (CE) prevé que España no logrará situar su déficit público por debajo del 3 % del PIB en 2016, fecha límite dada por los socios europeos al Gobierno para ello, en contra de lo que calcula el propio Ejecutivo español.

En sus previsiones macroeconómicas de primavera publicadas hoy, la CE estima que España incumplirá asimismo el objetivo de situar el déficit en el 4,2 % del PIB este año, como prevé el Gobierno, y augura una reducción hasta el 4,5 %, tres décimas por encima. Para 2016, el Ejecutivo comunitario proyecta un déficit público del 3,5 %, dos décimas menos que el 3,7 % que figuraba en sus previsiones de febrero pasado, pero por encima del 2,8 % requerido.

El Gobierno español considera en su Programa de Estabilidad actualizado para el periodo 2015-2018 enviado a Bruselas que podrá salir del procedimiento de déficit excesivo en 2016 al augurar un saldo negativo de las administraciones públicas del 2,8 % del PIB. Por su parte, la CE vuelve a aludir a los mismos "riesgos" que ya mencionó en febrero pasado, que considera que pueden afectar a los esfuerzos de reducción del déficit en España.

En concreto se refiere a la "incertidumbre con respecto al impacto actual de la reforma fiscal sobre los ingresos, a los pasivos contingentes de las autopistas de peaje con problemas y a los riesgos de implementación en un año electoral". En opinión de la CE, después de que España cumpliese el objetivo de déficit de 2014 (un 5,8 % con la ayuda a la banca) gracias a una "fuerte recuperación económica y a unas mejores condiciones" de financiación, de aquí en adelante la reducción del déficit se apoyará principalmente "en las mejores perspectivas macroeconómicas".

Esta reducción, que se producirá "pese al impacto de los recortes tributarios recientemente implementados", en referencia a la reforma fiscal, se ve lastrada por un "crecimiento tenue del PIB nominal, que actúa como freno sobre la evolución de los ingresos", señala el Ejecutivo comunitario.

Éste sostiene, además, que los gastos en pensiones seguirán aumentando, pero la caída del desempleo debería limitar los incrementos de transferencias sociales en un futuro próximo. Asimismo, gracias a unos tipos de interés más bajos, el gasto para cubrir los intereses debería moderarse hasta 2016, indica la CE.

Deuda pública

En cuanto a la deuda pública, calcula que seguirá subiendo en España en el periodo de referencia aunque la CE ha mejorado sus previsiones respecto a los datos que manejaba anteriormente. El Ejecutivo comunitario sitúa ahora la deuda pública española para este año en el 100,4 % del PIB y en el 101,4 % para 2016, lo que representa 1,1 puntos porcentuales menos que en las anteriores previsiones en ambos casos.

El Gobierno español, por su parte, prevé que la deuda se reducirá en 2015 hasta el 98,9 % del PIB y estima que la senda de disminución continúe en 2016. La CE se basa en la información que tenía disponible hasta el 21 de abril y en un escenario en el que no se acometen ajustes o recortes.

Crecimiento

La Comisión también ha revisado al alza sus previsiones de crecimiento para España hasta situarlas en el 2,8% del PIB este año (cinco décimas más de lo que había calculado el pasado febrero) y el 2,6% en 2016 (una décima más) gracias a la mejora del empleo, la relajación de las condiciones financieras, el aumento de la confianza y los bajos precios del petróleo.

No obstante, la mejora es menos pronunciada en lo que se refiere a la tasa de paro, que se situará de media en el 22,4% en 2015 (una décima menos que lo previsto en febrero) y en el 20,5% al final de 2016 (dos décimas menos). Las previsiones de Bruselas son ligeramente menos optimistas que las del Gobierno de Mariano Rajoy, que el pasado jueves pronosticó un crecimiento del 2,9% tanto para 2015 como para 2016. También en materia de paro, las autoridades españolas prevén mejores cifras que el Ejecutivo comunitario, con un 22,1% este año y un 19,8% en 2016. Y el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, sostiene que España cumplirá sus metas de déficit.

En todo caso, España será entre los grandes Estados miembros de la eurozona el que más crezca este año, por encima de Alemania (1,9%), Francia (1,1%) o Italia (0,6%) y a un ritmo que casi duplicará la media de los países que comparten la moneda única (1,5%). Irlanda, Malta, Luxemburgo, Polonia y Eslovaquia crecerán más y Lituania se sitúa al nivel de España.

En conjunto, Bruselas revisa al alza el crecimiento de la economía de la zona del euro hasta el 1,5 % este año y el 1,9 % en 2016, mientras que en el conjunto de la UE prevé el 1,8 % y el 2,1 %, respectivamente. La CE atribuyó esa mejora a "un conjunto de factores puntuales que permiten estimular un crecimiento que sin ellos, sería débil", en referencia a los precios bajos del petróleo, a una evolución económica global sostenida y a la depreciación del euro, entre otros.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha