eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El crucero más grande del mundo se pone a punto en Cádiz

- PUBLICIDAD -
El crucero más grande del mundo se pone a punto en Cádiz

El crucero más grande del mundo se pone a punto en Cádiz

Si dispone de 35.000 dólares puede disfrutar de la opción más lujosa de un crucero de siete días en el barco de pasaje más grande del mundo, el Allure of the Seas, que partirá el próximo sábado de las instalaciones de Navantia en Cádiz, donde ha sido sometido a una profunda renovación.

Sus 362 metros de eslora y sus más de 100.000 toneladas de peso han convertido a este "gigante" de los océanos en uno de los mayores retos de ingeniería a los que se ha enfrentado el astillero gaditano y en el que han trabajado a diario, por parte de Navantia, 350 personas de media, repartidos en turnos de mañana, tarde y noche.

En total en el barco se han concentrado 1.150 operarios de obra más 2.165 tripulantes de entre 65 y 70 nacionalidades distintas, lo que han convertido a esta ciudad flotante en una auténtica Torre de Babel.

"Además de los estabilizadores, les estamos metiendo nuevos sistemas para ahorrar combustible, unos sistemas que inyectan aire al casco por abajo, que crea una cámara de aire y ahorra en el desplazamiento y estamos poniendo una extensión nueva en la chimenea de estribor que hace un lavado de los humos antes de salir a la atmósfera", ha explicado Carlos Torres, jefe de buque de Navantia.

Los trabajadores del astillero gaditano también han aplicado una pintura especial de silicona que hace que el barco se deslice con más facilidad y que se reduzca el consumo de combustible.

Y es que para un barco que gasta al día 400 toneladas de fuel la reducción de esta cifra, desde el punto de vista económico y ambiental, es "muy importante", según ha explicado el capitán del barco, Tore Grimstad.

Para Navantia Cádiz, con esta actuación, que se entregará un día antes de lo previsto para evitar el temporal de viento previsto para el domingo, se ha puesto el listón "bastante alto".

"Uno de los mayores desafíos es el tamaño del buque y la altura de las grúas (por encima de los 80 metros). Estaba todo muy calculado, y al límite casi, para poder acceder a todos los sitios del barco, además de la maniobra de entrada al dique en sí", ha señalado Carlos Torres.

También han aprovechado la entrada en dique seco para sustituir los tres motores con los que cuenta el barco, que tiene cinco años de vida, en la parte posterior.

El Allure of the Seas, de la compañía Royal Caribbean, tiene una capacidad para 8.000 personas. Está dividido en siete barrios, cuenta con más de 2.700 camarotes con balcón, una pista de patinaje, construida con 8 toneladas de hielo, y un teatro con capacidad para 1.400 espectadores en el que se representará a partir de finales de mes el musical de Broadway "Mamma Mia".

Dentro del barco hay una zona verde con más de 2.000 plantas, una zona para niños con rocódromo y tiovivo y dos simuladores de surf.

En el piso 17 se ha construido una zona exclusiva para pasajeros que hayan viajado con la compañía más de 600 noches, con restaurante "sólo para clientes vips", según ha informado Joao Mendonca, el director del hotel del barco, que además ha renovado 32.000 metros cuadrados de moqueta.

A partir del sábado, una vez superada una de las maniobras más complicadas que es la instalación de los 26 botes salvavidas del barco, el Allure establecerá su puerto base europeo en Barcelona y operará por el Mediterráneo en viajes de una semana de duración.

Para verlo de nuevo en Cádiz será necesario esperar cinco años más, cuando este gigantesco hotel flotante se enfrentará a su próximo chequeo.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha