eldiario.es

Menú

EXTREMADURA

"Lo más grave del Casco Antiguo de Badajoz sigue siendo la venta de droga"

"El terreno donde está ahora la Facultad de Biblioteconomía era el ‘campus’ de las jeringuillas", recuerda José María Soriano, presidente de la asociación de vecinos de este barrio pacense

"Si se tira el Cubo, se llevarán de aquí la Universidad y volveremos al abandono", asegura

"El problema del Hospital Provincial es cuando se plantea: o se hace esto, o no se hace nada"

- PUBLICIDAD -
José María Soriano, presidente de la asociación de vecinos del Casco Antiguo de Badajoz

José María Soriano, presidente de la asociación de vecinos del Casco Antiguo de Badajoz

Licenciado en Historia del Arte, ha trabajado más de tres décadas en Patrimonio en la Junta de Extremadura -casi las mismas que lleva de militante en el PSOE- y durante una temporada fue director general de su área.

Se presentó a las primarias para ser candidato socialista al Ayuntamiento de Badajoz, pero finalmente se unió al programa de José Antonio Pajuelo, quien quedó tercero en la votación (el segundo fue Celestino Vegas, portavoz hasta ese momento, y el primero Ricardo Cabezas, que fue quien finalmente optó a la alcaldía).

José María Soriano es desde hace siete años el presidente de la asociación de vecinos del Casco Antiguo de Badajoz. Se define como una persona “comprometida que conoce muy bien la ciudad”.

-¿Cuál es el estado de salud actual del Casco Antiguo?
-Ha mejorado mucho, se han hecho cosas, se va avanzando, pero hace falta un plan que sea serio. Hay que recordar que el Casco Antiguo ha sido muy maltratado por los pacenses y en un momento dado se abandonó. En la Plaza Alta había un mercado que le daba mucha vida, pero se eliminó ese mercado sin buscar alternativa. De manera que esto fue tomado por ‘otra clase de gente’ que ponían sus propias normas, esto era su territorio y aquí vendían lo que tenían que vender. El terreno donde está ahora la Facultad de Biblioteconomía era el ‘campus’ de los que se pinchaban, el ‘campus’ de las jeringuillas. La subida desde la Puerta del Capitel (la entrada a la Alcazaba) hasta ese ‘campus’ daba miedo, todo lleno de jeringuillas. Se tardó mucho en empezar la recuperación del Casco Antiguo. Y todo eso ha influido mucho tiempo después, porque es más lo psicológico que lo real. Y todavía queda mucho por delante, porque aquí lo que se debería hacer es una recuperación social, porque sigue existiendo el problema más gordo, la venta de drogas, ese es el asunto más grave que hay aquí.

-Hay muchas viviendas vacías y abandonadas
-Hubo un plan de subvenciones para la rehabilitación de viviendas en la que la Junta ponía una parte y el Ayuntamiento otra, yo mismo me beneficié, pero con la crisis se paró, en lugar de recortar el dinero en otras cosas.

-Los vecinos también se quejan del peligro de derrumbe de esas viviendas vacías y abandonadas, como ya ha pasado en numerosas ocasiones.
-Mucha parte de culpa la tiene el Ayuntamiento, porque nunca ha estado presente, de verdad, un plan para acabar de una vez la recuperación del Casco Antiguo. Terminarlo ya, ¿no? Llevamos más de 20 años hablando del abandono y la recuperación. No ha habido un plan serio, un proyecto bien planteado.

-¿Hay demasiados bares?
-El Casco Antiguo es muy grande. Todas las ciudades de España que tienen un Casco Antiguo han optado por la hostelería como factor de revitalización. Aquí vive población mayor, bastante mayor, que no sale mucho a la calle, así que necesitamos que venga gente de fuera, y si no usamos los bares como gancho, la gente no viene.

-¿Y el ruido?
-Con vigilancia continuada de la Policía para que los bares tengan la puerta cerrada y que se prohíba sacar las bebidas fuera de los locales se arreglaría el problema.

-El Ayuntamiento planteó el proyecto de El Campillo como una de las medidas de recuperación del Casco Antiguo.
-Tal y como está planteado no es positivo, porque se empezó al revés. Lo primero que plantearon era una urbanización moderna como Huerta Rosales aquí colocada. No se pensó en hacer un análisis concreto de una realidad concreta. No se dijo: vamos a hacer un plan para ver las viviendas, las dotaciones culturales, sociales y deportivas; vamos a rehabilitar las casas que necesitan una manita, casas donde vive la gente y están en buen estado; vamos a pedirle ideas a la ciudadanía y a los profesionales… Y cuando lo tengamos todo, actuamos. Eso podía haberlo hecho el Ayuntamiento. Pero no ha existido participación.

-Los actuales vecinos de El Campillo aseguran que no quieren irse del barrio.
-Las viviendas que están en buen estado se pueden rehabilitar, las que no, hay que expropiarlas. Pero lo que no se puede hacer es mandar a las personas a la calle. O bien les expropias pagándoles bien, o les dices: te vamos a hacer una vivienda, en tu barrio, ¿cómo te van a echar de tu casa?

El Cubo

-En algo más de un mes empieza el derribo de las dos plantas superiores del Cubo.
-Espero que no ocurra. Yo no digo que el Cubo sea una maravilla, pero sí digo que ha contribuido mucho a la rehabilitación y recuperación del Casco Antiguo. Eso no es El Cubo, como despectivamente se le llama, eso es la Universidad de Extremadura y la Biblioteca Regional de Extremadura, que no se nos olvide. Y ahí suben y bajan todos los días 700 alumnos.

-¿Qué ocurrirá si hay derribo?
-Puede pasar lo mismo que con el mercado de la Plaza Alta: abandono y otra vez las jeringuillas al poder. Tirar El Cubo supondría que, antes o después, se llevarían la Facultad al campus por falta de espacio, porque lo que desaparecía son los despachos de los profesores. Nosotros vamos a iniciar medidas serias para evitar que esto pase. Entre otras, vamos a pedir el indulto al edificio, sabemos que hay antecedentes en otros sitios de España.

-¿Está satisfecho con la rehabilitación de la Alcazaba?
-La primera fase creo que es muy buena rehabilitación, con buenos profesionales. Pero va muy lenta, hay que espabilarse porque es un atractivo fantástico.

-Con lo que no está muy conforme es con el Plan Director del antiguo Hospital Provincial.
-Van a tirar una parte del edificio para hacer unos pasillos, y lo fundamental es preservar el patrimonio. Yo lo que digo es que lo que se vaya a hacer, que se contemple en un proyecto que vaya a la Comisión de Patrimonio, que es la garante de que se va a hacer bien. Si crees que está bien, mándalo a la comisión, como se mandan otras cosas. El problema es cuando se plantea: o se hace esto, o no se hace nada. Hay que someter ese plan a la opinión pública, a la gente que tiene algo que decir, hay que hacer un plan director consensuado y generando el máximo de apoyos posibles. Y luego cuando se haga el proyecto, que pase por los organismos competentes de patrimonio.

-¿Qué opina de los usos que se han planteado?
-Lo importante no es el qué vas a hacer, es el cómo lo vas a hacer. A mí me da igual que pongan un mercado, mira no estaría mal, una cosa necesaria aquí, un mercado de abastos y que haya bares como el mercado de San Miguel de Madrid, o la escuela de idiomas, o un centro cultural.

-¿Y la propuesta de Recuperar Badajoz (Podemos) de convertirlo en una residencia de ancianos?
-Eso es imposible, ahí no tiene cabida porque no es el sitio adecuado. Para una residencia de ancianos tiene que haber tranquilidad y ahí hay mucho ruido: el tráfico, el teatro López de Ayala, la terraza del teatro, los carnavales, que se reúne allí el botellón…

-¿Qué le parece el papel de Ricardo Cabezas como portavoz del PSOE y de la oposición en el Ayuntamiento?
-Como persona es estupenda, a mí me cae bien, es un buen chaval, pero creo que como portavoz todavía no ha dado con la tecla. Cuando uno se presenta y está ahí en primera fila, tiene que apechugar y echarle los restos. Uno tiene que analizarse a sí mismo y ver si estás dando el juego que tienes que dar. No sé por qué, pero no ha dado con la tecla, y eso al PSOE le perjudica. No está haciendo la oposición que yo pienso debería hacer.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha