eldiario.es

Menú

GALICIA

La crisis alimenta la participación en las manifestaciones del 1º de mayo en Galicia

La CIG celebró su acto central en Vigo y CC.OO. y UGT en A Coruña. En toda Galicia las marchas tuvieron una participación muy numerosa

- PUBLICIDAD -
Manifestación de CC.OO. y UGT en Vigo

Manifestación de CC.OO. y UGT en Vigo

Consideradas conjuntamente o por separado, las manifestaciones convocadas en este primero de mayo en Galicia por CC.OO. y UGT por una parte, la CIG por la suya, y centrales como CUT, CGT o CNT por la otra, tuvieron una participación muy numerosa. La CIG celebró su manifestación central en Vigo y CC.OO. y UGT en la Coruña y en ambas la participación rondó las 20 mil personas, según los organizadores.

En total, CC.OO. y UGT cifran en casi 100.000 personas las que participaron en las nueve manifestaciones convocadas bajo el lema Non teñen límite. Loita polos teus dereitos. José Antonio Gómez (UGT) y Xosé Manuel Sánchez Aguión (CC.OO.) destacaron que "la de hoy es una jornada de solidaridad y reivindicación internacional, que este año se celebra en una difícil coyuntura marcada por una fuerte crisis que está acarreando graves consecuencias, no sólo en el campo económico, sino también en el laboral y social" y denunciaron "la manera de actuar de la Unión Europea, que obedece los dictados de la canciller Merkel e insiste en sus fracasadas e inútiles recetas neoliberales".

Los últimos datos de paro conocidos -la encuesta de la EPA que situó el número total de desempleados por encima de los seis millones- y el malestar generado por el anuncio del Gobierno de que la tasa se mantendrá por encima del 25% hasta el 2016 marcaron las manifestaciones. Todas las centrales sindicales vieron en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros del pasado viernes la "constatación" del "fracaso de las políticas de austeridad". Sánchez Aguión y Gómez destacaron que "la calle es el lugar que les queda a los trabajadores y trabajadoras y a la ciudadanía" y que se trata de un momento "crucial", pues "estamos perdiendo las conquistas sociales que habíamos ido conquistando durante generaciones y podemos dejarles a nuestros hijos un mundo mucho peor del que nos tocó vivir".

Para Xosé Manuel Sánchez Aguión, "la respuesta que está dando Galicia muestra un rechazo general a las políticas ineficaces e injustas del Gobierno, unas políticas que condenan al paro y a la pobreza al 99% de la población". En la misma línea, José Antonio Gómez destacó la "respuesta clara, masiva y contundente contra el austericidio" y señaló que "hay alternativas" y que se puede "hacer una política diferente". Uno y otro coincidieron en que la movilización va a continuar "constante, sostenida e inclusiva para la mayoria de la población". Abogaron también por la unidad de acción con la CIG, "para dar una respuesta unitaria y fuerte contra estas políticas" y recordaron que le hicieron a la central nacionalista la oferta para acudir juntos a este primero de mayo. Gómez se manifestó "confiado" en que la unidad de acción regresará pues "son muchas más las cosas que nos unen que las que nos separan".

También recordaron que muchas personas fueron resistiendo los golpes de la crisis en buena medida por las "reservas anímicas y familiares", pero que esas reservas "se están agotando". "Esta situación", critican los sindicatos, está provocando "una gran desafección ciudadana, que ve como los poderes públicos no dan soluciones a los dramas cotidianos, acelerando así el descrédito y crisis de las instituciones, precisamente cuando son más necesarias que nunca las políticas públicas". Las marchas de CC.OO. y UGT contaron en toda Galicia con una nutrida participación de representantes del PSdeG-PSOE -entre ellos Pachi Vázquez y Francisco Caamaño en A Coruña- y de Izquierda Unida.


"La Galicia que nosotros queremos no tiene cabida en esta Unión Europea"

La CIG celebró su manifestación central en Vigo, donde participaron de manera activa algunos de los principales dirigentes del BNG, como Xavier Vence, Bieito Lobeira, Carme Adán y Olaia Fernández Davila. El propio Vence, en declaraciones a los medios de comunicación, llamó a un "cambio de orientación" de las políticas económicas. Vence afirmó que "el PP está contribuyendo más a la desaparición del capitalismo en Galicia que todos los comunistas juntos", y lo acusó de asistir cómo "mero testigo" a la "desaparición de empresas importantes todos los días" y de "no hacer absolutamente nada". En este sentido criticó el "proceso de desmantelamiento industrial acelerado que se está produciendo en Galicia".

Un mensaje en el que incidió Suso Seixo en su discurso, en el que afirmó que "podemos vencerlos y lograr avanzar hacia otro modelo económico y social al servicio de la clase trabajadora". Seixo también clamó contra cualquier tipo de "pacto social con el PP y la oligarquía" y señaló que "tenemos que echarlos de los gobiernos" y que "la Galicia que nosotros queremos no tiene cabida en esta Unión Europea", una crítica a las políticas de la UE que fue constante en la manifestación.

De hecho, el lema escogido por la CIG para ese 1º de mayo fue Partido Popular-Unión Europea: menos dereitos, máis pobreza. "El gobierno está en manos de la banca y del capital financiero, sobre todo de los bancos alemanes", señalaba Suso Seixo este mismo lunes, denunciando que “la UE y el gobierno español, el Partido Popular, siguen insistiendo en las mismas políticas desde el inicio de la crisis. Medidas todas ellas dirigidas contra la clase trabajadora y los sectores más desfavorecidos de la sociedad". La CIG hizo igualmente un llamamiento a superar el "pesimismo" al que invita esta situación y a "acumular fuerzas" en la izquierda para conseguir "una movilización mayor". Para Suso Seixo "la salida de la crisis hay que conquistarla. Hay que echar abajo este gobierno, forzar su dimisión, y llevar al poder en Galicia y en el Estado a fuerzas que sean sensibles a los intereses de la clase trabajadora". 

Seixo señaló que "razones objetivas hay de sobra para la convocatoria de una nueva huelga general, sin que haya que seguir esperando a que sigan recortando derechos". Afirmó también que la división sindical que se dejó ver este miércoles en las distintas manifestaciones es una "desgracia" pero apuntó que "la unidad sindical debe darse a diario en los centros de trabajo". Tanto Seixo como Vence rechazaron la posibilidad de cualquier "pacto social" con el PP. Vence apuntó a este respecto que "el único pacto nacional posible es el de las fuerzas que se oponen a las políticas neoliberales".

Como nota curiosa, en la marcha de la CIG pudo verse a David Reboredo, que declaró que "hoy es un día para salir a las calle". También fue muy visible en todas las manifestaciones convocadas en Vigo la presencia de los afectados por la estafa de las preferentes y también de los colectivos que luchan contra los desahucios, como la PAH, y también de los trabajadores y trabajadoras de Pescanova.

Otras ciudades

En Compostela, en Lugo, en Ourense, en Pontevedra o Ferrol la participación en las marchas convocadas por las centrales sindicales también fue muy numerosa. Especialmente en Ferrol, una ciudad en la que la crisis y el desempleo inciden con mayor virulencia, con un sector naval paralizado y una tasa de paro superior al 32% de la población activa. A pesar de la lluvia, alrededor de 6.000 personas participaron en la marcha convocada por CC.OO., UGT y USTG y unas 2.000 lo hicieron en la de la CIG. La crisis del sector naval centró las marchas, al igual que la propuesta lanzada por el sindicato nacionalista de convocar una jornada de huelga general en la comarca antes del verano.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha