eldiario.es

El teatro de los vecinos de Usera

Reunión de los vecinos y coordinadores en el espacio donde se proyectará Cinema Usera.

¿Qué ocurre cuando aparece una sala de teatro en un distrito periférico del sur de Madrid donde, como suele ser habitual en otras zonas alejadas del centro, las dotaciones culturales son casi inexistentes? ¿Qué sucede si además el proyecto llega con vocación de implicar al barrio y de crear público vecinal? Pues que dos años después los habitantes de Usera se involucran en una campaña para evitar su cierre, y al cabo de cinco, hacen suyo el proyecto de  La Zona Kubik participando como espectadores activos, dinamizadores culturales e impulsores de nuevos proyectos, como es la puerta en marcha de un cine de verano en la zona.

El deseo del productor y actor teatral Fernando Sánchez-Cabezudo le llevó en 2010 hasta una antigua fábrica de reciclaje de cartón y papel del distrito madrileño de Usera. Su intención era abrir una sala que fuera un nuevo espacio de exhibición pero también de formación y exploración y de impulso a nuevo montajes. Pero no solo. Quería además que los vecinos formaran parte de la sala, que vieran lo que había, lo que se hacía y convertirles así en espectadores activos.

“En las zonas obreras del sur los alquileres son más bajos y andábamos buscando un espacio amplio”, explica Sánchez-Cabezudo, director de la sala. “El riesgo de salirnos del centro era lograr atraer a los espectadores pero también nos gustaba la idea de que el contacto con el público también era más cercano”, continúa. Acondicionaron la sala y comenzaron a mezclar una actividad profesional con montajes de diversas compañías y tratando de involucrar desde el principio a los vecinos del barrio.

Seguir leyendo »

El buscador de los pequeños productores

La aplicación es gratuita para usuarios y productores.

Un viaje de Hondarribia a Valencia y el reencuentro de dos amigos que hacía años que no vivían tan cerca el uno del otro fue el germen de Luraki, una aplicación para móviles que informa dónde están los pequeños productores locales más cercanos y ofrece información sobre sus artículos y puntos de venta. Sus impulsores buscan fomentar las compras de proximidad y el registro es gratuito para usuarios y productores.

“Soy vasco y me encanta comer, desde pequeño, cuando una vez mientras mi madre cocinaba chipirones en su tinta con la ventana abierta le dije que la cerrara para que no se escapara el olor”, cuenta Iñigo Busto, creador de Luraki junto a Javier Sánchez. Pone en antecedentes para relatar que en todos sus viajes procura comprar algún producto local por donde pasa. “Hace un año viajaba de Hondarribia a Valencia a visitar a Javier, paré en Albarracín para visitar el pueblo y busqué en internet algún sitio dónde comprar productos locales pero no encontré ninguna información”, explica. Llamó a su amigo, quien desde 2009 trabajaba en el desarrollo de aplicaciones para móviles, pero tampoco localizó nada.

Los dos ingenieros se conocían desde hacía dos décadas cuando estudiaron juntos la carrera pero sus diferentes trabajos en EEUU, Reino Unido, Australia o Nueva Zelanda les habían separado durante años. “Hondarribia y Valencia era lo más cerca que estábamos desde hacía mucho tiempo y cuando nos encontramos empezamos a hablar de cómo crear una aplicación que localizara a esos pequeños productores que están ahí pero que si no te dicen dónde no los encuentras”, explica Busto.

Seguir leyendo »

Cómo generar tu propia energía

Los socios votan durante la última Asamblea General de la cooprativa. / Som Energia

Contribuir a construir la electricidad que se va a consumir en los próximos 25 años. Es el objetivo de  Generation Kwh, un nuevo proyecto ideado por la cooperativa de energía verde  Som Energia y cuya Asamblea General aprobó el 9 de mayo poner en marcha como una forma de “autoproducción” colectiva. El reto es levantar desde cero plantas propias de energías renovables en las que en lugar de obtener un retorno financiero este sea energético. De momento ya hay inscritas más de 1.800 personas.

La idea es que cada participante invierta ahora lo que consumiría en los siguientes años. Las cantidades pueden variar entre un mínimo de 100 euros y 2.000 o más en función de la electricidad que se emplea cada año. De esta manera, explican desde la cooperativa, si una persona tiene un consumo de 2.500 Kwh y quiere autoproducir el 100% de esa cantidad el dinero que debería invertir ahora al principio sería de 1.600 euros. Una  calculadora online permite hacer este cálculo en función de la cantidad de electricidad usada anualmente y el porcentaje deseado de “autoproducción”.

“Hasta ahora el retorno de la inversión era financiero y con este proyecto será energético”, explica Nuri Palmada, coordinadora de Generation Kwh, quien subraya que la iniciativa es una alternativa “colectiva” a la  retirada de incentivos a los proyectos de renovables. La cooperativa tiene nueve plantas propias -ocho fotovoltaicas y una de gas- donde, gracias a las primas a las renovables, existe un retorno financiero, si bien, cada vez más reducido.

Seguir leyendo »

El comparador colaborativo

La aplicación facilita al instante el precio del producto que queremos comprar en diferentes establecimientos. / Onyougo.

¿Cómo saber dónde se puede comprar el ordenador, la lavadora o el detergente más barato? Lo habitual es informarse en internet o acudir a dos o tres establecimientos para comparar los precios. Una aplicación gratuita permite ahora ahorrarse los paseos de un local a otro y tiempo buscando de web en web con solo escanear el código de barras de lo que queremos comprar.  Onyougo contiene más de 30 millones referencias de precios y además facilita que los usuarios actualicen los precios si encuentran uno más barato.

La aplicación, disponible tanto para  Android como para  IOS, contiene información de más de 2.000 tiendas tanto físicas como online. La mitad de ellas están en España, unos 600 son comercios de EEUU -fundamentalmente de venta en web-, 200, de Francia y otras 150, de Italia. Cuando alguien quiere informarse de cuál es el el precio de un determinado producto en otras tiendas basta con escanear el código de barras. La aplicación ofrece el valor de ese artículo en las diferentes puntos de venta -online y físicos- lo que permite saber dónde se puede comprar más barato. Además, indica dónde está el establecimiento más cercano al usuario.

Si alguien comprueba que el precio del producto que está consultando es de menor valor que los que ofrece la aplicación, el programa permite al propio usuario actualizar la información para ir creando una suerte de base de precios colaborativa. “Los precios se pueden ir actualizando cada día y cuantas más personas lo utilicen más referencias habrá”, explica Daniel Rodríguez, cofundador de Onyougo junto a Sergio Rodríguez, quien señala que los nuevos datos incorporados tienen una validez de un mes.

Seguir leyendo »

El algodón más justo

Una de las imágenes de la exposición, que muestra a una mujer arrojando el algodón recién recogido a una pila. / Sean Hawkey

Dar a conocer cómo es el procesado del algodón desde su cosecha hasta su preparación en hilos para su exportación y mostrar cómo es posible que personas que viven y trabajan en países del hemisferio sur pueden recibir salarios dignos y justos por su labor y tener adecuadas condiciones laborales. Es el objetivo de la exposición  Tirar del hilo del algodón más justo, una muestra de 24 fotografías que relata la labor de pequeños agricultores de Senegal organizados en cooperativas y donde deciden de forma democrática mujeres y hombres por igual a qué destinar los ingresos extras que reciben.

La muestra, organizada por la  Coordinadora Estatal de Comercio Justo con motivo de la celebración del Día Mundial el pasado 9 de mayo y que recorrerá varias ciudades españolas, enseña el trabajo de los pequeños productores que cultivan el algodón que luego exporta la Federación Nacional de Productores de Algodón. La entidad forma parte de la red de comercio justo y sus 10.000 socios reciben un salario justo y un precio “adecuado” por su producción, explican desde la Coordinadora. El algodón convencional se compra a 34 céntimos el kilo y estos agricultores senegaleses reciben 42.

Además de obtener un precio y un salario más justo, los productores que forman parte de las redes de comercio justo reciben lo que se denomina “prima social”, que se trata de una cantidad extra para que cada cooperativa pueda invertirla en la comunidad en aquellos aspectos que previamente han decidido los trabajadores de forma asamblearia. En este proceso, subrayan desde la Coordinadora, ha sido muy “importante y significativa” la incorporación de la mujer en la toma de decisiones al mismo nivel que los hombres.

Seguir leyendo »

La papelería sostenible

Algunos de los lápices que vende Milhojas. / Pablo Gómez (ÀrtLötu!)

Las redes sociales físicas de unas y otras, la necesidad de dar un servicio que no existía y el deseo de un proyecto laboral, colectivo y social fueron los ingredientes que resultaron en  Milhojas-Ecopapelería, una tienda online que vende material de oficina que sigue criterios de sostenibilidad y respeto al medio ambiente. Puesto en marcha hace apenas cuatro meses por una cooperativa formada por tres mujeres, el proyecto busca la promoción de un consumo “consciente y responsable”.

Hace cuatro años Isabel Lema, una de las tres patas que forman Milhojas, junto a Inma Salazar y Ciara Mora, perdió su trabajo de técnica de telecomunicación en una gran empresa. Enseguida comenzó a darle vueltas a la idea de fabricarse su propio trabajo. Una asamblea del  Mercado Social de Madrid, del que era socia desde hacía tiempo le dio la idea. “Se empezó a comentar que no había ningún servicio de papelería ni de material de oficina que cumpliera los criterios del Mercado y había mucha gente que lo necesitaba”, explica Lema. Es decir, no existía un proyecto social que vendiera productos respetuosos con el medio ambiente.

La futura cooperativista decidió ponerse en marcha. “Me asesoré con Economistas sin Fronteras, Ecologistas en Acción y el Grupo Cooperativo Tangente, que también forman parte del Mercado y comenzamos a trabajar en los números, los productos y en la idea de negocio”, señala Lema, quien desde un principio tenía claro que fuera un proyecto en cooperativa. “Era necesario que para que cuajara tenía que ser una iniciativa colectiva”, señala.

Seguir leyendo »

Los encuentros verdes

Uno de los Green Drinks celebrados este año en la sede de Ecooo. / Green Drinks.

Estrechar, ampliar, conocer, descubrir o intercambiar conocimientos y proyectos sobre el medio ambiente y la sostenibilidad. Este es el objetivo de los Green Drinks Madrid, unos encuentros informales que cada mes se celebran en la capital para precisamente poner en contacto a personas interesadas en el desarrollo sostenible. El de mayo contará con la presencia de miembros de la  Asociación de Ciencias Ambientales (ACA) y la Asociación de Ambientólogos de Madrid, que realizarán una presentación de las actividades que hacen en las entidades.

Esta suerte de encuentros verdes son un iniciativa que surgió en EEUU hace unos años y que se celebra en la actualidad en más de 600 ciudades. A España llegaron en 2010 pero tras la marcha fuera de España de varios de sus impulsores se suspendieron durante un tiempo y hace un año y medio volvieron a recuperarse de la mano del portal de empleo verde Enviroo y el  Instituto Superior de Medio Ambiente, como señala uno de los organizadores, Javier Martínez. “Los celebramos más o menos el primer jueves de cada mes [a no ser que sea festivo] y siempre tienen el mismo formato: hay una presentación de un tema general y después surge el networking de una manera informal y distendida en torno a él”, explica Martínez.

El objetivo de los Green Drinks no es otro que reunir a personas que están relacionadas o interesadas por el medio ambiente y el desarrollo sostenible. “Además de poner en contacto a gente de diversos ámbitos también es una oportunidad para emprendedores y pequeñas empresas que quieran dar a conocer lo que están haciendo”, explica uno de los organizadores, quien cree que también es un evento que sirve para concienciar sobre la importancia de cuidar el medio ambiente.

Seguir leyendo »

La ciudad estado de las cooperativas

Imagen de Can Batlló, en el distrito de Sants. / Xabi Corbella

Lo que empezó hace tres años con una ocupación vecinal de un espacio público vacío puede acabar convirtiéndose en un vivero de empresas de la economía social y el lugar que sirva de enlace para reabrir los comercios de barrio que fueron cerrando por la crisis o las jubilaciones de sus dueños. Es el objetivo de  Coòpolis, un proyecto impulsado por cooperativas y plataformas vecinales que cuenta con el apoyo del Ayuntamiento de Barcelona para rehabilitar una parte de un recinto industrial semi abandonado del sur de la ciudad.

El lugar, situado en el distrito de Sants, es lo que que se conoce como Can Batlló, un conjunto de edificios industriales que ocupa 13 hectáreas y media, y donde una gran parte de su espacio permanece cerrado desde hace más de 30 años. Los vecinos, cansados de ver cómo se desaprovechaban infraestructuras públicas en una zona precisamente falta de ellas, decidieron ocupar una parte: el Bloque Once. El Ayuntamiento les cedió el espacio y establecieron diversas actividades, de las que salió un proceso participativo abierto a toda la ciudadanía que quisiera presentar un proyecto para la capital.

“Era también una oportunidad de hacer ciudad desde los vecinos y no tanto desde las administraciones”, explica Hernán Córdoba-Mendiola, coordinador de Coopolis y miembro de la cooperativa  La Ciutat Invisible, impulsora del proyecto junto a la cooperativa de arquitectura  La Col y la plataforma ciudadana  Can Batlló. Durante ocho meses se fueron presentando diferentes iniciativas que luego se votaron en la asamblea de Can Batlló. Una de las elegidas fue Coòpolis. “Le Col y La Ciutat Invisible presentamos nuestro proyecto de promoción económica”, explica su coordinador. Lo enviaron a Barcelona Activa, la empresa que realiza las políticas de promoción económica del Ayuntamiento, y a finales del año pasado comenzó a moverse el proyecto.

Seguir leyendo »

La fuente de limpieza ecológica

Algunos de los productos de limpieza del hogar que elabora y vende Cal a Font.

Un máster en bioconstrucción se presentaba como la mejor manera para comenzar una empresa propia en el sector pero llegó la crisis y había que cambiar de rumbo. El mismo grado que le habría podido dar a Josep María Rovira un nuevo punto de partida le ofreció otro con el que no contaba: un conocimiento de todos los productos tóxicos que se usan en la limpieza del hogar que le hizo plantearse por qué no elaborar unos naturales que si eran buenos para las personas también deberían serlo para la casa. Comenzó a experimentar y justo hace un año puso en marcha  Ca la Font, una tienda online que ofrece productos domésticos de limpieza ecológicos y para la higiene corporal.

“Una de las asignaturas del máster tenía que ver con todos los tóxicos que hay en las casas en todos los productos que empleamos para la limpieza y el tema me interesó mucho”, explica Rovira. Conoció cómo las personas que sufren sensibilidad química múltiple (SQM) pueden tener diferentes grados de intolerancia a cualquier producto sintético, perfumes colorantes y conservantes. “Normalmente los fabricantes suelen tener dos líneas de productos, para los que tienen SQM y para el resto, como yo no me lo podía permitir empecé a elaborar para los intolerantes y si a ellos les iba bien al resto también”, explica.

Comenzó elaborando pastillas de jabón para la higiene corporal. Siguió haciendo más pruebas en su propia casa, situada en la localidad barcelonesa de Manresa, y empezó a dar con las fórmulas para los diferentes productos de limpieza para la casa. “Mi planteamiento era hacerlo al revés: si es bueno para la salud y no produce intolerancia pues también sirve para limpiar la casa y no le hace daño”, explica el impulsor de Ca la Font.

Seguir leyendo »

El ultramarinos de los sentidos

Imagen de un concierto celebrado recientemente en el local. / La vida tiene sentidos

El cierre de una coctelería y “las soledades” encontradas de dos mujeres se convirtieron en el germen del que un año después salió  La vida tiene sentidos, una tienda que ofrece artículos de pequeños productores locales, ecológicos y de comercio justo y un lugar de encuentro en el que hablar de filosofía con sentido del humor, aprender a hacer un combinado o probar una cerveza artesana. Abierto hace apenas un mes en el madrileño barrio de Lavapiés, el local propone recuperar los espacios de encuentro ciudadano de los antiguos ultramarinos.

“Nuestro lema es Pienso, luego consumo porque creemos que ya que hay que comprar y consumir pues esta debe ser una actividad placentera en un lugar donde se puedan hacer además otras cosas”, explica Patricia Soto, impulsora del proyecto junto a Maite León. Se conocen “desde hace años” y cuando la coctelería que regentaba Soto comenzó a resentirse por la crisis se encontraron y empezaron a hablar de lo que podían hacer juntas. “Finalmente yo tuve que cerrar mi bar y Maite llevaba tiempo buscando un trabajo así que juntamos nuestras soledades”, explica.

Poco antes de cerrar su bar, la  coctelería El Mojito, Soto había empezado a organizar actividades más allá de la vida nocturna del local. “Comencé a hacer catas organizadas, degustaciones por encargo en casas, actividades relacionadas con los cócteles y el cine y a la gente le gustaba mucho”, explica. Tras el cierre, su futura socia y ella decidieron que debían buscar un lugar en el que continuar con esas actividades, “y al poco pensamos y si también organizamos más talleres, y si también ponemos una tienda, y si contactamos con pequeños productores para vender sus productos”, detalla Soto.

Seguir leyendo »

sobre este blog

Inspira es un blog sobre emprendimiento social, un canal de proyectos que generan un valor añadido para la comunidad en la que se desenvuelven. Personas, ideas y apoyos.

Inspira es un blog patrocinado por Momentum Project.

http://www.eldiario.es/politica/Momentum-Project_EDIIMA20121022_0273_1.jpg

Puedes escribirnos a inspira@eldiario.es

- PUBLICIDAD -
- PUBLICIDAD -
- PUBLICIDAD -
- PUBLICIDAD -