eldiario.es

Alquimia divulgativa para niñas y niños

Uno de los talleres de Pequeños Alquimistas. / Pequeños Alquimistas

Las dificultades para conciliar vida laboral y familiar y el descubrimiento de que el rechazo a la ciencia empieza casi en la infancia llevó a una científica sevillana a reinventarse y a unir sus pasiones: la enseñanza, la investigación y los niños. Así nació  Pequeños Alquimistas, una serie de talleres con experimentos prácticos donde enseñar a los más pequeños que la ciencia “no son solo datos” sino sobre todo investigación y experimentación con todo lo que nos rodea.

“He trabajado toda mi vida en laboratorios, hasta que tuve a mis hijos, decidí dedicarme a ellos y cuando quiso reincorporarme no era tan fácil, sobre todo por la dificultad de conciliar vida laboral y familiar”, explica Almudena Gil, doctora en Ciencias Químicas, e impulsora de Pequeños Alquimistas. Empezó a pensar qué podía hacer y enseguida le vino a la mente que podía ser algo relacionado con la enseñanza, una vocación que dejó aparcada para meterse en un laboratorio.

“Estaba muy implicada en el Ampa y en las actividades del colegio de mis hijos y empecé a darme cuenta de cómo desde pequeños empiezan a rechazar todo lo que tiene que ver con la Ciencia”, indica, y relata como sus propios hijos le decían: “Puff, hoy nos toca Cono [Conocimiento del Medio]”. No entendía cómo alguien pudiera rechazar ese área pero veía que a la enseñanza reglada de los centros escolares “les falta mucha práctica y solo se enseña teoría”.

Seguir leyendo »

El surf divertido y sostenible

La materia prima de las tablas Flama es la madera de tipo Paulowna. / Flama

De como un diseñador gráfico, amante del surf, la montaña y el medio ambiente acaba dirigiendo un refugio en el Pirineo donde aprende carpintería para terminar poco después fabricando tablas de surf de madera y ofrecer una alternativa a las sintéticas, y más contaminantes. Es la historia de  Flama, una empresa de Barcelona en la que Sergi Galanó hace a mano tablas de madera a partir de una materia prima que aligera el peso y permite una rápida reforestación con una técnica que hace que sus productos sean biodegradables casi al 100%.

“Hago surf desde hace 30 años, me gusta el mar, la montaña y siempre he estado muy implicado en el cuidado del medio ambiente porque entiendo que es algo que está ahí, que forma parte de mi manera de hacer las cosas y todo debería hacerse siguiendo criterios de sostenibilidad”, explica Sergi Galanó, un diseñador gráfico, que tras 10 años en ese ámbito decidió un buen día tirarse al monte para abrir un refugio en el Pirineo. Allí aprendió el oficio de carpintero por necesidad. “Si necesitaba una cama me salía más barato hacerla y empecé con la carpintería”, cuenta.

No dejó de surfear y empezó a darle vueltas a cómo construirse sus propias tablas, aunque tenía claro que no quería hacerse una como las convencionales de fibra. “El 80% está hecho de espuma de poliuretano y luego están recubiertas de varias capas de resina de vidrio, el proceso de elaboración es altamente contaminante y luego son prácticamente imposibles de reciclar”, señala Galanó, quien subraya que si cada año se compran en Europa unas 80.000 tablas, cada una tiene una vida útil -dependiendo del uso- de entre cinco y seis años, “ se están tirando anualmente un montón de tablas irrecuperables y muy contaminantes”.

Seguir leyendo »

La aplicación del taxi compartido

La app permite crear un viaje compartido desde 15 minutos antes de que se produzca.

Hace cuatro años, dos ingenieros de caminos empezaron a darle vueltas a un proyecto que les llevara a trabajar por su cuenta. Tenía que ser algo relacionado con la movilidad en las ciudades, su campo de experiencia, pero, sobre todo, no se trataría de construir una infraestructura nueva sino de aprovechar los recursos ya existentes. “Con lo que tengamos hagamos lo mejor”, se dijeron. Así nació JoinUp Taxi, una aplicación que permite compartir taxi en trayectos fijados previamente como forma de ahorrar gastos y dejar aparcados los vehículos privados. Tras tres años en funcionamiento, ya está operativa en 13 ciudades españolas.

“Decidimos empezar por el tema de los taxis porque descubrimos que en Barcelona y Madrid, que suman una flota de más de 25.000 vehículos, el 60% del tiempo que circulan están vacíos”, explica Elena Peiró, la fundadora de JoinUp junto a Alberto López. Durante un año compaginaron sus trabajos en la última gran infraestructura que construían con el desarrollo de la aplicación. Empezaron por Barcelona, por ser la ciudad en la que vivían y trabajaban en ese momento. Se reunieron con el área de Movilidad del Ayuntamiento, a quien gustó la idea, y después se la contaron a las asociaciones de taxistas. “Les encantó la iniciativa porque durante la crisis habían bajado un 40% los trayectos y de esta manera les poníamos en contacto con clientes nuevos que si no compartían el gasto no iban a usar un taxi por ser caro”, señala la ingeniera.

Después llegó Madrid, Valencia, Palma de Mallorca, San Sebastián o Bilbao hasta llegar a las 13 ciudades actuales (Sevilla, Vitoria, Pamplona, Oviedo, Málaga, Sabadell y Valladolid). Y las que están por venir, aseguran. Siempre trabajan de la misma manera: primero hablan con los ayuntamientos y después crean convenios con las asociaciones gremiales que deseen participar.

Seguir leyendo »

Cómo se hacen nuestros zapatos

El 87% del calzado mundial se fabrica en Asia. / EFE

¿Sabes que en 2013 se fabricaron en el mundo 22.000 millones de pares de zapatos? ¿Que el 87% de ellos se produjeron en Asia? ¿Y que en Europa compramos cuatro de cada diez? La mitad de los europeos no sabe nada sobre estos datos, ni sobre las condiciones en que se manufacturó el calzado que usa cada día, en muchas ocasiones bajo salarios ínfimos y poniendo en peligro la salud de los trabajadores. La campaña  Cambia de Zapatos, puesta en marcha por 15 organizaciones europeas -entre las que está la española  Setem Federación - trata precisamente de reivindicar “una cadena de suministro ética, sostenible y transparente” y apelar a los consumidores para que tomen conciencia del origen de sus zapatos.

El objetivo es que al igual que la campaña Ropa limpia puso el foco en las condiciones de los trabajadores del textil, ahora Cambia de Zapatos quiere lograr lo mismo con la industria del calzado. Para ello lanzarán en breve una aplicación móvil para que la ciudadanía se una de forma virtual a una marcha hacia Bruselas para pedir a las instituciones europeas “a que adopte normas claras que garanticen la transparencia en la cadena de suministro de zapatos”, según señala Setem en un comunicado.

El consorcio que impulsa la campaña realizó el pasado junio una encuesta -con una muestra de 10.000 entrevistas en 20 países europeos- que puso de manifiesto que el 63% de los consumidores está de acuerdo en imponer una regulación a las mercancías “para garantizar que se protegen los derechos laborales de los trabajadores”. Más de un 85% estaría además dispuesto a “pagar como mínimo un poco más” por un calzado respetuoso con el medio ambiento y los derechos de los trabajadores.

Seguir leyendo »

Los cuidados domésticos también son sociales

La entidad ofrece un servicio adaptado a las necesidades de la persona que requiere el trabajo. / Senda de Cuidados

Lo que empezó a gestarse desde los movimientos sociales del madrileño barrio de Lavapiés como una forma de autoempleo ha acabado por convertirse en  Senda de Cuidados, una asociación sin ánimo de lucro que pone en contacto y gestiona los contratos entre familias y cuidadores para que la atención domiciliaria sea digna, cercana y de calidad para ambas partes. En los casi dos años que lleva funcionando la organización ha gestionado más de 50 contratos con el objetivo de ofrecer unos cuidados y alternativas dignas de trabajo, así como visibilizar la importancia de que estos trabajos también forman parte de la economía.

“Varias personas que procedíamos de diferentes movimientos sociales de Lavapiés, como colectivos por los derechos migrantes o de la lucha por un trabajo doméstico digno empezamos a hablar de que teníamos también que empezar a generar economía para todas las personas involucradas y empezamos a darle vueltas acerca de en qué ámbito podíamos trabajar”, explica Alejandra Villaseñor, una de las impulsaras de Senda de Cuidados.

Tras casi un año de conversaciones dieron con el espacio en el que más experiencia tenían la gran mayoría de las personas implicadas en el proceso y el ámbito donde podían encontrar “oportunidades reales de empleo”: los cuidados en el espacio doméstico. “Nuestro objetivo era también visibilizar esta realidad laboral y reconocerla como parte fundamental de la economía”, señala Villaseeñor.

Seguir leyendo »

Las esponjas ecológicas

Imagen de las esponjas que cultivan en la empresa gallega. / Ibérica de Espojas Vegetales

Unas parcelas familiares, la experiencia en cultivos de biogenética y el deseo de acabar con los residuos de plástico fueron los ingredientes principales para el nacimiento de  Ibérica de Esponjas Vegetales, una empresa dedicada al cultivo y comercialización de esponjas vegetales. Tras siete años en marcha, emplea a 12 personas en la localidad pontevedresa Caldas de Rey y ha extendido la producción al norte de Portugal y Navarra en pequeñas fincas que siguen los criterios de sostenibilidad y crecimiento ordenado de las fincas originales gallegas.

“Estaba a punto de marcharme fuera pero empezamos a ver con mi ahora ex novia qué podíamos hacer en unas tierras familiares para poner en marcha unos cultivos sostenibles”, explica Juan Carlos Mascato, responsable de Ibérica de Esponjas. Licenciado en Ciencias Forestales, su experiencia en crear cultivos de biogenética con cruces naturales le dio las herramientas para dar con el tipo de luffa -la planta cuyo fruto es la esponja vegetal- que finalmente empezaron a cultivar, y la única de este tipo que existe en Europa. “ Logramos una cuya fibra es más fina y por tanto más versátil e incluso más suave que la sintética”, señala.

Comenzaron a cultivarla en una pequeña finca de apenas una hectárea, y a regarla y a cuidarla de forma manual y la planta empezó a dar su primeros frutos: esponjas 100% vegetales, biodegradables y cultivadas en fincas sostenibles. “Somos una empresa agroforestal de plantaciones de luffa cuyas espalderas no distorsionan el paisaje y además están fabricadas con madera de eucalipto”, subraya Mascato. Ampliaron los cultivos a seis hectáreas pero ahí se han quedado de momento. “Queremos tener un crecimiento ordenado de cultivos no extensivos”, aclara.

Seguir leyendo »

La Milagrosa busca familias

La propuesta de la cooperativa incluye una huerta en la azotea y energías renovables. / Entrepatios

El solar está localizado y tan solo queda encontrar al resto de familias necesarias para empezar a construir el primer edificio de viviendas edificado de manera participativa -lo que se conoce como cohousing- y pesando más en lo común que en lo individual. Es lo que busca  Entrepatios, una cooperativa madrileña de viviendas de derecho de uso que tras una década con el proyecto en marcha -interrumpido por la especulación inmobiliaria y retomado hace año y medio con el apoyo de  Lógica 'eco, una empresa que precisamente impulsa este tipo de proyectos colectivos- está muy cerca de empezar a hacer realidad lo que hasta ahora solo ha estado sobre el papel.

El pasado enero la Comunidad de Madrid aprobó los estatutos de Entrepatios, que la definen ya como cooperativa de viviendas de derecho de uso. Ello quiere decir que el propietario no es cada vecino sino la propia entidad, lo que permite realizar una aportación en torno al 20% de la casa y a partir de ahí cada familia paga una cantidad mensual -en función de los metros cuadrados de su vivienda- que le da derecho al uso de la casa y de los espacios comunes.

Son los socios, a través de su asamblea,  los que deciden cómo construir, qué hacer en los espacios comunes, a quién alquilar los locales de los bajos o si cada habitante debe tener una plaza de garaje propia o por el contrario pueden alquilar la mitad y con lo ganado bajar las cuotas mensuales.

Seguir leyendo »

La publicidad social es posible

Una de las imágenes de la campaña 'No aceptamos pulpo'. / LaBox

El cierre de la agencia de publicidad en la que trabajaban desde hace años fue el empujón para que cuatro compañeros se lanzaran a crear su propia compañía pero haciendo las campañas que siempre habían querido: igualitarias, sin estereotipos y socialmente responsables. Así nació hace tres años LaBox, la única cooperativa sin ánimo de lucro dedicada a la comunicación y la publicidad que existe en el País Vasco y que acaba de recibir tres premios por campañas realizadas en diversos ámbitos.

“Creemos que la publicidad es una herramienta esencial de comunicación y como tal tiene una responsabilidad social en la sociedad, como es el hecho de no promover estereotipos que rechazamos”, explica Beatriz Martínez, una de los cuatro lados de LaBox junto a Frinée Moreno, Óscar Cernada y Jorge Morer. Y bajo estos cimientos comenzó a andar la agencia.

Su objetivo es difundir mensajes “responsables” y para ello es imprescindible prestar atención “al lenguaje que empleas o las imágenes que utilizas”, subraya la publicista, quien añade que uno de sus criterios esenciales es que no sea “sexista”.

Seguir leyendo »

La educación ambiental inclusiva

Uno de los talleres de educación ambiental inclusiva. / Avafes Canarias

Hace más de siete años la  ONG Avafes Canarias comenzó a formar lo que llaman “los vigilantes verdes”. Desde entonces más de 6.000 escolares canarios saben qué especies animales viven en su entorno, cuáles son los peligros que corren o qué es lo que deben y no deben hacer el encontrarse un animal herido. En 2012, personas con discapacidad y necesidades especiales se incorporaron a los talleres como forma de promover una educación ambiental y ocio inclusivo que también está sirviendo para crear nuevas herramientas de motivación a través del medio ambiente.

Avafes Canarias imparte los talleres en el Centro de Recuperación de Fauna Silvestre del Cabildo de Gran Canaria y "si bien es importante la labor de recuperación, lo más importante es que dejen de entrar animales heridos y ello tiene que ver mucho con el ser humano”, explica Federico González, miembro de Avafes Canarias, una asociación que nació en las facultades de Veterinaria hace más de 20 años y que con presencia ya en toda España es una ONG que ofrece asesoría veterinaria, lucha contra los cebos envenenados y promueve la educación ambiental. De ahí, que en la sección canaria comenzaran hace siete años a impartir estos talleres a los escolares.

“Los chavales llegan con los colegios y en los talleres conocen las especies silvestres, los peligros que se pueden encontrar, como los plásticos que tiramos a las playas o los anzuelos perdidos, y qué es lo que tienen que hacer si encuentran un animal herido”, señala el biólogo, quien añade: “Si de 25 niños, 20 son más cuidadosos que nosotros, tres se convierten en biólogos y dos en veterinarios pues ya será un gran logro”.

Seguir leyendo »

Las mujeres de las conservas rurales

Conservas Amorodo produce según los productos que haya en temporada. / Conservas Amorodo

María Victoria Cosme y Yolanda Villar han nacido y vivido “de toda la vida” en Soutelo de Montes (Pontevedra), una localidad de apenas 200 habitantes, donde en 2003 se puso en marcha un polígono industrial para tratar de parar la elevada emigración. Ellas no quisieron quedarse atrás y decidieron comenzar su propio negocio,  Conservas Amorodo, una fábrica de conservas vegetales ecológicas que ellas mismas pusieron en pie. Tras casi ocho años en funcionamiento, emplea a cuatro mujeres y un hombre de la zona y distribuyen en casi toda Galicia y algunos puntos de la cornisa Cantábrica, Barcelona y Madrid.

“Ninguna de las dos teníamos experiencia profesional en la elaboración de conservas solo como aficionadas, de las setas que recogíamos por el monte y luego preparábamos en casa”, explica Cosme. Primero empezaron a construir la nave, poner en marcha la maquinaria y de forma paralela comenzaron a formarse en agricultura ecológica y fabricación de conservas. “ Fuimos más que valientes porque lo hicimos todo nosotras y cuando terminamos las obras teníamos un master completo en construcción”, subraya.

A los tres años de comenzadas las obras, empezaron a producir sus primeras conservas: desde grelos, tomates, pisto, judías a mermeladas de kiwi, naranja, o pera con albariño, un producto que acaban de empezar a comercializar. “En la zona que vivimos es media montaña, principalmente dedicada a la ganadería, por lo que no existe agricultura y nuestros proveedores proceden de otras zonas cercanas, sobre todo de Galicia, en la medida en que los productos lo permiten”, señala Cosme. Su objetivo era favorecer el producto local y del norte de Portugal que trabajan con cultivos ecológicos y que no emplean herbicidas. “Tenemos que cuidar lo que tenemos”, subraya.

Seguir leyendo »

sobre este blog

Inspira es un blog sobre emprendimiento social, un canal de proyectos que generan un valor añadido para la comunidad en la que se desenvuelven. Personas, ideas y apoyos.

Inspira es un blog patrocinado por Momentum Project.

http://www.eldiario.es/politica/Momentum-Project_EDIIMA20121022_0273_1.jpg

Puedes escribirnos a inspira@eldiario.es

- PUBLICIDAD -
- PUBLICIDAD -
- PUBLICIDAD -
- PUBLICIDAD -