eldiario.es

Menú

El Gobierno pide un esfuerzo a las diputaciones para salir de la crisis

"Si se implican el efecto de nuestras medidas será multiplicador", resume Josu Erkoreka.

Mientras el Ejecutivo se puede endeudar con la relajación del déficit, las diputaciones dependen de su actual situación financiera.

- PUBLICIDAD -

Las mismas recetas ya conocidas. El diagnóstico de la situación económica definido desde Ajuria Enea. Las líneas maestras del documento de bases que el lehendakari entregó en mano a todos los partidos en la fallida ronda negociadora de los Presupuestos. Todo esto estará encima de la mesa de la reunión que mantendrá este miércoles el lehendakari con los tres diputados generales y con la presidenta de Eudel (Asociación de Municipios Vascos). Lo que Lehendakaritza busca es una "implicación de todas las instituciones" de forma que "el efecto" para salir de la crisis y crear empleo sea "multiplicador", en palabras de su portavoz, Josu Erkoreka.

Iñigo Urkullu no planteará en la cumbre de Ajuria Enea -que comenzará a partir de las 16 horas- novedad alguna para lograr ese ansiado "suelo económico" y horizonte de "estabilidad" que quiere labrar junto a instituciones y partidos políticos. De hecho, el guión del encuentro se basa en las seis medidas ya anunciadas por el propio lehendakari el pasado jueves en el pleno de la Cámara vasca: La inyección de 245 millones de euros para la creación de un fondo de reactivación económica (200 millones de euros), un fondo especial de solidaridad en el empleo (40 millones de euros) para la contratación de personas desempleadas de larga duración y de jóvenes en busca del primer empleo. Y finalmente otros 5 millones de euros destinados a emprendedores.

Las otras tres patas del guión se refieren a la reforma fiscal en profundidad y a un plan contra el fraude fiscal y la anunciada “reforma y reestructuración del sector público vasco” que bajará un 25% en el último semestre, según las estimaciones del Gobierno. La reunión con los partidos no está aún cerrada, pendiente de cruzar las agendas de los líderes políticos.

El objetivo del primer encuentro no es tanto obtener un cheque en blanco a las propuestas que impulsa el Gobierno. "Lo que se pretende en buscar la implicación al máximo de las diputaciones", ha explicado el portavoz gubernamental, Josu Erkoreka. Pero, en realidad, el lehendakari juega con ventaja porque en breve conocerá en cuánta capacidad de endeudamiento se va a traducir para las arcas vascas la anunciada flexibilización del déficit para España. Si se confirma que el Ejecutivo va a poder endeudarse en 330 millones, las partidas anunciadas tendrán un recorrido presupuestario. Y su aprobación no depende ni del apoyo de los grupos de la oposición, ni del de las diputaciones forales.

"Disposición política"


De hecho, el Gobierno lo que busca es implicar a todas las instituciones para conseguir ese "efecto multiplicador" del que habla Erkoreka. "El efecto final de las medidas será mucho más eficaz", señala Erkoreka, quien advierte de que en el caso de que esto no se produzca, "las sinergias no se producirán y el resultado final será más pobre".

El Ejecutivo es consciente -y su portavoz no lo ha ocultado- de que además de la "disposición política" de los diputados generales, hay que ver también la "disposición presupuestaria y financiera" y la "situación económica" de cada territorio histórico. Y las diputaciones no pueden beneficiarse de esa flexibilización del déficit. En todo caso, sería la reforma fiscal planteada encima de la mesa la única posibilidad de obtener nuevos ingresos.

Preguntado si lo que esperan de las diputaciones es un relanzamiento de la obra pública, el incentivo inversor a través de nuevas infraestructuras, Erkoreka no quiso prejuzgar nada y esperó a escuchar las propuestas de Martín Garitano (Gipuzkoa), José Luis Bilbao (Bizkaia) y Javier de Andrés (Alava). Y las de la presidenta de Eudel, Ibone Bengoetxea (PNV). El popular De Andrés, antes de la reunión, ha supeditado los posibles acuerdos que se logren a que el lehendakari planteen propuestas "concretas". Y espera que la intención de Urkullu no se limite a celebrar un encuentro de carácter "estético" y a lograr una "fotografía". A De Andrés le ha gustado la parte de la propuesta que apuntaba a una reforma del sector público y ha mostrado su deseo de llega a acuerdos que contribuyan a "modernizar" el sector público vasco para hacerlo más "eficiente".

Martín Garitano, de Bildu, mostrará una actitud receptiva. Según ha explicado su portavoz, Larraitz Ugarte, el diputado general guipuzcoano acudirá fundamentalmente a "escuchar" los planteamientos de Urkullu, aunque ha reconocido que "las recetas" que tiene el Gobierno de Bildu en Gipuzkoa para salir de la crisis son "totalmente distintas" a las que defiende el PNV. Más conciliador se ha mostrado José Luis Bilbao, que anunció "actitud colaboradora". La cita, a las 16 horas en Ajuria Enea.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha