eldiario.es

Menú

El Gobierno reclama "otra política penitenciaria"

Advierte de que "la mayoría" de los vascos están "dispuestos a impedir que se frustre una oportunidad para la paz"

- PUBLICIDAD -
El portavoz del Gobierno vasco, Josu Erkoreka, ha reclamado al Gobierno central que desarrolle una "nueva política de Estado para la paz". Además, ha denunciado que determinadas resoluciones judiciales de las últimas semanas resultan "difíciles de asumir" en términos democráticos, porque establecen que "actividades estrictamente pacíficas y democráticas pueden ser calificadas de terroristas".

Erkoreka, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno semanal, se ha referido de esta forma a la manifestación celebrada el pasado sábado en Bilbao por el PNV y Sortu tras la prohibición de una marcha previa del movimiento 'Tantaz-Tanta', así como a la detención de ocho interlocutores de los presos de ETA por presunta integración en la organización terrorista.

El portavoz del Gobierno autonómico ha afirmado que se ha producido una "situación excepcional" como consecuencia de las actuaciones policiales y judiciales que propiciaron la prohibición de la marcha de 'Tantaz-Tanta' --por la supuesta continuidad de 'Herrira', cuyas actividades están suspendidas por integración en ETA--, y el arresto del aparato de interlocución de los presos de la banda.

"Positivo"

Erkoreka ha calificado de "positivo" el hecho de que, finalmente, pudiera celebrarse una manifestación el pasado sábado, en este caso convocada por Sortu y el PNV, junto a otros partidos y sindicatos, con el lema 'Derechos humanos. Acuerdo. Paz.'

El portavoz del gabinete de Iñigo Urkullu ha limitado esta positiva interpretación de la marcha al lema de la misma y al hecho de que pudiera celebrarse. En relación a la polémica por los gritos en favor de la amnistía que se oyeron durante la movilización --que se había acordado fuera silenciosa-- ha afirmado que con las referencias del PNV a su "incomodidad y decepción" por este hecho, "está todo dicho".

En su opinión, la masiva participación en la marcha demuestra que "la gran mayoría de la sociedad vasca está dispuesta a impedir que se frustre la oportunidad de la paz y la convivencia". Frente a una posible "involución" en este terreno, ha defendido la necesidad de dar "pasos hacia adelante".

Erkoreka ha reiterado que ETA debe proceder de forma "inmediata" a su desarme. Además, ha afirmado que el Gobierno central ha de poner en marcha una nueva política de Estado que incluya un cambio en la política penitenciaria, de forma que esta sea "acorde al tiempo que vivimos".

Urkullu y Rajoy

Este mensaje, tal y como ha explicado, será trasladado por el lehendakari, Iñigo Urkullu, al presidente del Gobierno central, Mariano Rajoy, en el encuentro que ambos tiene previsto celebrar para analizar ésta y otras cuestiones.

Erkoreka ha afirmado que Urkullu insistirá en la necesidad de que el Ejecutivo central desarrolle "una nueva política de Estado para la paz que tenga en cuenta la nueva situación tras el adiós (de ETA) a las armas", de forma que la política penitenciaria se "acomode" a este nuevo contexto.

La fecha de la reunión entre ambos dirigentes, según ha indicado, aún no se ha fijado. Erkoreka ha rechazado que la intención del PP de celebrar una reunión con el PNV antes del encuentro entre Urkullu y Rajoy pueda ser un obstáculo para el encuentro entre estos últimos.

Erkoreka, al ser preguntado sobre la detención de los ocho interlocutores del colectivo oficial de presos de ETA, ha afirmado que "lamenta" que "se haya impuesto una idea, en torno a la estrategia antiterrorista, que considera que actividades estrictamente pacíficas y democráticas pueden ser calificadas de terroristas".

El portavoz del gabinete de Iñigo Urkullu ha precisado que con esta reflexión no se refiere a la detención de los ocho interlocutores del colectivo de presos de la banda, ya que desconoce el "expediente" judicial en torno a este caso.

Según ha afirmado, sus palabras se refieren a determinadas "resoluciones judiciales de las últimas semanas" en las que se encuentran "numerosas apelaciones a la doctrina del 'todo es ETA'", según la cual "el terrorismo puede ser violento, pero también pacífico". Esta tesis, según Erkoreka, ya podía ser "cuestionable" con ETA cometiendo atentados, pero con el cese definitivo del terrorismo es "difícilmente sostenible".

En la misma línea, ha indicado que "el hecho de que todo es ETA" puede "desembocar en una detención o prisión por pertenecer a banda armada, aunque quien padezca esto nunca haya participado ni directa ni indirectamente en una operación armada". Este planteamiento, a su juicio, genera situaciones "difíciles de asumir" y "no siempre homolgables desde punto de vista democrático".

Por su parte, tal y como ha recordado, el Gobierno autonómico seguirá trabajando en el desarrollo de las medidas recogidas en su 'Plan de Paz y Convivencia'. Asimismo, ha defendido la necesidad de seguir trabajando "con discreción" en la ponencia del Parlamento vasco sobre esta materia, que actualmente permanece prácticamente paralizada tras el rechazo del PSE-EE, el PP y UPyD a participar en ella.

De todas formas, ha asegurado que el Gobierno vasco tratará de lograr "grandes acuerdos" en esta materia entre los principales  partidos de la comunidad autónoma.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha