eldiario.es

Menú

Varapalo a Garoña: la justicia le obliga a refrigerar el agua y no devolverla caliente al Ebro

El Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León obliga a la central nuclear a construir una torre de refrigeración para no calentar las aguas que devuelve al río Ebro o a reducir la potencia

La obra puede costar alrededor de 25 millones de euros

- PUBLICIDAD -
EH Bildu reprocha a Alonso y Maroto (PP) que presuman de "alavesismo" pero "agachen las orejas" respecto a Garoña

Protesta de activistas ecológicos en las puertas de la central.

La central nuclear de Garoña, participada al 50% por Endesa y otro 50% por Iberdrola, tendrá que construir una torre de regrigeración si quiere seguir abierta. O reducir su potencia. Ese ese el fallo del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León, que ha ratificado así la decisión de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) de 2013, que obligaba a la central a invertir para mejorar la refrigeración si quiere volver a operar. Según la información publicada en el diario elconfidencial, el 29 de julio de 2013 la Confederación del Ebro endureció las condiciones de vertido de la central sobre lo que había autorizado en 2007. Las nucleares utilizan agua para refrigerar el reactor, y por eso están junto al mar o un río caudaloso. Toman caudal y lo devuelven más caliente. El problema es que Garoña, que no tiene torre de refrigeración y devolvía el agua demasiado caliente.

La Confederación del Ebro, dependiente del Ministerio de Medio Ambiente, estableció que el agua no podía volver al embalse de Sobrón, en el Ebro, a más de 30 grados centígrados y en cualquier caso no podía calentarse más de tres grados. Greenpace ya denunció en su momento que ese embalse alcanzaba temperaturas casi tropicales y que era un nido de especies invasoras, como el mejillón cebra.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha