eldiario.es

Menú

Maroto se come la Green Capital

El alcalde de Vitoria ha dedicado en sus años de mandato 5.155.500 euros menos a la partida global presupuestaria destinada al Centro de Estudios Ambientales, icono por excelencia de la sostenibilidad en la ciudad.

De los 6.668.000 euros que manejaba el centro en el 2011 se ha reducido el importe hasta los 1.512.500 euros que dispondrá en el próximo año.  

De esa cantidad propuesta, 1.320.000 son aportación municipal, de los que casi 900.000 se invertirán en gastos de personal del centro y el resto, cerca de medio millón de euros, han de servir al CEA para desarrollar los programas previstos. 

- PUBLICIDAD -
Fachada del Centro de Estudios Ambientales, CEA, en Vitoria.

Fachada del Centro de Estudios Ambientales, CEA, en Vitoria.

Los días de esplendor del Centro de Estudios Ambientales, CEA, icono por excelencia en materia de sostenibilidad y medio ambiente junto el Centro de Interpretación Ataria, parecen haber quedado atrás a juzgar por los recortes presupuestarios impuestos al organismo municipal. De los 6.668.000 euros que manejaba el centro en el 2011 se ha reducido el importe hasta los 1.512.500 euros que dispondrá en el próximo año según contempla la previsión de cuentas diseñada por el Gobierno del popular Javier Maroto. Esta cifra a su vez implica una reducción del 20% en este concepto con respecto al ejercicio presente con una dotación de 2.013.833 euros. En resumen, en sus años de mandato Maroto ha dedicado 5.155.500 euros menos a la partida global presupuestaria destinada al Centro de Estudios Ambientales.

La tendencia a la baja se repite desde que el regidor popular maneja las arcas municipales y se aprecia a nivel global y de forma más acusada en las aportaciones municipales. La retirada de recursos económicos desciende ejercicio a ejercicio hasta dejar al CEA, de cara al próximo año, con márgenes de actuación muy restringidos, poco habituales en sus 18 años de funcionamiento. De los 1.512.000 euros de importe global de cara el 2014, compuesto por partidas derivadas del Gobierno vasco o de fondos europeos así como otras instituciones, 1.320.000 corren a cargo del Ayuntamiento. El reparto de esta cantidad queda distribuido de la siguiente forma: 872.000 euros se invertirán en gastos de personal del centro y el resto, cerca de medio millón de euros, han de servir al CEA para desarrollar su función, que según explica la propia web municipal consiste en "dinamizar las estrategias de formación ambiental en Vitoria, además de la educación y sensibilización ambiental, la gestión y desarrollo del Anillo Verde, la participación en estudios de investigación y proyectos europeos e internacionales, el mantenimiento del Sistema de Información Ambiental de Vitoria y la coordinación de acciones relacionadas con la movilidad, principalmente la movilidad ciclista". Para cumplir estos cometidos durante el 2014 los responsables del CEA han de apañarse con el medio millón de euros citado. "La empresa va a gestionar más dinero en pagar al personal que en ejecutar los programas diseñados, en desarrollar actividades o investigación. Pueden levantar la persiana cada mañana y poco más", denuncia el concejal socialista Juan Carlos Alonso.  

De la Green Capital a la Capital Gastronómica 

En concreto, los programas de sensibilización medioambiental se han reducido en un 40% y la atención al público en un 10%. Esta deriva marcada por el equipo de Gobierno se dejó notar ya en la programación del centro de Interpretación Ataria, uno de los principales referentes durante la celebración de la Green Capital, que abre sus puertas en horario reducido desde hace unos meses.  "Se han aplicado recortes de hasta el 40% a partir del verano tanto en el presupuesto destinado a la gestión del centro, que dispondrá de 60.000 € anuales menos, como en el horario de apertura que ha pasado de 8 a 6 horas diarias, además de cerrar todos los lunes", relataba entonces Alonso. "La reducción presupuestaria confirma una vez más que al PP está aburrido de la sostenibilidad, se le pasó el efecto green en cuanto terminó la celebración de la Green Capital, que fue un espejismo. Lo hemos podido constatar con la desaparición del sistema público de bicis, con el recorte de horario del Ataria o con el recorte de programas y actividades. Ahora, con esta nueva reducción del presupuesto, el PP vuelve a demostrar que lo suyo no es un compromiso real con la Vitoria sostenible, sino una simple pose green", recalcan los socialistas. El edil Juan Carlos Alonso va más allá al manifestar que se va a "perder la señal de identidad de la ciudad, la estrategia central que vertebraba todas las actuaciones" realizadas en Vitoria desde hace años. "Nos vamos a despersonalizar, vamos a dejar de lado nuestra razón de ser porque el alcalde se ha encaprichado de otro caramelo, la Capital Gastronómica, para lo que el Ayuntamiento ya ha tenido que desembolsar 125.000 euros de canon". 

Ante las quejas trasladadas por la oposición la concejala delegada de área, Idoia Garmendia, responde que el presupuesto en el departamento de Medio Ambiente se ha aumentado en cinco millones de euros. "Saben maquillar muy bien los datos. Esa subida se debe a que Medio Ambiente se ha fusionado con Espacio Público. Y de cara al electorado, las inversiones en obras en las calles se venden muy bien. Así que la subida no es en verde sino en cemento. Lo que queda para el CEA después de abordar sus mejoras en la vía pública es residual", explica Alonso.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha