eldiario.es

Menú

Los 'nuevos' españoles se atascan en el registro civil

El aumento de concesión de nacionalidades desborda a los registros civiles vascos, que retrasan la formalización de las inscripciones y la jura de lealtad a la Constitución.

- PUBLICIDAD -

A A. M. (nombre figurado) le concedieron la nacionalidad española hace más de dos meses. Sin embargo, aún no ha podido 'disfrutar' de los beneficios de esa nacionalidad porque su expediente sigue atascado en los registros civiles. La sobrecarga de trabajo que sufren los registros civiles en Euskadi está provocando la demora en la formalización de las inscripciones como nacional español y de la jura de lealtad a la Constitución. El Ararteko ha reclamado al  Departamento de Administración Pública y Justicia del Gobierno Vasco que adopte las medidas necesarias para hacer frente a la sobrecarga de trabajo que soportan los registros civiles por el aumento en la concesión de nacionalidades..

El Ararteko ha realizado esta reclamación después de recibir varias quejas. En la última, una persona de origen extranjero se dirige a la institución que dirige Íñigo Lamarca para quejarse de las dificultades que estaba encontrando al tratar de realizar, en el registro civil de su localidad de residencia, los trámites requeridos por la Ley para que surtiera efectos jurídicos su recién adquirida nacionalidad española. Según indica en su queja, dos meses después de haber tenido conocimiento de su concesión a través de la página web del Ministerio de Justicia, seguía a la espera de ser citado ante el registro civil para que, como es preceptivo, le fuera notificada oficialmente y se practicaran las dos diligencias necesarias: la jura de lealtad a la Constitución y la inscripción como nacional español.

Al interesarse por su caso, el personal del registro informó al Ararteko que "...debido al elevado volumen de concesión de nacionalidades recibidas en un mismo periodo de tiempo, es imposible poder saber cuándo podrá ser notificada dicha concesión y formalizar el acto de juramento o promesa de aceptación". De esta forma, el ciudadano no podía hacer valer su condición de español para ningún trámite de los que, con carácter urgente, precisaba realizar: obtención de pasaporte, documentación a efectos laborales, civiles, fiscales…

El Gobierno vasco rechaza que las demoras se deban a la falta de medios en los juzgados y lo atribuye todo a una mala gestión por parte del Ministerio de Justicia. "Los registros civiles han detectado la existencia de defectos en el sistema, a los que el Ministerio no ha dado respuesta y que dificultan el control de los expedientes de nacionalidad finalizados, en trámite y pendientes. Esto aumenta la carga de trabajo de los funcionarios y, por añadidura, provoca el retraso en la tramitación de expedientes, puesto que se ven obligados a confeccionar bases de datos complementarias que permitan su control".

Esta situación de "descontrol" se ve acrecentada, según el Gobierno vasco, por la propia tramitación de los expedientes de nacionalidad, ya que, una vez dispuesta la concesión o denegación de la nacionalidad, la resolución que la decide es publicada en una aplicación informática del MInisterio (INFOREG) y comunicada vía telemática a los interesados, "sin que conste notificación alguna en el registro civil que debe efectuar las formalidades oportunas". Esto significa que los interesados acuden a los registros "sin la necesaria cita previa e incluso, sin que éstos hayan podido comprobar la documentación a formalizar. Lo que genera la consiguiente insatisfacción del ciudadano, además de un mayor retraso en la obtención de la nacionalidad".

Acumulación

Por estas razones, el Gobierno vasco apremia al Ministerio de Justicia a solventar la situación con medidas como la mejora en el traslado de expedientes, procurando su tramitación "en orden cronológico, en vez de forma aleatoria y simultánea". Además, plantea mejorar la aplicación informática , ya que es "lenta y adolece de omisiones y defectos".

A pesar de los argumentos del Gobierno vasco que culpa de los retrasos a la mala gestión del Ministerio, los propios trabajadores de los registros admiten que se "requiere de la presencia de un refuerzo al menos durante el tiempo necesario para corregir este aumento de nacionalidades, que ha desbordado con creces lo que constituye el trabajo que deben desempeñar dos únicas personas".

Según el Ararteko, resulta indudable que los registros civiles vascos afrontan una acumulación de trabajo que solo puede resolver el Departamento de Administración Pública y Justicia del Gobierno vasco. "Debe adoptar las medidas necesarias con el fin de que los registros civiles vascos cuenten con los medios suficientes para hacer frente a la sobrecarga de trabajo que, coyunturalmente, soportan en materia de concesión de nacionalidad".


- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha