eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Ansón y Boadella defienden la necesidad del teatro público

- PUBLICIDAD -
Ansón y Boadella defienden la necesidad del teatro público

Ansón y Boadella defienden la necesidad del teatro público

"Allí donde la sociedad no llega debe intervenir el Estado". Este ha sido el punto en el que han coincidido el periodista Luis María Ansón y el director de los Teatros del Canal, Albert Boadella, durante el encuentro "¿Teatro público o privado?".

Con motivo de la cuarta y última edición de las "Conversaciones en el Galileo. El teatro del S.XXI", celebrada en el madrileño Centro Cultural Galileo, Boadella y Ansón han coincidido no solo en la idea de que "desaparecerían ciertas formas de arte sin la intervención pública", según Boadella, sino también en el análisis de los problemas actuales del teatro público.

"La administración y el personal de los teatros públicos está sobredimensionada -ha dicho el director catalán-, y esto provoca una inflación en el sector privado".

Una idea que ha reforzado el académico madrileño y actual presidente de la Sociedad Cervantina, al aportar al discurso su visión de que es "necesario" dotar de una reglamentación a los teatros públicos para "cuando la situación económica del país aplique en el sector medidas de austeridad".

"Se necesita una reglamentación para cuando hay que echar a trabajadores por motivos de crisis. Habría que establecer plantillas máximas", ha puntualizado Ansón.

En este sentido, el director de los Teatros del Canal de Madrid ha defendido la situación del centro que dirige.

"Los Teatros del Canal es un centro que no está sobredimensionado: son 35.000 metros cuadrados con 90 personas capaces de multiplicar sus tareas", ha dicho.

La otra "desventaja" del sector teatral público destacada en el encuentro ha sido la "intervención sindical".

Según Ansón, que ha calificado de "excelente" la labor histórica de los sindicatos españoles, "es necesario" que estos lleguen a un acuerdo con el mundo del teatro, porque "no tiene nada que ver con la manera de trabajar de una fábrica de zapatos".

"A veces la intervención sindical -según Boadella- es imposible; por ejemplo, cuando llega la hora de comer, muchos músicos dejan de tocar su instrumento".

Respecto al teatro privado, ambos han afirmado que este "satisface" a un sector importante de la sociedad al apostar por producciones que el teatro público no lleva a escena.

"No tiene que ser el teatro privado de mayor calidad que el público: se trata de tener un sentido de la importancia de la rentabilidad", ha expresado Boadella.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha