eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Ciudadanos busca distanciarse del PP en Catalunya atacando al Gobierno por su gestión del 155

Arrimadas y Rivera han empezado a poner en cuestión la capacidad del Gobierno para gestionar con eficacia la aplicación en Catalunya del artículo 155

El primer motivo que señalan es la huelga que dejó colapsadas las carreteras catalanas, por lo que piden que ministro Zoido vaya al Congreso 

Aunque la candidata insiste en que los constitucionalistas deben "ir de la mano", también se ha lanzado con dureza contra Iceta por fichar a exdirigentes de Uniò

32 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Manifestació 12 Octubre de SCC. / Inés Arrimadas; Ciutadans

Inés Arrimadas, con dirigentes de Ciudadanos en una manifestación en Barcelona ©SANDRA LÁZARO

La precampaña en la que están sumidos todos los partidos en Catalunya ha dejado ya atisbar que la candidata de Ciudadanos, Inés Arrimadas, no está dispuesta a dejar ningún resquicio al PP para que saque réditos de los "éxitos" que los conservadores atribuyen al Gobierno de Rajoy. Y mucho menos para que ahora saquen pecho por la aplicación del artículo 155, que ellos han estado reclamando con insistencia, y que finalmente ha propiciado la intervención de la autonomía y la convocatoria de nuevas elecciones autonómicas.  

En Ciudadanos han venido señalando que esperaban que el equipo de Rajoy "no metiera la pata" a la hora de aplicar el controvertido articulo, por lo que aseguraron que iban a estar muy vigilantes. Y la huelga convocada en Catalunya ha sido la primera oportunidad que han visto para empezar a marcar distancias con el PP. 

Aunque los independentistas seguirán siendo el principal blanco del discurso crítico de Arrimadas, la disputa por el espacio electoral de centro derecha obliga también a la candidata naranja a buscar diferencias con los conservadores. Sobre todo después de que desde  el PSC hayan estado invitando a ambas formaciones a concurrir juntos el 21D al opinar que "tienen el mismo proyecto".

Pero hasta ahora Arrimadas no había disparado ningún dardo envenenado que pudiera interpretarse como que daba por levantada 'la veda' contra los de García Albiol. 

Preocupación en el PP por las encuestas 

Los populares, por su parte,  contemplan con gran preocupación cómo la formación de Rivera se está disparando en todas las encuestas y amenaza con desinflar aún más el raquítico colchón electoral que les queda en Catalunya.

De ahí los ácidos comentarios que han empezado a lanzar contra Ciudadanos  poniendo en cuestión su capacidad para gobernar dado que "no tienen experiencia", como una llamada al voto "útil", uno de los pocos flancos por donde creen que les pueden erosionar. 

"No es lo mismo tener opiniones que tomar decisiones". "Nosotros sabemos gobernar, y eso es algo que algunos no han testado nunca", recordó el martes pasado  en un desayuno informativo el coordinador general del PP, Fernando Martínez-Maíllo.

Pese a que la primera respuesta que dio Rivera fue asegurar que "no iban a entrar en ese juego", muchos diputados se tomaron las palabras de Maíllo como una 'declaración de guerra'. De modo que el líder naranja se olvidó de sus buenos propósitos y aprovechó la primera oportunidad que vio para devolver el dardo: la sesión de control de ese miércoles.  

Rivera quiso dirigirse a la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, como nueva cabeza visible en Catalunya. Pero, para su desilusión, desde Moncloa se decidió que contestara la pregunta el titular de Hacienda, Cristóbal Montoro, al que reprochó que pese a ser ahora los responsables de la seguridad en las calles, tras la aplicación del 155, habían dejado que Catalunya se convirtiera "en un territorio sin ley". 

En su dura intervención, Rivera exigió al Ejecutivo "que aplique eficazmente el artículo 155 de la Constitución", "garantice la libertad y la seguridad de los catalanes", y acabe con el "chantaje de los independentistas". Un claro llamamiento también de cara a la campaña en la que esperan que desde Interior se les asegure protección y eviten  boicots como los que ya han sufrido en algunos de sus actos. 

Comparecencia de Zoido en el Congreso

El enfrentamiento de Rivera contra Montoro fue rematado poco después por la candidata a la Generalitat, que adelantó que su partido iba a pedir la comparecencia en el Congreso del titular de Interior, Juan Ignacio Zoido. Zoido llegó a felicitar a los Mossos por su actuación durante la jornada de huelga y alabó el dispositivo de seguridad, destacando que "no hubo ni un solo herido". 

"Nosotros no podemos compartir la alegría, la satisfacción y las felicitaciones que ha hecho el Gobierno de España diciendo que ha sido una jornada ejemplar y se han coordinado las diferentes cuerpos de seguridad también de una manera ejemplar", señaló Arrimadas.

"El Gobierno de España, que ahora mismo se supone que es el que está al mando de las Fuerzas de Seguridad, tiene que explicar qué es lo que hizo y por qué no funcionó el dispositivo". "Fue lamentable ver cómo otra vez se vulneraron los derechos de los trabajadores, de los comerciantes y de los ciudadanos", prosiguió.

Otra de las pruebas de que la candidata de Ciudadanos ha comenzado a marcar sus distancias con los conservadores es que está tomando la iniciativa frente a situaciones que han indignado a los potenciales votantes de ambos partidos.

Como la decisión de casi dos centenares de alcaldes independentistas de viajar hasta Bruselas para mostrar su apoyo a Puigdemont. Una "peregrinación" que  Rivera bautizó en tono jocoso como la "del Tío La Vara en versión nacionalista", dado que todos acudieron con los bastones de mando hasta la capital belga.

El reconocimiento de algunos de estos ediles de que han pagado con fondos públicos el desplazamiento en avión, ha llevado a Arrimadas a anunciar que van a pedir en los Ayuntamientos donde tengan representación, que los alcaldes aclaren con qué dinero sufragaron los desplazamientos y otros gastos del viaje. "Es una auténtica vergüenza. Las fiestas de cada uno que se las paguen con su dinero", avisó, dejando en evidencia que ellos son los únicos que toman decisiones ante este tipo de "despropósitos".

A pesar de que sigue diciendo que "los constitucionalistas deben dejar sus discrepancias a un lado" e "ir de la mano", Arrimadas tampoco ha dejado de lado al PSC y a su candidato, Miquel Iceta.  

La dirigente de Ciudadanos le ha criticado por haber decidido incorporar a sus listas electorales al exconseller de Interior y exdirigente de Unió, Ramon Espadaler, al que acusan de "organizar y permitir" la consulta soberanista del 9N.

"Las personas que han generado este problema no pueden ser parte de la solución. Cada uno elige a sus compañeros de viaje", manifestó Arrimadas en una reciente visita a comerciantes en el barrio barcelonés de Nou Barris, uno de los caladeros electorales favorito de Ciudadanos.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha