Focos

El viaje del rey Felipe a Arabia Saudí: cuatro décadas de relación económica y personal entre monarquías

En 1977, hace 40 años, el príncipe Fahd hizo un préstamo de 100 millones de dólares a interés cero a su "hermano" Juan Carlos cuya devolución no está acreditada

El entonces rey de España pidió dinero a las monarquías árabes para "el fortalecimiento de la monarquía española"

Fahd, quien pasó varios veranos en Marbella, regaló a Juan Carlos en 1979 el yate Fortuna, que empleó el monarca durante más de una década

DOCUMENTO: Carta del rey Juan Carlos en la que pide dinero al sha de Persia en junio de 1977

42 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Madrid, 8-2-1984.- El Rey Fahd de Arabia Saudí, acompañado por su hijo, el príncipe Abdulaziz (2i), antes del almuerzo que el Rey don Juan Carlos y el príncipe Felipe (i), le ofrecerá en el Palacio de la Zarzuela durante su visita privada.

Madrid, 8-2-1984.- El Rey Fahd de Arabia Saudí, acompañado por su hijo, el príncipe Abdulaziz (2i), antes del almuerzo que el Rey don Juan Carlos y el príncipe Felipe (i), le ofrecerá en el Palacio de la Zarzuela durante su visita privada. EFE

"El fortalecimiento de la monarquía española". Era el mantra que usaba Juan Carlos para recaudar fondos en plena Transición. Juan Carlos conocía el exilio, su padre no pudo reinar y la primera obligación de un monarca es hacer perdurar su dinastía en el poder. A eso se encomendó Juan Carlos tras la muerte de Franco y, 40 años después y con la corona traspasada a su hijo, Felipe, la misión sigue cumpliéndose.

Felipe viaja este sábado a Arabia Saudí, cuya monarquía –que tantas denuncias de derechos humanos acumula– ha tenido estrechas relaciones económicas y personales con los Borbones en las últimas cuatro décadas.

No en vano, en 1977 el entonces príncipe Fahd entregó 100 millones de dólares a Juan Carlos, un préstamo a interés cero cuya devolución no ha sido acreditada.

Ryad 24-10-1977.- Los reyes Juan Carlos y Sofía, acompañados del rey Jaled asisten a una carrera de camellos en el hipódromo de Ryad.

Ryad 24-10-1977.- Los reyes Juan Carlos y Sofía, acompañados del rey Jaled asisten a una carrera de camellos en el hipódromo de Ryad. EFE/yv

Así relataba estas peticiones económicas a la monarquía saudí y, también, persa, el periodista y escritor Gregorio Morán en  Adolfo Suárez: ambición y destino (Debate, 2009): "En su entusiasta hagiografía de Adolfo Suárez [ Una tragedia griega, La esfera de los Libros], escribe García Abad que de este dinero pedido por Juan Carlos, y generosamente donado por el emperador del Irán, 'llegó mucho más al palacio de la Zarzuela que al de la Moncloa', con lo que alude un cierto reparto desigual. Y añade rotundo: 'El episodio hay que inscribirlo con más propiedad en el capítulo de la picaresca real que en el de la historia de UCD'. El bueno de García Abad apostilla que el asunto forma parte de 'la complicidad' entre el Rey y Adolfo Suárez, manifestada no sólo en ese quítame allá esas pajas de diez millones de dólares del año 1977, sino en el viaje inmediatamente posterior que hará el presidente Suárez a Arabia Saudí, acompañado del administrador privado del Rey, Prado y Colón de Carvajal, para concretar otro préstamo del príncipe Fahd al Rey Juan Carlos y a la UCD. Cuenta García Abad, con sobriedad no exenta de gracia, cómo Prado y Colón de Carvajal, aprovechándose de que el presidente Suárez no tiene ni idea de inglés, hace de traductor, engañándole respecto a las cantidades que recibirá el monarca, con el consiguiente pellizco para Prado. Le convirtió los 'thousand millions' (miles de millones) en ' millions' (millones) a secas".

Como explica Rebeca Quintans en el reciente Juan Carlos I, biografía sin silencios (Akal, 2015), "la familia real con la que ha mantenido una afición más larga y fructífera con Juan Carlos es la de Arabia Saudí. [...] La confraternidad de Juan Carlos fue especialmente próxima con el rey Fahd bin Abdelaziz al-Saud, ya desde que éste era príncipe heredero y hasta su muerte siendo monarca en 2005. A él debía Juan Carlos multitud de favores constantes y sonantes, como los 100 millones de dólares que le prestó durante la Transición y que el Borbón nunca entendió que tenía que devolver, o el regalo de su segundo yate Fortuna, en 1979".

El Fortuna fue cedido por el rey a Patrimonio del Estado en 1981 y sufrió varias averías. La más conocida, ocurrió en agosto de 1988, cuando navegaba en compañía del príncipe Carlos de Inglaterra y tuvo que ser remolcado por pesqueros hasta puerto.

Palma de Mallorca (Baleares), 16-8-1979.- Los Reyes de España y sus hijos, Felipe (2iz) y Cristina (4dc) acompañados de Constantino (detrás) y Ana Mº de Grecia (3 dc) con sus hijos Alexia (2dc), Nicolás y Pablo (3 y 4iz) y de los Grandes Duques de Luxembrugo, Juan y Josefina y su hijo Henri (iz); a bordo del nuevo yate 'Fortuna' regalo del príncipe heredeo Fahed de Arabia Saudi.

Palma de Mallorca (Baleares), 16-8-1979.- Los Reyes de España y sus hijos, Felipe (2iz) y Cristina (4dc) acompañados de Constantino (detrás) y Ana Mº de Grecia (3 dc) con sus hijos Alexia (2dc), Nicolás y Pablo (3 y 4iz) y de los Grandes Duques de Luxembrugo, Juan y Josefina y su hijo Henri (iz); a bordo del nuevo yate 'Fortuna' regalo del príncipe heredeo Fahed de Arabia Saudi. EFE/aa

En otro momento de su libro, Quintans da otros detalles de las relaciones provechosas del rey con la monarquía saudí: "Juan Carlos se decantó por los países árabes. La crisis [del petróleo de 1973] afectó a España de forma importante. [...] Juan Carlos envió un emisario [al príncipe Fahd] y la respuesta fue inmediata: 'Decid a mi hermano el príncipe Don Juan Carlos que le enviaremos todo el petróleo que España necesite'. A cambio de estos servicios de mediación, el príncipe [Juan Carlos] cobró una comisión y a todo el mundo le pareció muy normal. [...] El Gobierno Suárez adoptó desde entonces un acuerdo para un porcentaje pequeño de las transacciones comerciales petrolíferas realizadas por España con otras monarquías del mundo se desviara hacia el patrimonio privado de los Borbones".

“Mantengo una profunda y duradera amistad [con Su Majestad el Rey Juan Carlos], hacia quien tengo un gran respeto y estima”, afirmó el rey Abdalá de Arabia Saudí –sucesor de Fahd– durante una entrevista en El País en 2006.

Según publicó El País, la concesión del  AVE de La Meca –un contrato de casi 7.000 millones de euros– a un consorcio español se atribuyó a la intervención directa del rey Juan Carlos ante el monarca saudí. Del mismo modo que se le atribuyó al rey acelerar las gestiones para la venta de entre 250 y 300 carros de combate Leopard españoles en mayo de 2014 a Arabia Saudí.

Marbella (Málaga), año 1985.- Vista general de la casa del rey Fahd de Arabia Saudí en Marbella.

Marbella (Málaga), año 1985.- Vista general de la casa del rey Fahd de Arabia Saudí en Marbella. EFE

La amistad con Fahd llegó hasta el punto de que el príncipe eligió Marbella para veranear, se construyó una mansión allí y atracó durante semanas su barco en el puerto. Llegó influido por el intermediario y vendedor de armas Adnan Khashoggi, otro saudí con proyección internacional y predicamento en el entorno Borbón: tuvo empleado en una de sus empresas, Triad International, a Borja Prado, hijo de Manuel Prado y Colón de Carvajal, el hombre que manejaba los dineros de Juan Carlos.

MARBELLA (MALAGA), 27.08.2002.- El Rey Juan Carlos conversa con el Rey Fahd de Arabia Saudí durante la visita que realizó hoy al monarca árabe en el Palacio que posee en Marbella (Málaga) y en el que ambos celebraron una entrevista de carácter privado similar a la que mantuvieron por última vez el 19 de julio de 1999.

MARBELLA (MALAGA), 27.08.2002.- El Rey Juan Carlos conversa con el Rey Fahd de Arabia Saudí durante la visita que realizó hoy al monarca árabe en el Palacio que posee en Marbella (Málaga) y en el que ambos celebraron una entrevista de carácter privado similar a la que mantuvieron por última vez el 19 de julio de 1999. EFE/jr

El comercio de armamento entre España y Arabia Saudí preside el viaje del rey Felipe a Arabia Saudí: cuatro grupos para la defensa de los derechos humanos  han solicitado al rey y al Gobierno de Mariano Rajoy que frenen la venta de cinco buques de guerra de la empresa pública Navantia a Arabia Saudí. La petición llega en vísperas de la visita de Felipe VI a este país, en la que se prevé el cierre del contrato de venta de las cinco corbetas. Argumentan que, en caso de realizarse esta operación, España podría convertirse en "cómplice de las atrocidades cometidas en el conflicto de Yemen", puesto que las corbetas podrían utilizarse para cometer crímenes de guerra.

En un comunicado, Amnistía Internacional, FundiPau, Greenpeace y Oxfam Intermón advierten de la "ilegalidad" que supone la venta de los buques de guerra a Arabia Saudí. Temen que en caso de cerrarse el contrato las fragatas puedan utilizarse en Yemen para atacar a la población civil o para mantener el bloqueo naval al que está sometido el país desde hace más de un año ( y que impide el acceso de ayuda humanitaria).

Felipe se hace acompañar en este viaje,  según ha publicado El Economista, de los presidentes de Acciona, José Manuel Entrecanales; OHL, Juan Villar-Mir de Fuentes; Técnicas Reunidas, José Lladó; Talgo, Carlos de Palacio Oriol; Navantia, José Manuel Revuelta; Renfe, Juan Alfaro; Ineco, Jesús Silva; Typsa, Pablo Bueno; CAF, Andrés Arizkorreta; CESCE, Jaime García Legaz; X-Elio, Jorge Barredo; Mondragón Wintec, Dorleta Urrutia; ARPA, Clara Arpa; Cobra, Eugenio Llorente, y GRupo MCI, Carlos Hoffmann. También estarán presentes los presidentes del Consorcio Alta Velocidad Meca Medina, Jorge Segrelles, y del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), Fernando Marti; y otros directivos de Sacyr, FCC, Adif, Idom y Herbert Smith.

El contrato que se pretende sellar con la visita del rey asciende a 2.000 millones de euros. Cuarenta años después de aquel préstamo entre "hermanos" para el "fortalecimiento de la monarquía española" la relación económica y personal entre Borbones y saudíes permanece.

Carta del rey Juan Carlos al sha de Persia

Carta publicada por el periodista y escritor Gregorio Morán en Adolfo Suárez: ambición y destino (Debate, 2009).

Mi querido hermano:

Para empezar quisiera decirte cuán inmensamente agradecido estoy por que hayas enviado a tu sobrino, el príncipe Shahram, a verme, facilitándome así una respuesta rápida a mi petición en un momento difícil para mi país.

Me gustaría a continuación informarte de la situación política en España y del desarrollo de la campaña de los partidos políticos, antes, durante y después de las elecciones.

Cuarenta años de un régimen totalmente personal han hecho muchas cosas que son buenas para el país pero al mismo tiempo dejaron a España con muy deficientes estructuras políticas, tanto como para suponer un enorme riesgo para el fortalecimiento de la monarquía. Después de los seis primeros meses de gobierno de Arias, que yo estuve igualmente obligado a heredar, en julio de 1976 designé a un hombre más joven, con menos compromisos, a quien yo conocía bien y que gozaba de mi plena confianza: Adolfo Suárez.

Desde aquel momento prometí solemnemente seguir el camino de la democracia, esforzándome siempre en ir un paso por delante de los acontecimientos a fin de prevenir una situación como la de Portugal que podría resultar aún más nefasta en este país mío.

La legalización de diversos partidos políticos les permitió participar libremente en la campaña electoral, elaborar su estrategia y emplear todos los medios de comunicación para su propaganda y la presentación de la imagen de sus líderes, al tiempo que se aseguraron un sólido soporte financiero. La derecha, asistida por la banca de España; el socialismo,por Willy Brandt, Venezuela y otros países socialistas europeos; los comunistas, por sus medios habituales.

Entretanto, el presidente Suárez, a quien yo confié firmemente la responsabilidad del gobierno, pudo participar en la campaña electoral sólo en los últimos ocho días, privado de las ventajas y oportunidades que expliqué ya anteriormente y de las que se pudieron beneficiar los otros partidos políticos.

A pesar de todo, solo, y con una organización apenas formada, financiado por préstamos a corto plazo de ciertos particulares, logró asegurar una victoria total y decisiva.

Al mismo tiempo, sin embargo, el partido socialista obtuvo un porcentaje de votos más alto de lo esperado, lo que supone una seria amenaza para la seguridad del país y para la estabilidad de la monarquía, ya que fuentes fidedignas me han informado que su partido es marxista. Cierta parte del electorado no es consciente de ello y los votan en la creencia de que con el socialismo España recibirá ayuda de algunos grandes países europeos, como Alemania, o en su defecto de países como Venezuela, para la reactivación de la economía española. Por esa razón es imperativo que Adolfo Suárez reestructure y consolide la coalición política centrista, creando un partido político que sirva de soporte a la monarquía y a la estabilidad de España.

Para lograrlo, el presidente Suárez claramente necesita más que nunca cualquier ayuda posible, ya sea de sus compañeros o de países amigos que buscan preservar la civilización occidental y las monarquías establecidas.

Por esta razón, mi querido hermano, me tomo la libertad de pedir tu apoyo en nombre del partido político del presidente Suárez, ahora en difícil coyuntura; las elecciones municipales se celebrarán dentro de seis meses y será ahí más que nada donde pondremos nuestro futuro en la balanza.

Por eso me tomo la libertad, con todos mis respetos, de someter a tu generosa consideración la posibilidad de conceder diez millones de dólares como tu contribución personal al fortalecimiento de la monarquía española.

En caso de que mi petición merezca tu aprobación, me tomo la libertad de recomendar la visita a Teherán de mi amigo personal Alexis Mardas, que tomará nota de tus instrucciones.

Con todo mi respeto y amistad.

Tu hermano,

JUAN CARLOS

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha