eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

ENTREVISTA | Ignacio Aguado (Ciudadanos)

"No se puede desvincular a Cifuentes de lo que es hoy el PP y lo que era hace 15 años"

El portavoz de Ciudadanos en la Asamblea de Madrid repasa en esta entrevista su acuerdo con el PP a nivel autonómico y en algunas de las ciudades de la región

"Cifuentes ha vivido Gürtel, Púnica, las mordidas, chanchullos y demás tramas corruptas cuando era la presidenta de Derechos y Garantías del PP"

Descarta por ahora una moción de censura contra David Pérez, el alcalde de Alcorcón que insultó a las feministas, porque "significa generar inestabilidad en un municipio"

- PUBLICIDAD -
Ignacio Aguado, portavoz de Ciudadanos en la Asamblea de Madrid.

Ignacio Aguado, portavoz de Ciudadanos en la Asamblea de Madrid. Foto cedida por Ciudadanos

Ignacio Aguado (Madrid, 1983) lleva un año y medio como portavoz de Ciudadanos en la Asamblea de Madrid. Su partido cerró al inicio de la legislatura un acuerdo de investidura con Cristina Cifuentes que propició que la dirigente del PP pudiera ser elegida presidenta de la Comunidad de Madrid. Desde entonces, no han vivido ningún choque de trenes relevante y transmiten la imagen de llevarse bien.

Aguado asegura que a día de hoy ese acuerdo goza de buena salud y se felicita de que gracias a la vigilancia y la presión que ejerce su partido sobre el PP, las cosas están funcionando mejor que nunca en una comunidad en donde hasta ahora "la corrupción ha campado a sus anchas", dice.

El último caso conocido afecta al exalcalde de Getafe, Juan Soler, uno de los hombres de confianza de Cifuentes, que además de senador es diputado del PP en la Asamblea de Madrid. La Policía Nacional asegura que Soler participó en el amaño de contratos para la construcción de un teatro en ese municipio madrileño.

Si es imputado, Aguado dice que exigirán su renuncia como han hecho en casos anteriores y si la presidenta cumple, la legislatura seguirá su curso.

No se le ve sufrir a usted en la Asamblea de Madrid con Cristina Cifuentes tanto como Albert Rivera en el Congreso con Mariano Rajoy para que cumpla su pacto. ¿O sufre?

Yo no creo que suframos ni Albert en el Congreso ni yo en la Asamblea. Lo que somos es exigentes y lo que pedimos es que lo que hemos firmado tanto allí a nivel nacional como aquí a nivel autonómico se cumpla. Ni más ni menos.

En el Congreso parece que su partido está siendo fagocitado por el PSOE. De hecho, sus compañeros se han quejado por haber sido marginados de algunos acuerdos que el Gobierno ha cerrado con el PSOE, sin contar con ellos.

Yo no tengo constancia de que haya quejas. Todo lo contrario. Creo que es bueno que por fin el PP y el PSOE hablen. Llevaban demasiado tiempo sin hablar y sin sentarse en una mesa. Nosotros éramos conscientes de que para llegar a cualquier acuerdo de investidura hacía falta un tercer partido, y ojalá que un cuarto o un quinto. Aunque es una pena que para lo que primero se han puesto de acuerdo haya sido para subir impuestos. Pero nosotros encantados de que el PP hable por fin con el PSOE.

Dice usted que el PP ha cumplido en este tiempo más del 30% del acuerdo que firmó con Cifuentes. ¿Qué medidas importantes se han cumplido?

Se han cumplido muchas cosas: que no se suban impuestos, que era un punto fundamental del acuerdo; que no se hayan subido los transportes públicos, con un compromiso de que durante cuatro años tampoco se suban. Hay 30 millones de euros adicionales para atención primaria; hemos logrado que se reduzcan un 20% las tasas universitarias y que los padres que llevan a sus hijos a escuelas infantiles paguen un 20% menos; también hemos logrado paralizar la privatización del Canal de Isabel II o descartar que se siga privatizando la Sanidad en Madrid. Creo que ha sido un año y medio productivo aunque todavía queda mucho por hacer.

Sin embargo, la corrupción sigue siendo el hueso duro de roer.

Bueno, todo el mundo sabe de dónde viene el PP, sabemos lo que pasaba en la Comunidad de Madrid hace dos, tres, cinco o 15 años cuando la Gürtel o la Púnica campaban a sus anchas y aquí decían que nadie se enteraba de nada. Ahora los imputados por delitos de corrupción política se van a su casa. Ahora el PP ha tenido que firmar un pacto anticorrupción que nunca antes había firmado, en el que se comprometen a que no haya imputados, a que haya primarias y a eliminar aforamientos en la Comunidad de Madrid. Yo creo que con el corsé naranja que les hemos puesto estamos permitiendo, por un lado, que haya Gobierno y, por otro, que haya reformas: contundencia contra la corrupción y que haya una oposición que en lugar de destruir permanentemente pueda hacer labor de  vigilar al Gobierno.

Esta misma semana la Cadena Ser ha desvelado que el diputado regional del PP, Juan Soler, está siendo investigado por un presunto caso de corrupción cuando era alcalde de Getafe. ¿Hasta  cuándo va a  durar  la paciencia de Ciudadanos con Cifuentes?

No es cuestión de ver hasta dónde llega la paciencia de Ciudadanos, sino de ver hasta dónde llega la paciencia de los ciudadanos que decidieron votar al PP y que siguen viendo casos de presunta corrupción todos los días en los periódicos.

Ustedes tienen en su mano la posibilidad de que se acabe con estos casos. Siguen apoyando a su Gobierno.

Hay un acuerdo de investidura que obliga a los imputados a dejar sus cargos. Nosotros siempre hemos sido contundentes con la corrupción y lo hemos demostrado con los casos que han ocurrido, como el de Daniel Ortíz, exalcalde de Móstoles e imputado en la Púnica.

Nosotros pedimos máxima contundencia cuando se descubren casos de corrupción política. A día de hoy, Cifuentes ha cumplido su compromiso adquirido en el acuerdo de investidura y ha apartado a todos los imputados por delitos de corrupción política. Mientras siga cumpliendo, no tenemos inconveniente de que siga al frente del Gobierno regional.

¿La comisión de investigación de la Asamblea sobre la corrupción en la Comunidad de Madrid va a servir para algo?

Yo creo que está sirviendo para mucho. Primero, porque no está controlada por el Gobierno de turno. Las comparecencias las está marcando la oposición. Esa comisión que pusimos en marcha nosotros y la presidimos ha logrado que 24 horas después  de que Aguirre compareciera presentara su dimisión como máxima responsable del PP. También hemos conseguido la dimisión de Ignacio González como secretario general del partido y la de Juan Van-Halen como alto cargo del Ministerio de Fomento a raíz de la venta de vivienda pública a fondos de inversión. Creo que la comisión de investigación está funcionando a pesar de que el PP siga arrastrando los pies. Pero no queremos hacer juicios paralelos, queremos exigir responsabilidades políticas.

¿Si se derivan de las conclusiones esas responsabilidades políticas tendría que asumirlas Cristina Cifuentes, o van a dejarla al margen?

Cifuentes lleva 22 años en el PP. Yo tenía ocho años cuando Cristina Cifuentes ya ocupaba un escaño en la Asamblea de Madrid. Ella ha vivido lo peor y lo mejor de esos últimos 22 años en política. Ha vivido Gürtel, Púnica y ha vivido todas las mordidas, comisiones, chanchullos y demás tramas corruptas que se han producido en la Comunidad de Madrid cuando su partido tenía mayoría absoluta y cuando ella era la presidenta de Derechos y Garantías del PP. No se puede desvincular su imagen de lo que es hoy el PP y lo que era el PP hace 5, 10 ó 15 años.

En el Ayuntamiento de Madrid Aguirre ha logrado que los tribunales impidan que se investigue la gestión del  PP. Cifuentes, aunque ha dicho que no va a seguir su ejemplo, ha lanzado una advertencia a los grupos pidiéndoles que "reflexionen". ¿A qué tipo de "reflexión" cree que se refiere?

Pues no sé, habrá que preguntárselo a ella. Yo lo que sí tengo la sensación es de que arrastra los pies con la comisión de investigación. En la Junta de Portavoces votaron en contra. El señor Ossorio [Enrique, portavoz del Grupo Popular en la Asamblea] ha opinado en algún artículo que era un paripé. El señor Serrano [Alfonso], diputado de su grupo, también ha dicho en alguna ocasión que era una pérdida de tiempo. Y a mí lo que me preocupa es que el PP diga, "ataco y soy muy contundente con la corrupción de otros pero no con la mía".

Granados ha asegurado en su declaración que no hubo financiación ilegal del PP, ¿se lo cree?

Bueno, no importa mucho si yo me lo creo o no. Yo lo que quiero es dejar que la Justicia actúe, que dirima las responsabilidades y defina si hubo o no corrupción y determine si es culpable o no. Eso le corresponde a la Justicia, y a nosotros las responsabilidades políticas y ahí nos quedamos.

El alcalde de Alcorcón, David Pérez, sigue en su puesto  pese a sus declaraciones machista que han causado repulsa e indignación.

Son unas declaraciones inaceptables. Por mucho que las escuchamos y las volvemos a escuchar no compartimos que sean unos adjetivos mal usados o unas expresiones desafortunadas como ha dicho la presidenta regional. Es una exposición, hace un desarrollo, una argumentación acerca de la mujer y en concreto sobre el movimiento feminista. Una persona que piensa eso no puede ser alcalde de una ciudad de 180.000 vecinos.

Ya, pero ahí está, sigue siendo alcalde.

Bueno, nosotros hemos pedido a la presidenta regional que después de Navidades si tiene algo que reflexionar, lo reflexione y que nos dé una posición definitiva acerca de lo que quieren hacer. Nosotros no tenemos ningún inconveniente de que el PP siga gobernando Alcorcón porque el PP ganó las elecciones y es normal que un partido que ganó las elecciones intente seguir gobernando. Lo que no queremos es que el alcalde sea David Pérez. El PP tendrá que elegir.

Hay un mecanismo, la moción de censura. ¿Por qué Ciudadanos no se suma a ella para desbancarle?

Cuando llegue ese río cruzaremos ese puente.

¿Por qué hay que esperar?

Bueno, la moción de censura son palabras mayores. Significa generar inestabilidad en un municipio, cambiar de proyecto, cambiar de partido al frente del Gobierno. Llegado el caso, contemplaremos las alternativas que hay pero a día de hoy la pelota está en el tejado del PP y ellos tienen que decidir si quieren conservar el gobierno de Alcorcón y presentar un proyecto diferente al de David Pérez o si prefieren seguir apostando por David Pérez. Si es así, nosotros analizaremos las alternativas que haya en ese momento y estudiaremos qué hacer.

Pérez es además diputado en la Asamblea ¿El hecho de que continúe en su escaño no distorsiona también la imagen impoluta que Ciudadanos le exige al PP?

Hay una diferencia importante. En Alcorcón el señor Pérez es el máximo representante y el alcalde de todos. Y aquí solo es un diputado que representa a su grupo y a sus votantes. Aquí no tiene responsabilidades de Gobierno ni ejecuta dinero público y en Alcorcón sí. Yo no voy a meterme en la casa de los demás, en la casa del PP para decir qué tipo de perfiles tienen en sus filas.

¿No van entonces a exigir su dimisión como diputado?

No, porque como ya le digo, él aquí representa a su grupo y no tiene responsabilidades de Gobierno directa de gestión, solo en Alcorcón a pesar de que son unas declaraciones gravísimas que nosotros rechazamos y le retratan, como alcalde de Alcorcón y como diputado autonómico.

En el Grupo Popular también ha habido un caso de una diputada que ha acusado al portavoz Ossorio de acoso laboral. ¿Qué dice Ciudadanos?

Es un tema interno del PP y ahí no entramos a valorarlo. No creo que me corresponda a mí juzgar un asunto que está judicializado con querellas cruzadas entre uno y otro. Así que es un tema que tienen que solucionar el PP y Cifuentes. Yo solo les deseo que lo resuelvan cuanto antes y vuelva a la normalidad a su grupo.

Rivera ha dejado la puerta abierta a que Ciudadanos entre en los gobiernos tras las próximas elecciones municipales y autonómicas. ¿Por qué no ahora?

Primero, porque todo tiene su tiempo y su razón de ser. Nosotros firmamos un acuerdo de investidura hace año y medio. Acabamos de llegar a las instituciones  y estamos además hablando de un partido que está gravemente afectado por la corrupción. Nosotros decidimos no entrar en un gobierno sobre el que pendía la sombra de la sospecha, como es el caso del PP. Y también que en estos cuatro años de legislatura queríamos adquirir experiencia en la política en la Asamblea de Madrid. En la siguiente legislatura lo que queremos es gobernar mejor, no como otros grupos políticos que quieren gobernar a cualquier precio.

¿Le ha llegado a ofrecer Cifuentes entrar en su gobierno?

Sí, es un ofrecimiento recurrente. Nos lo ofrece a menudo. La última vez, a principio de este año. Pero ya se habrá cansado porque sabe cuál es nuestra posición. Esas puertas siempre han estado abiertas pero de momento seguiremos en donde nos han situado los madrileños, que es en la oposición que estamos ejerciendo de forma responsable y a la vez contundente.

¿Por qué han tardado tanto su partido en reaccionar ante el escándalo del rector de la URJC?

La reacción fue inmediata, en cuanto lo leímos en los medios. El problema de  ese presunto plagio es el rector. Cuando ves que en una universidad pública pasan este tipo de cosas es el síntoma de que al final en la universidad algo está fallando. Y eso, a parte del rechazo y la condena, que ya lo hemos expresado en muchas ocasiones, a lo que nos obliga es a modificar la ley y a intentar garantizar que se pongan en marcha una serie de reformas para que esto no vuelva a pasar.

Ahora dentro del marco jurídico que existe actualmente hay una autonomía universitaria que nos impide desde la Asamblea de Madrid tomar medidas.

Eso suena a excusa.

¡No! De hecho se ha citado a declarar al rector y ha declinado la invitación porque no tienen la obligación de hacerlo. No tenemos un vínculo jurídico para exigir y cobrarnos esa decisión desde la Asamblea de Madrid. Lo que no quita para que sigamos diciendo que el hecho de que un rector plagie sea algo absolutamente intolerable e inaceptable. Nuestra opinión es que debería dimitir y hacerlo inmediatamente si se confirman los casos de plagio.

Pero sí podían haber dejado que el consejero contestara en el pleno a la pregunta que registró Podemos.

La recomendación de los letrados fue que no se podía hacer porque no teníamos competencias. Yo lo que quiero como político es tener competencias para llamar a un rector y que pueda comparecer, pero hasta la Constitución impide que haya injerencias políticas en las Universidades. Por eso apoyamos y queremos que se reforme la ley que está en anteproyecto para exigir transparencia y ejemplaridad a las universidades públicas.

¿Qué le parece que haya adelantado las elecciones y que esté pensando en presentarse de nuevo a rector?

Yo respeto su decisión si quiere presentarse. Pero si yo fuera estudiante de la Rey Juan Carlos y tuviera que elegir a un perfil de rector, y si se confirman estos presuntos plagios, pues [Fernando Suárez] no sería mi candidato.

Cifuentes tampoco ha levantado la voz. ¿Quizá porque  el rector contrató a su hermana de manera no ajustada a la ley?

Pues no lo sé. No sé si está su hermana contratada o no, ni tampoco conozco los detalles. Eso tendrá que preguntárselo a la señora Cifuentes. Eso lo tienen que aclarar ella.

¿No le van a pedir explicaciones?

Nosotros no tenemos inconveniente en pedir explicaciones si se confirman irregularidades. Pero insisto en que eso debería aclararlo ella, si se ve afectada en lo personal tendrá que dar explicaciones. 

La Asamblea retiró del orden del día la votación sobre el nombramiento del director general de Telemadrid, a petición del PSOE. ¿Volvemos a las andadas con la televisión regional?

Pues yo espero que no. Lo del  aplazamiento ha sido muy extraño. No me ha gustada nada y no comparto la postura del PSOE ni de Podemos. Pero es verdad que hemos tenido que sacarlo del orden del día porque si no estábamos poniendo en jaque, primero, la independencia y la profesionalidad del Consejo de Administración, y, segundo, estábamos poniendo en riesgo el propio perfil del candidato que se iba a someter a votación. Creo que lo que ha conseguido el PSOE es bloquear la elección de un director general de Telemadrid, pero sobre todo perjudicar a cientos de trabajadores que están deseando tener un director general y tener un proyecto. Ahora van a tener que esperar como mínimo al 12 de enero a ver si Telemadrid arranca de una vez por todas.

¿José Pablo López [actual director general de 13TV, participada mayoritariamente por la Conferencia Episcopal] es el perfil más adecuado para dirigir el ente público regional?

Nosotros cuando cambiamos la ley el año pasado lo que queríamos es que la política dejara de opinar sobre la televisión, dejara de tener injerencias y que los políticos dejaran de descolgar el teléfono para pedir cambiar titulares, cambiar tertulianos o los editoriales. Queríamos que Telemadrid funcionara de forma autónoma a partir de unas bases marcadas por la Asamblea. Esas bases ya están marcadas. El Consejo de Administración, cuyos miembros fueron elegidos por unanimidad por todos los grupos de la Cámara, tiene la competencia y el encargo de proponer un director general. Por eso no entendemos que ahora, al elegir su propuesta, haya partidos que no estén de acuerdo. Oiga, este Consejo ha presentado un candidato elegido por mayoría absoluta del Consejo. Cinco de los nueve miembros han votado a favor de ese candidato. No entiendo por qué hay que vetarlo si es el candidato propuesto por el propio Consejo de Administración de Telemadrid. Sinceramente no entiendo ni comparto el movimiento del PSOE.

Después de lo ocurrido, ¿se someterá en enero a votación el mismo nombre o podrá presentarse a otro?

Se someterá el mismo nombre porque lo que ha pedido el PSOE es que la exposición sobre su proyecto que hizo el señor López en la Comisión pues lo extienda al Consejo de Administración, que lo cuente allí. Para presentar a otro candidato en el Consejo de Administración la Asamblea tendría que votar en contra de ese candidato.

Rivera ha dicho que Ciudadanos es el partido más transparente y democrático de Europa pero  los críticos de #TransCsparencia lo ponen en duda.

No sé si es el más transparente de Europa pero de España no me viene a la cabeza ninguno más transparente.

¿Sancionar a las corrientes internas es muy democrático?

Todas las críticas son positivas. De hecho, Ciudadanos es un partido que asume muy bien las críticas. Lo que no queremos son corrientes interesadas, personas o grupos de interés que se afilian al partido – como tenemos constancia de ello- que intentan desvirtuar o ir en contra de los intereses del partido. Como eso lo hemos vivido, ver cómo de repente más 110 personas se afilian con una única cuenta corriente asociada para reventar un proyecto literalmente dentro de una comunidad autónoma o en una provincia, pues eso no queremos que pase.

¿Eso es lo mismo que opinar?

Eso es posicionarse en bloque en contra de los valores del partido, y eso es lo que no queremos. Queremos que la gente sea libre para opinar. En Ciudadanos tenemos 30.000 opiniones que son las de los 30.000 afiliados que tenemos, pero dentro de los valores de partido. Quien quiera ser de Ciudadanos tiene que compartir sus valores y su estrategia.

¿Dentro de esos valores ya no incluyen planteamientos de izquierdas?

Nunca hemos sido un partido de izquierdas. Ni tampoco de derechas. Somos un partido que estamos plenamente convencidos de que se puede ser liberal en lo económico y eficaz en lo social. Para tener un estado de bienestar fuerte y una red de asistencia fuerte se necesita generar riqueza, generar puesto de trabajo y apoyar a tus empresarios.

En Europa hay una corriente conservadora, una corriente socialdemócrata y una corriente liberal progresista que gobierna en siete países de la UE. En España ni PP ni PSOE han estado interesados en permitir que ese espacio del centro político medre con una figura, con un partido y con una marca como la de Ciudadanos que a día de hoy está capitalizando el centro político.

¿Albert Rivera es el líder indiscutible?

Es un líder y lo seguirá siendo siempre. Albert Rivera para mí es un líder indiscutible y lo está demostrando. Ha conseguido en muy poco tiempo que un proyecto que nació en Cataluña, dé el salto a nivel nacional y que ahora tengamos tres millones y pico de votantes y estemos consolidando un espacio y una forma de hacer política que hasta ahora no existía en España.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha