eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Macron desvela la profunda reforma institucional que propone para Francia

- PUBLICIDAD -
Macron desvela la profunda reforma institucional que propone para Francia

Macron desvela la profunda reforma institucional que propone para Francia

El presidente francés, Emmanuel Macron, sentó hoy las bases de la profunda reforma institucional que propone para su país y que incluye reducir en un tercio el número de parlamentarios, introducir la proporcionalidad en las elecciones o aprobar un menor número de leyes.

En un discurso de una hora y media ante las dos cámaras del Parlamento en Versalles, desgranó los grandes ejes de su política para los cinco años de mandato, aunque los anuncios más concretos fueron los referidos a su programa de regeneración democrática.

Su alocución estuvo marcada por el boicot de los diputados de la Francia Insumisa de Jean-Luc Mélenchon, los comunistas y algunos centristas, que descalificaron la "monarquía presidencial" que, a su juicio, pretende encarnar Macron.

El presidente convertirá el formato de este discurso, emparentado con el del estado de la Nación estadounidense, en una cita anual a partir de ahora.

La intención de Macron, según el Elíseo, es que su primer ministro, Édouard Philippe, detalle mañana ante la Asamblea Nacional las líneas que él tan solo esbozó en una intervención de principios y sin grandes sorpresas.

La oposición cargó precisamente contra la falta de concreción en las propuestas -como la líder ultraderechista Marine Le Pen, que las tildó de "ambigüedad lírica"- y contra el vaciado que hace del discurso del martes de Philippe.

El presidente inició su intervención con una crítica velada a sus predecesores, al referirse al deseo de una "alternancia profunda" expresada en las urnas por los votantes que acabe con "los años inmóviles y los años agitados".

Las medidas estrella, como la reducción del número de diputados y senadores, ya estaban incluidas dentro de su programa electoral, pero propugnó su aprobación en el plazo de un año, tras lo cual serán sometidas a la votación de los legisladores "o al pueblo francés en referéndum si es necesario", advirtió.

"Un Parlamento menos numeroso, pero con medios reforzados, es un Parlamento donde el trabajo es más fluido (...) y que funciona mejor", señaló Macron al respecto de unas cámaras en las que actualmente hay 577 diputados en la Asamblea Nacional y 348 senadores.

Dentro de ese proceso regenerador, también manifestó su voluntad de introducir "una dosis de proporcionalidad" en la elección del Parlamento "para que todas las sensibilidades estén justamente representadas".

Pese a ello, no especificó si esa "dosis" será alta o puramente testimonial.

Pendientes de esa cuestión quedarán partidos como el Frente Nacional de Le Pen o La Francia Insumisa de Mélenchon, ya que el vigente sistema a dos vueltas penaliza a los partidos situados en los extremos del espectro y favorece a las formaciones de vocación mayoritaria.

Macron abogó asimismo por acabar con la "enfermedad de la proliferación legislativa", en la que reconoció haber participado como ministro de Economía bajo la Presidencia de François Hollande, entre 2014 y 2016.

En lugar de sacar adelante un torrente de nuevas normas, instó a los legisladores a realizar un mayor seguimiento y control de las que existen, para poder derogar aquellas que ya no son útiles.

Y dentro de esas medidas de renovación democrática mostró su deseo de suprimir la Corte de Justicia de la República, el órgano habilitado para juzgar a los miembros del Gobierno por el ejercicio de sus funciones, para que éstos rindan cuentas ante tribunales ordinarios como el resto de los ciudadanos.

En ese mismo plano judicial, aseguró que reforzará el papel del Consejo Superior de la Magistratura y que limitará la intervención del Ejecutivo en la designación de los magistrados de la Fiscalía (encargada en Francia de la instrucción).

También reiteró su intención de levantar el estado de emergencia en vigor el próximo noviembre, no sin antes incorporar varias de sus disposiciones a la legislación antiterrorista, "siempre bajo la vigilancia de un juez".

Macron dedicó el cierre de su discurso a la Unión Europea, a la que consideró "fragilizada por la burocracia" y por "el creciente escepticismo que deriva de ella".

"Creo firmemente en Europa, pero no encuentro ese escepticismo injustificado", dijo, antes de añadir que confía en "hacer revivir el deseo de Europa" entre sus ciudadanos.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha