eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Malasia convoca al embajador de Birmania preocupado por los rohinyás

- PUBLICIDAD -
Malasia convoca al embajador de Birmania preocupado por los rohinyás

Malasia convoca al embajador de Birmania preocupado por los rohinyás

El Gobierno de Malasia convocó hoy al embajador birmano en Kuala Lumpur para expresarle su "grave preocupación" por a la "violencia" perpetrada contra los musulmanes de la etnia rohinyá en el oeste de Birmania.

El ministro malasio de Exteriores, Anifah Aman, señaló en un comunicado que la reciente actuación del Ejército muestra el escaso avance hacia una solución de los problemas que sufre la minoría musulmana, no reconocida por el Gobierno birmano.

"Malasia cree que el tema de la violencia sostenida y la discriminación contra los rohinyás debe ser tratado en un foro internacional", remarcó el ministro ante la política de no intervención en asuntos denominados internos entre los países de la ASEAN, de la que ambos son miembros.

Centenares de personas, en su mayoría rohinyás, han perdido la vida durante el asalto a puestos gubernamentales perpetrado el pasado 25 de agosto por los militantes del Ejército de Salvación Rohinyá de Arakan (ARSA) y la posterior respuesta del Ejército birmano.

Las Fuerzas Armadas, que califican de "terroristas" a los rebeldes, sellaron ayer la región al denominarla como "zona de operaciones".

En las últimas semanas, al menos 123.000 rohinyás han cruzado la frontera de Bangladesh huyendo de la violencia, según los datos del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR).

El ARSA y los militares se intercambian acusaciones sobre violaciones de los derechos humanos.

El ministro malasio apeló en el escrito a la consejera de Estado birmana, la premio nobel de la Paz Aung San Suu Kyi, a lograr "la paz y reconciliación" del país.

Suu Kyi, líder de facto del Gobierno birmano, ha sido duramente criticada por su silencio ante la crisis humanitaria que vive el estado Rakhine (antiguamente Arakan), donde residen 1,1 millón de rohinyás.

En otro comunicado, el ministerio malasio de Exteriores pidió a sus ciudadanos evitar los viajes no esenciales a Rakhine y reclamó "precaución" a todos los malasios en el país.

Los gobiernos de Malasia e Indonesia, cuya ministra de Exteriores se reunión ayer con Suu Kyi, han sido dos de los países que han mostrado firmeza con Naipyidó.

Los rohinyá en Rakhine sufren una creciente discriminación desde el brote de violencia sectaria de 2012 que causó al menos 160 muertos y dejó a unas 120.000 personas confinadas en 67 campos de desplazados.

Las autoridades birmanas no reconocen la ciudadanía a los rohinyá, les consideran inmigrantes bengalíes y les imponen múltiples restricciones, incluida la privación de movimientos.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha