eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Zeid pide al Consejo de Seguridad que estudie intervenir en Burundi

- PUBLICIDAD -
Zeid pide al Consejo de Seguridad que estudie intervenir en Burundi

Zeid pide al Consejo de Seguridad que estudie intervenir en Burundi

El alto comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Zeid Ra'ad Al Hussein, pidió hoy al Consejo de Seguridad del organismo internacional que considere la posibilidad de intervenir en Burundi tras la escalada de la violencia en el país.

El día 2 de noviembre, el presidente de Burundi, Pierre Nkurunziza, lanzó un ultimátum a los habitantes de la pequeña nación africana y les instó a "devolver las armas" amenazando que si no serían tratados como "enemigos de la nación".

Para el Alto Comisionado de Derechos Humanos, la connotación violenta del lenguaje, que "ya se ha oído anteriormente", podría ser "síntoma" de una ola de violencia mayor.

Por ello, Zeid solicitó al Consejo de Seguridad que explore todas las "opciones posibles" para detener la violencia, incluyendo la congelación de activos o la prohibición de viajar a determinados representantes del régimen, entre otras medidas, y así evitar un conflicto mayor.

Incluso, el alto comisionado sugirió al Consejo de Seguridad "considerar la aplicación del capítulo VII" de la Carta del organismo internacional, para acabar con la violencia.

Ese capítulo permite la imposición de sanciones y el uso de la fuerza como último recurso.

El pasado mes de abril se iniciaron una serie de violentas protestas en Burundi, después de que el presidente Nkurunziza anunciase su intención de presentarse a las elecciones por tercera vez, algo prohibido por la Constitución del país.

Los comicios se realizaron en julio y Nkurunziza ganó las elecciones con un 69 % de los votos, un resultado que la comunidad internacional no ha reconocido por la falta de garantías durante su celebración.

Según datos de la ONU, unas 240 personas han sido asesinadas tras el comienzo de las revueltas.

La ola de violencia también ha llevado a un aumento de las detenciones aleatorias, siendo los miembros de la oposición, periodistas, defensores de los derechos humanos y sus familiares, los principales objetivos.

El miedo a la represión política ha provocado la huida de más de 160.000 personas hacia los países vecinos de Ruanda, Tanzania y República Democrática del Congo, según datos de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

Por todo ello, la ONU insta al Gobierno de Burundi a tomar el control de la situación y restaurar la confianza en su ejecutivo para evitar un aumento de la violencia y que el país pueda desarrollarse pacíficamente.

A esta petición, se unieron hoy las más importantes ONG de defensa de los derechos humanos al solicitar al Consejo de Derechos que organice una sesión especial para debatir sobre la situación en Burundi.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha