eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El Gobierno de Renzi propone votar como moción de censura su ley de uniones gais

- PUBLICIDAD -
El Gobierno de Renzi propone votar como moción de censura su ley de uniones gais

El Gobierno de Renzi propone votar como moción de censura su ley de uniones gais

El Gobierno italiano anunció hoy que someterá el miércoles a votación como una moción de censura su proyecto de ley sobre uniones homosexuales, decisión que ha provocado críticas de la oposición y de la Iglesia católica.

La ministra para las Reformas, Maria Elena Boschi, anunció en la Cámara de Diputados que el Gobierno someterá mañana el texto a una moción de confianza, de manera que el Ejecutivo supedita su continuidad al resultado de la votación de este texto.

La propuesta legal ha sufrido numerosos retrasos y bloqueos durante su tramitación parlamentaria y ahora afronta su fase final en la cámara baja del Parlamento.

Renzi ha recurrido a esta estrategia en otras ocasiones y lo hace para evitar el temido voto secreto y mantener compacto a su partido y a su Gobierno de coalición, cuyo principal socio es el Nuevo Centroderecha, muy crítico con el proyecto legislativo.

También imposibilita que los diputados presenten propuestas al texto, algo que obligaría a una nueva lectura en el Senado, posponiendo una vez más su aprobación.

El anuncio de la ministra Boschi en la Cámara Baja suscitó los abucheos de la oposición, entre ellos el del portavoz de la ultraderechista Liga Norte, Massimiliano Fedriga, quien calificó a los miembros de los partidos de Gobierno de "siervos de la gleba".

El diputado Maurizio Bianconi, de "Conservadores y Reformistas", se mostró visiblemente irritado ya que, según refirió en sede parlamentaria, ni siquiera les han permitido votar el texto.

El legislador Alfonso Bonafede, del Movimiento Cinco Estrellas, tildó de fascista el método de imponer una moción y dijo que el Gobierno trata al Parlamento como "un felpudo en el que limpia sus pies".

Las críticas también procedieron desde fuera del ámbito político y el secretario general de la Conferencia Episcopal italiana, monseñor Nunzio Galantino, muy crítico con la reforma, aseguró que la moción "representa una derrota para todos".

De este modo los legisladores conservadores y la Iglesia católica volvieron a arremeter contra un texto que ha ido perdiendo artículos durante su paso por el Parlamento, debido sobre todo a la presión que el NCD ha ejercido desde dentro del Gobierno.

El proyecto de ley sobre las uniones civiles, siempre que sea aprobado, legalizará por primera vez las uniones entre personas del mismo sexo y las parejas de hecho tanto gais como heterosexuales.

En esencia contarán con las mismas obligaciones y prácticamente los mismos derechos que los matrimonios convencionales, con la excepción de que las parejas homosexuales no podrán adoptar hijos, ni siquiera el biológico de su compañero sentimental.

Este punto ha sido el causante principal de que el texto haya permanecido bloqueado durante meses en la Comisión Justicia del Parlamento y el Gobierno acabó eliminándolo durante su estudio en el Senado, que finalmente aprobó el texto el pasado 25 de febrero.

La probable inminencia de su aprobación definitiva, quizás ya mañana, ha sido celebrada por las organizaciones LGBT (Lesbianas, Gais, Bisexuales y Transexuales) que ven en el proyecto de ley un primer paso en la defensa de sus derechos.

El secretario nacional de la organización Arcigay, Gabriele Piazzoni, dijo en un comunicado que el documento representa "un vaso medio vacío" pero al mismo tiempo reconoce derechos que "muchas personas homosexuales esperan desde hace una vida".

El presidente de Equality, Aurelio Mancuso, aseguró que comprende el malestar ante este tipo de métodos a la hora de legislar pero al mismo tiempo señaló que representa "una liberación porque finalmente se llega a un resultado, finalmente la cosa va en serio".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha