eldiario.es

Aumenta la tasa de fertilidad en Alemania por primera vez en más de tres décadas

En 2015 la tasa de fertilidad fue de 1,5 hijos por mujer, una señal de que el país ha superado una etapa crítica después de años con descensos de natalidad

La tasa de nacimientos en Alemania es importante porque marcará las decisiones políticas del país y del resto de Europa

- PUBLICIDAD -
La xenofobia enturbia el balance de la reunificación alemana

Angela Merkel, recibida con ramos de flores de niños a su llegada al Parlamento Regional Landtag de Düsseldorf, Alemania. EFE

La tasa de fertilidad en Alemania ha aumentado 33 años después, una señal de que el país ha superado un escollo después de años de descenso en la tasa de nacimientos. En 2015 la tasa de fertilidad en Alemania era de 1,5 hijos por mujer, 56 recién nacidos por cada 1.000 mujeres, más que en los años anteriores. La última vez que se registraron números similares fue en 1982.

Ningún otro país en el mundo ha tenido un periodo tan prolongado con una tasa de fertilidad menor a 1,5 hijos como el que ha tenido Alemania, una tendencia que se remonta al año 1975 en la antigua Alemania del Oeste. En la antigua zona del este, los índices de natalidad cayeron estrepitosamente después de la reunificación en los 90, algo que hizo que Alemania fuese apodada como "la tierra sin niños".

Recientes resultados estadísticos muestran que las mujeres de este país están teniendo más hijos que las de los países mediterráneos como Grecia, Italia o España.

La tasa todavía está lejos de la tasa de reemplazo de 2,1 hijos por mujer. Según las proyecciones publicadas el pasado mes de abril, se espera que la población alemana descienda en unos 10 millones de personas para 2060, lo que significa que el país será el hogar de entre 68 y 73 millones de habitantes. Actualmente tiene una población de 81 millones.

La inmigración ha sido un factor clave a la hora de darle la vuelta a las tasas decrecientes de los años 90. Entre las mujeres con nacionalidad alemana, las tasas de natalidad aumentaron de 1,42 a solo 1,43 en los años 2014 y 2015. Entre las mujeres con nacionalidad no alemana asentadas en el país, sin embargo, las tasas en el mismo periodo aumentaron de 1,86 a 1,95.

Pero solo la inmigración no explica la tendencia actual. Sajonia, por ejemplo, ha sido el estado alemán con la mayor tasa de nacimientos del país desde el año 2007, momento en el que el este del país superó al oeste en términos de niños por mujer, a pesar de que Sajonia tiene una de las tasas más bajas de habitantes nacidos en el extranjero.

En Berlín, donde aproximadamente uno de cada tres habitantes tiene raíces multiculturales, la tasa de natalidad se ha mantenido en los últimos dos años.

Según Martin Bujard del Instituto Federal alemán de Estudios Demográficos, el factor más importante en la tendencia reciente ha sido una serie de reformas en las guarderías. "El este de Alemania siempre ha tenido mucha mayor oferta de guarderías para menores de tres años", apunta.

"Triplicar el número de plazas de guardería en los últimos 15 años ha jugado un papel central a la hora de permitir a las mujeres combinar trabajo y familia, especialmente en el antiguo oeste. Se garantizó que las tasas de fecundidad comenzasen a aumentar incluso sin el factor de las migraciones", apunta.

La tasa de nacimientos de Alemania es significativa porque es vista como un factor importante en los fundamentos detrás de las decisiones políticas clave de la economía más fuerte de Europa en los últimos años. La "irresponsabilidad de reducir la carga de futuras generaciones con deuda" es un argumento citado por los defensores alemanes de disciplina fiscal, mientras que las preocupaciones sobre el descenso demográfico ha cambiado el discurso político en torno a la inmigración.

"Alemania está en una mejor posición de la que estaba en los 2000, pero solo ligeramente", explica la economista Olga Pötsch de la Oficina Federal de Estadística. "Pero no vamos a tener un baby boom de repente por arte de magia". Para compensar las bajas tasas de nacimientos a finales de los 90 y a principios de los 2000, explica Pötsch, Alemania necesitaría una tasa de nacimientos de 2,5 a 3 para prevenir futuros desequilibrios demográficos.

Traducido por Cristina Armunia Berges

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha