eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Hoy también es día de lucha contra la violencia de género

"Ni los medios de comunicación, ni la acción política, ni los discursos, ni las instituciones del estado pueden dejar la lucha contra la violencia de género para el 25 de noviembre y pasada esa fecha, mirar hacia otro lado, como si nada"

25 Comentarios

- PUBLICIDAD -

Sí, hoy también es día de lucha contra la violencia de género. Y mañana, y el 24 de diciembre y el 6 de enero y todos los días del año. Una violencia que arrasa la vida de miles de mujeres, de sus hijas e hijos; que asesina a centenares de ellas y a un número cada año más elevado de menores, no es cosa de un día.

Ni los medios de comunicación, ni la acción política, ni los discursos, ni las instituciones del estado pueden dejar la lucha contra la violencia de género para el 25 de noviembre y pasada esa fecha, mirar hacia otro lado, como si nada.

Hoy, como ayer, como mañana, más de doscientas mujeres se acercarán con mucho miedo y aún más dudas a una comisaría o a un juzgado a poner una denuncia por violencia de género. Algunas lo harán acompañadas y bien asesoradas; la mayoría, solas y probablemente sin haber consultado a ninguna abogada.

Hoy, como ayer, como mañana, cientos de mujeres conocerán la noticia de que su denuncia ha sido archivada. Otras, que el maltratador ha sido absuelto, que su solicitud de medidas de protección ha sido denegada. Algunas, respirarán aliviadas al conocer que el hombre que las tortura a diario tiene una orden de alejamiento. Otras pocas recibirán la sentencia condenatoria que les reconoce su padecimiento durante años.

Hoy, cientos de niños irán a clase medio dormidos porque no habrán pegado ojo escuchando toda la noche los gritos y los golpes que su padre le propinaba a su madre. Otros, con el miedo en la mirada, solo querrán que termine el día para llegar a casa y comprobar que su madre sigue allí. Esta tarde, un montón de niñas no serán capaces de concentrarse en sus deberes. Otras, saldrán corriendo de sus hogares, cogidas de la mano de su madre, para subir a un coche del SAMUR social que les llevará a un refugio de emergencia que les proteja la vida hasta encontrar una casa de acogida en la que instalarse una temporada.

Esta noche, cientos de mujeres en todo el país tomarán un antidepresivo, una pastilla para dormir, cualquier cosa que les haga olvidar para no desesperar, que alivie el dolor de una vida sin vida, de una agonía sin consuelo; para olvidar que se desangran por dentro y por fuera; por ellas y por sus hijos; por el presente y por el futuro que les aguarda.

Cualquier día de estos, nos sobresaltaremos con un asesinato con ensañamiento, con unos vecinos que no sabían nada y quizá, hasta con un juez o jueza que denegó la orden de protección a la víctima porque consideró que tenían un riesgo muy bajo de ser asesinada. Nos encontraremos con el desgarro de una familia y amistades que sabían o no, que sospechaban o no pero que probablemente no dijeron nada porque de “esas cosas” no se habla. Cualquier día de estos, uno o varios niños se quedarán huérfanos y heridos de violencia de por vida. Cualquier día de estos…

Vivir con miedo. Ese parece ser el destino de millones de mujeres en el mundo. Sin embargo, como dice Alicia Puleo, el concepto de violencia de género ha sido forjado para subrayar el carácter estructural, ideológico y aprendido –por lo tanto, susceptible de cambio; la igualdad se aprende, la desigualdad, también-, de las innumerables formas de violencia sufridas por las mujeres en todo el mundo.

Sí, se puede y se debe acabar con la violencia a pesar de que se están fabricando por parte del neomachismo representaciones sociales sobre la violencia patriarcal que tienen como objetivo su despolitización. La violencia de género es incompatible con la democracia. La violencia de género es la máxima manifestación de la desigualdad por lo que mientras haya mujeres que vivan con violencia, la ciudadanía de las mujeres se encuentra en entredicho. No hay ciudadanía para las mujeres sin eliminar la violencia de género. Las mujeres tienen derecho a una vida libre de violencia. Una sociedad decente exige avanzar hacia una sociedad segura y libre de violencia de género, que garantice una respuesta efectiva a las mujeres que sufren violencia así como a sus hijos e hijas generando y ofreciendo los mecanismos necesarios para conseguirlo.

Por todas estas razones, el PSOE presentó ya en el mes de agosto el Acuerdo Social, Político e Institucional contra la Violencia de género “Por una sociedad libre de violencia contra las mujeres” que resume los puntos básicos de nuestra propuesta y que pasa por reponer y aumentar recursos, mejorar la coordinación, poner en marcha el acompañamiento judicial personalizado para facilitar la denuncia a las mujeres víctimas y atender específicamente a quienes la retiran por miedo, coacciones o cualquier otra circunstancia. También recoge la activación permanente del Plan Nacional de Sensibilización y Prevención de la Violencia de Género, poner en marcha un Plan integral para prevenir, proteger y reparar el daño a menores víctimas de violencia de género y desarrollar la obligatoriedad de especialización acreditada y previa para trabajar en los juzgados especializados en violencia de género. El acuerdo concluye con el compromiso de incluir en la Ley Integral contra la violencia de género todas las formas de violencia contra las mujeres no solo la que se produce en los ámbitos de pareja como estipula la ley en vigor.

De todas las medidas presentadas en el Acuerdo, la más destacada es incorporar al currículo la formación específica en Igualdad, educación afectivo- sexual y prevención de la violencia de género en todas las etapas educativas. Solo educando en igualdad podremos vivir en igualdad. Solo si acabamos con la profunda desigualdad entre mujeres y hombres que aún soporta nuestra sociedad, erradicaremos la violencia de género.

- PUBLICIDAD -
- Publicidad -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha