eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Podemos y el PSOE tienen que entenderse

Transmitir a la opinión pública la idea de que empieza a fraguarse seriamente un proyecto destinado a echar a Rajoy de La Moncloa no solo justifica un esfuerzo de acercamiento entre el PSOE y Podemos, sino que obliga a emprenderlo sin más tardanza

39 Comentarios

- PUBLICIDAD -
PSOE y Podemos tendrán su primera reunión de equipos el próximo lunes en el Congreso, presidida por Sánchez e Iglesias

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias.

El PSOE y Podemos no pueden defraudar las esperanzas que aún les quedan a los millones de ciudadanos que les votan. Tienen que dar ya mismo un mensaje claro y creíble de que pueden y quieren entenderse para echar a al PP del gobierno. Cuando sea posible, que no va ser inmediatamente. Pero en todo caso no puede durar un día más la sensación de que Mariano Rajoy, la indecencia política y la inmoralidad dominan la situación. Y, sobre todo, la de que así va a seguir eternamente. En estos momentos, esa necesidad es un reto mucho más importante que cualquier otro tanto para el partido de Pedro Sánchez como para el de Pablo Iglesias. Porque la credibilidad de ambos se juega justo en este terreno.

Ese entendimiento no es fácil. No sólo por la carga de desconfianza mutua que existe entre ambos partidos y seguramente también entre ambos líderes. Sino, asimismo, por el contraste de intereses que les separa y por la complejidad misma de la situación política.

Por si no se sabía, nos lo repiten complacidos cada día los corifeos mediáticos del PP: Podemos y el PSOE son efectivamente rivales electorales muy directos. Una parte significativa de sus electorados potenciales pueden decantarse por uno u otro partido en las próximas elecciones generales y también, aunque puede que algo menos, en las autonómicas y municipales.

Pero, visto con un mínimo de frialdad, eso no tiene por qué ser un impedimento insalvable en el camino de un acuerdo político contra el PP. Porque a estas alturas, otra cosa era hace cuatro o cinco años, la clave del atractivo electoral de uno y partido no está en su eficacia para distinguirse del otro, en su vehemencia para asegurar que todo los separa y los distingue.

El perfil político de Podemos está lo suficientemente claro para los que le han votado y para los que podrían hacerlo, como para no necesitar nuevas afirmaciones de sus diferencias con los demás partidos. Su éxito o su fracaso electoral dependen de otros factores. Ciertamente el PSOE de Pedro Sánchez necesita aún completar su perfil y su propuesta y, sobre todo, convertir en formulaciones políticas convincentes las proclamas que su líder hizo para ganar las primarias. Pero eso exige afirmaciones en positivo, no negaciones de los demás.

El gobierno de unidad que acaba de acordarse en Castilla-La Mancha, pendiente aún de su ratificación por parte de los afiliados a Podemos, es seguramente un hecho aislado. Pero indica algo fundamental en cuanto a la posibilidad de un entendimiento más amplio. Porque también en esa región ambos partidos se disputan hasta el último voto. Sin embargo, han comprendido que lo prioritario en estos momentos es que el gobierno regional funcione y que eso es vital para impedir que el PP pueda volver a ocuparlo. Que García Page, uno de los más duros opositores de Pedro Sánchez en la batalla interna socialista, haya propiciado ese acuerdo indica que en política no hay tabúes, sino que la consecución de objetivos justifica un movimiento y su contrario según sean las circunstancias.

Hacer la vida imposible a Rajoy y a los suyos, transmitir a la opinión pública la idea de que empieza a fraguarse seriamente un proyecto destinado a echarle de La Moncloa no solo justifica un esfuerzo de acercamiento entre el PSOE y Podemos, sino que obliga a emprenderlo sin más tardanza. Porque empieza a cundir el desánimo entre los muchos millones de ciudadanos que reniegan del PP, que padecen las consecuencias de sus políticas antisociales, que no soportan sus mentiras sobre un éxito económico que no ha cambiado, sino que ha empeorado, la suerte de muchos, jubilados entre ellos, que están hartos de sus indecencias cotidianas en el manejo de las instituciones y que ya no soportan la arrogancia de sus líderes y de sus portavoces mediáticos.

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias tienen que colocar en la sala donde se reunirán próximamente un cartel en el que ponga que ambos partidos corren el riesgo de que mucha gente les vuelva la espalda si no empiezan a hacer en serio algo, o mucho, para acabar con el reinado del PP.

La condición sine qua non para empezar a trabajar en esa dirección es que ambos coincidan realmente en que esa es su prioridad. Ese sería un paso de gigante que aún no se ha dado, ni mucho menos. Articular esa voluntad en la realidad política y hacerla operativa vendría después y es obvio que no será fácil. Pero el acuerdo de principio entre Podemos y el PSOE es la clave para poder abordar esas dificultades con posibilidades de superarlas. Bien lo sabe el PP, que, aparte de sacarse de la manga trampas ridículas como la del homenaje a Miguel Ángel Blanco, en los últimos tiempos está haciendo todo lo que puede para demonizar al partido de Pablo Iglesias, pintándolo poco menos que como una sucursal del Estado Islámico. Porque cree que así va a disuadir a Pedro Sánchez de acercarse a él.

Contar o no con Ciudadanos en la operación para alejar al PP del poder, antes o después de las elecciones, es una de las disyuntivas que pueden hacer inviable el entendimiento. Si la situación catalana no evoluciona, después del 1 de octubre, en el sentido de que abra la posibilidad de una negociación política entre el PSOE, Podemos y alguna de las principales fuerzas independentistas, un eventual pacto con Ciudadanos sería imprescindible. Podemos tendría entonces que revisar su planteamiento al respecto o cuando menos admitir la posibilidad de que podría hacerlo si el partido de Albert Rivera empezara a dar muestras reales de que no estaba dispuesto a sostener el Gobierno del PP.

Son demasiadas las incógnitas pendientes como para hacer pronósticos. Dejemos ese terreno especulativo en manos de los gabinetes de expertos de cada partido. Ya se verá por dónde sale la cosa, que puede dar muchas sorpresas. Pero hoy lo importante es que el PSOE y Podemos digan creíblemente que lo que más les importa a ambos es echar al PP de La Moncloa. Aunque sólo sea para que gentes como el que esto firma se animen un poco.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha