Sobre este blog

Este contenido está realizado por o para un anunciante y no interfiere en la información de eldiario.es/andalucia

El Ayuntamiento de Sevilla blinda a su plantilla frente al acoso sexual con un protocolo de prevención y asistencia

Imagen de un protesta contra el acoso sexual

0

¿Qué hacer si se sufre acoso por razón de sexo o por orientación sexual e identidad de género? Las personas empleadas por el Ayuntamiento de Sevilla, que respalda este contenido, tienen una novedosa herramienta para prevenir y poner freno a cualquier conducta de ese tipo y cualquier forma de violencia asociada a la misma. A su disposición tienen un protocolo de actuación que incluye medidas preventivas, denuncias, asesoramiento y asistencia a las víctimas. Además, una Comisión Operativa del Protocolo contra el Acoso (COPA) es la encargada de emitir recomendaciones, analiza las denuncias, coordina las investigaciones en este sentido y plantea las medidas que deben adoptarse desde el ámbito de los recursos humanos.

Se trata de un instrumento para la prevención y la intervención ante el acoso sexual puesto en marcha por la Delegación de Igualdad del Ayuntamiento de Sevilla que ha sido participado y consensuado con los representantes de los trabajadores, enriquecido con las aportaciones sindicales. Además de su carácter innovador y avanzado en relación con la materia sobre la que versa, es el primer instrumento de estas características para la plantilla municipal del Ayuntamiento de Sevilla y cumple de pleno la normativa en la materia, con el fin de ser garantista de los derechos de las personas implicadas.

El protocolo establece una serie de medidas preventivas y la creación de un órgano de asesoramiento, investigación, denuncia y protección de la víctima, así como una red de referentes próximos en cada servicio a los que acudir ante una conducta de acoso. El procedimiento planifica instrumentos adecuados de concienciación, información, protección e intervención ante cualquier denuncia, lo que hace del Ayuntamiento de Sevilla un organismo pionero en la lucha contra las violencias machistas. Su puesta en marcha a través de las Áreas de Igualdad y Recursos Humanos, traslada un también mensaje claro a los agentes sociales y a las empresas para que elaboren sus propios protocolos.

De hecho, el tercer Observatorio de Igualdad de Adecco Group Institute, el centro de estudios y divulgación del Grupo Adecco, dejaba recientemente un dato preocupante. Prácticamente un 30% de las empresas dice no tener un protocolo contra el acoso sexual o por razón de sexo, una obligación que establece la Ley Orgánica de Igualdad. Su incumplimiento supone una infracción grave de las relaciones laborales y, según los casos, hay quien considera que también puede sancionarse por falta de prevención de riesgos laborales, con mayores multas para las empresas.

El protocolo del Ayuntamiento de Sevilla pretende blindar a los trabajadores del consistorio y de sus empresas y organismos autónomos contra cualquier conducta de acoso sexual y ante cualquier denuncia que se produzca, garantizando que el consistorio hispalense esté libre de acoso y libre de violencia de género, y para que los espacios de trabajo sean seguros.

Sevilla, en ese sentido, cuenta con la mayor red de centros de atención a la mujer de Andalucía (CIAM), un ambicioso programa de coeducación en los colegios para prevenir conductas machistas y la violencia de género, así como una amplia red de Puntos Violeta en equipamientos y espacios municipales y también una financiación específica para proyectos de entidades sociales destinados a fomentar la igualdad entre hombres y mujeres, la lucha contra la violencia de género y la erradicación de la prostitución.

El protocolo ante el acoso sexual manifiesta una tolerancia cero ante cualquier conducta de esas características para fomentar y mantener un entorno de trabajo seguro y respetuoso con la dignidad, la libertad individual y los derechos fundamentales de todas las personas que conforman la plantilla municipal. Su enfoque es integral, es decir, abarca desde la prevención hasta la asistencia a las víctimas, así como a toda la organización municipal.

Denuncia e investigación

Además, una Comisión Operativa del Protocolo contra el Acoso (COPA) es la encargada de emitir recomendaciones, analizar las denuncias, coordinar las investigaciones y plantear las medidas que deben adoptarse desde el ámbito de Recursos Humanos ante un caso de acoso una vez que se ha confirmado. De esta manera, se habilita un mecanismo para proteger a cualquier trabajador/a municipal que sufra acoso sexual o por motivos de sexo, con la finalidad de que se adopten las medidas disciplinarias en el marco de la ley para quien haya protagonizado este acoso. Las personas integrantes del COPA deberán tener formación y/o experiencia profesional previa en materia de igualdad entre mujeres y hombres, en violencia de género y/o diversidad sexual.

Se protegerá a la víctima, se garantizará su confidencialidad, se evaluará la situación y se actuará en consecuencia una vez que se hayan comprobado los hechos. La plantilla municipal contará, asimismo, con un servicio de información, asesoramiento y apoyo en materia de acoso y se creará un Buzón de Igualdad abierto a todos los trabajadores y trabajadoras del Consistorio.

Cada uno de los servicios municipales deberá contar con una persona de referencia en materia de igualdad, violencia de género y lucha contra el acoso, constituyéndose así una Red de Referentes en el Ayuntamiento. Con ello, ante una situación de acoso, habrá una persona próxima, formada y preparada que prestará un primer apoyo y una labor de asesoramiento sobre los siguientes pasos a dar.

Ante una denuncia por acoso, se establecen medidas preventivas de protección de la víctima y también de apoyo posterior cuando se produzca la reincorporación a su puesto de trabajo para evitar posibles represalias. Y, por otro lado, se regulan y se controlan distintos fenómenos de acoso como el ciberacoso, el chantaje sexual o el acoso sexual ambiental en un entorno de trabajo. Por último, se prevé desarrollar dentro la plantilla campañas de comunicación, información y sensibilización frente al acoso y la violencia de género, además de realizar una evaluación y seguimiento permanente.

La rúbrica de este protocolo implica, asimismo, que el Ayuntamiento de Sevilla y las secciones sindicales de su plantilla se convierten en referentes frente a la violencia, especialmente hacia las mujeres, en cualquiera de sus manifestaciones, al tiempo que se comprometen a no permitir ni tolerar comportamientos, actitudes o situaciones de cualquier tipo de acoso.

Sobre este blog

Este contenido está realizado por o para un anunciante y no interfiere en la información de eldiario.es/andalucia

    Autores

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats