eldiario.es

9
Menú

Pasaporte Andalucía Pasaporte Andalucía

La misteriosa belleza del Cádiz subterráneo

Las Catacumbas del Beaterio muestran un lugar inhóspito pero muy atractivo de la ciudad gracias al trabajo de una empresa que ha recorrido el subsuelo gaditano

La visita ofrece una visión histórica y divertida de un lugar destinado para los enterramientos de una antigua orden de beatas terciarias franciscanas del siglo XVII

- PUBLICIDAD -
Recreación de las beatas por la empresa Animarte de Cádiz.

Recreación de las beatas por la empresa Animarte de Cádiz,

El subsuelo de Cádiz encierra historias nunca contadas, trazos de un pasado sepultado por el tiempo y que ahora se muestran con hallazgos como el de las Catacumbas del Beaterio. En la céntrica calle Valverde hay un pasadizo que permite al visitante acceder a un tesoro que había pasado más de tres siglos en el olvido.

Como en esas series de ciencia ficción que trasladan al espectador a otro tiempo, las Catacumbas son un viaje al siglo XVII par conocer un lugar que estaba destinado a los enterramientos de una antigua orden de beatas terciarias franciscanas. Basta con abrir una puerta junto a un típico patio interior de las fincas que conforman la arquitectura gaditana para adentrarse en la aventura.

Tras la entrada, unas escaleras empinadas y una luz muy tenue crean una atmósfera inquietante. El edificio fue construido en 1633 por la Orden Tercera de San Francisco y disponía de una iglesia. Después de la marcha de las Beatas, en este edificio se montó una empresa que enseñaba a las mujeres en riesgo de exclusión el arte de la costura, pero años más tarde, se derribó todo el edificio menos el panteón bajo, que era el lugar de enterramiento. A mediados del siglo XIX, se construyó un nuevo edificio de viviendas y las catacumbas quedaron olvidadas, convirtiéndose en un basurero.

En 1947, después de la explosión de un conjunto de minas que se almacenaban en el Instituto Hidrográfico, recordada como uno de los grandes desastres de la historia de Cádiz, el edificio levantado sobre las catacumbas sufrió un enorme destrozo, por lo que el espacio subterráneo quedó sepultado hasta nuestros días.

Visitas guiadas

El lugar lo reúne todo para despertar los sentidos. Los guías explican cómo estas catacumbas sirvieron de escondite durante la Guerra Civil para quienes buscaban refugio en las ruinas del subsuelo. Ahí abajo casi todo es estremecedor, pero la visita cobra una nueva dimensión si se realiza con la teatralización que aporta la empresa Animarte, que recrea el ambiente de aquel beaterio, pero con un toque de humor.

Además de la leyenda, también hay elementos físicos que demuestran el valor que tiene el descubrimiento realizado por el joven espeleólogo Eugenio Belgrano, que es el alma de un proyecto sólo al alcance de aventureros. Belgrano es el gran investigador del subsuelo de Cádiz y un experto en sacar a la superficie lo que otros quieren mantener oculto. Explica que d e beaterio y catacumba, este enclave pasó a ser lugar de reunión de los caballeros de la orden de la Rosacruz y ensalza el valor de un dibujo masónico que está siendo restaurado y descifrado. "A los visitantes se les explica que la masonería no era una secta. Se componía de personas que se reunían libremente, no se captaba a nadie, y para entrar había que cumplir unos requisitos".

Permanecen algunos vestigios de los pudrideros que componían la zona y también se puede imaginar la iglesia que acogía aquel edificio por las señales que se encuentran. En el futuro será aún más atractivo porque se podrá llegar hasta el estrato fenicio del subsuelo. Está en proyecto hacer una cata y excavar para mostrar un Cádiz todavía más lejano en el tiempo.

Esto es sólo un ejemplo de lo que ha podido encontrar Belgrano después de haber recorrido ya 21 kilómetros de túneles en la ciudad trimilenaria. Una pelea en solitario que está trayendo resultados porque ya son más de 2.000 las personas que han visita estas cuevas-catacumbas desde que abrieron al público el pasado mes de diciembre. "Para descubrir esto tienes que entrar buceando, no hay otro modo. Pero merece la pena porque es un turismo que gusta. Siempre se ha visto como algo oculto, maltratado, y es bonito hacer ver que tienen un atractivo turístico. Es fundamental que se interpreten estos lugares, son caminos subterráneos que permiten ver Cádiz con otros ojos", relata.

Más información

Información y reservas: http://www.catacumbasdelbeaterio.com/

Días: De lunes a sábado, en horarios de mañana y tarde.

Precio visita: 3 euros para colegios; 5 euros para residentes; 6 euros para no residentes.

Precio visita teatralizada con Animarte: entre 7 y 8 euros.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha