La portada de mañana
Acceder
Sánchez imprime un giro a la izquierda para retomar la iniciativa
El Gobierno se blinda ante una batalla legal con las eléctricas
OPINIÓN | 'El PP secuestra y el PSOE se dispara en el pie', por Elisa Beni

Queipo sigue en la Macarena, “una anomalía democrática de la que no podemos seguir siendo cómplices”

Cartel desplegado en el suelo este jueves durante la concentración frente a la basílica de La Macarena, en Sevilla.

Sara Rojas


0

Lo han vuelto a hacer este jueves. Y seguirán concentrándose a las puertas de la Macarena “una y otra vez” hasta lograr que “se retiren todos los símbolos fascistas” que todavía hoy perduran en el interior de uno de los templos sevillanos con mayor prestigio y proyección internacional. Así de contundente ha expuesto Paqui Maqueda uno de los objetivos de la Plataforma Gambogaz - de la que es coordinadora - en referencia a la “permanencia en este lugar de dos tumbas que ofenden a las víctimas del franquismo”: la del general franquista Gonzalo Queipo de Llano y su auditor de guerra, Francisco Bohórquez. 

¿Quién era Queipo de Llano?

¿Quién era Queipo de Llano?

En esta ocasión, los miembros de la plataforma memorialista se han dirigido, desde “el respeto y la consideración”, directamente “a los hermanos y hermanas de la Macarena” a través de un manifiesto. “Estamos seguros de que la Hermandad está integrada por una mayoría de personas demócratas, que se sienten incómodas soportando la ignominia de albergar los restos de este genocida”, reza el texto que se leyó durante el acto, para concluir lanzando un mensaje claro: “También en sus manos está cambiar la situación. No seamos cómplices de quienes la mantienen”. La reivindicación, por cierto, sin alusiones específicas, resuena en uno de los puntos recogidos en el programa del PSOE andaluz para las elecciones autonómicas del 19J: “los restos de los golpistas de 1936 no podrán seguir estando en un lugar preeminente de acceso público, distinto a un cementerio”.

Una cuestión de “justicia ” y “humanidad”

Desde la entidad convocante aseguran que no quieren “ofender a nadie ni acusar sin motivo”. “Pero tenemos unos argumentos poderosos”, sostienen: “Que se haga justicia con las víctimas y se deje de ofender su memoria”. Según ha señalado Paqui Maqueda a este periódico, “otros países de Europa han eliminado los símbolos de sistemas que vulneran los derechos humanos por sentido común, por humanidad, porque hacen crecer a una sociedad en democracia y en valores progresistas”. De ahí que tilde de “anomalía” el caso de Queipo de Llano en Sevilla y lamente que los restos mortales de este “criminal de guerra” manchen el prestigio internacional que tiene la basílica.

Se trata de un sentir compartido entre los miembros de la Plataforma Gambogaz y de otras entidades de memoria histórica, así como de los familiares de las víctimas y los vecinos sensibilizados con la causa que se sumaron a la convocatoria. Un sentir recogido en las letra de la chirigota “Las Al-Mohades”, que pusieron banda sonora al encuentro. “El carnaval siempre ha sido reivindicativo, muchas somos de la Macarena, vivimos en este barrio, ensayamos aquí y queremos que Queipo salga de este templo”, cuenta a este medio Raquel, integrante de la agrupación, que regaló esta actuación a los asistentes:

Del mismo modo se expresó Gabriel Baez, manifestante miembro de la plataforma: “Aunque me considero ateo, a mí la Macarena me gusta muchísimo, es una cofradía que disfruto viéndola en la calle, y saber que está ahí enterrado ese individuo me subleva y me da mucha tristeza”. “Nos parece muy injusto que continúe ahí”, sentencia por su parte Lourdes Farratell, representante de la Plataforma Gambogaz, que se ha mostrado optimista a pesar del parón de los últimos años. “Lo que hace falta es un hermano mayor que tenga predisposición y tome la iniciativa”, comenta Farratell.

Sin perder la esperanza

Por eso, esta nueva acción memorialista ha apelado a la comunidad de hermanos más nutrida de la capital (en la actualidad supera los 16.000 inscritos), entendiendo que también son responsables. “No vale echar balones al Parlamento, al Ayuntamiento, que podrían interceder y ayudarnos, pero la Ley de Memoria Histórica lo deja claro: la responsabilidad máxima es de la Hermandad”, apunta en este sentido Paqui Maqueda.

Y lo hace aludiendo al artículo 32.4 de la Ley de Memoria Histórica de Andalucía vigente desde 2017, donde se indica que “cuando los elementos contrarios a la memoria democrática estén colocados en edificios de carácter privado con proyección a un espacio o uso público, las personas propietarias de los mismos deberán retirarlos o eliminarlos”.

A pesar de los intentos frustrados y los esfuerzos vertidos durante años en esta misma dirección, desde Plataforma Gambogaz piensan seguir luchando. Están convencidos de que “tarde o temprano” los restos de Queipo y Bohórquez abandonarán la basílica. “Salió Franco del Valle de los Caídos y eso era impensable”, recuerda Paqui Maqueda. “Si seguimos aquí es porque el objetivo lo tenemos claro”, asegura. No saben cuándo será ni de qué manera. Pero tienen claro que lo conseguirán aunando fuerzas y convocando cuantas acciones memorialistas hagan falta. “Una y otra vez. Y otra”, añade la memorialista.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats