Sobre este blog

Arsenio Escolar es periodista y escritor. Con sus 'Crónicas del poder' –información, análisis y opinión de primera mano–, entrará semanalmente en eldiario.es en los detalles del poder político, económico, social... y de sus protagonistas.

Vacunación rápida y con plan B de suministros

Vacunación en Canarias

3

Economistas y sanitarios, sanitarios y economistas están en esto de acuerdo: la vacunación masiva es la mejor garantía para la recuperación económica y para salir cuanto antes de la crisis en que nos ha metido la pandemia de coronavirus. "La recuperación económica en España se producirá al ritmo de las vacunaciones", afirmaba este lunes el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en un foro de debate organizado por el diario El Español. La semana pasada, el presidente concretó mucho las previsiones del Gobierno español para la campaña de vacunación, muy similares a los de nuestros socios comunitarios: en la semana del 3 de mayo, 5 millones de españoles tendrán completada su pauta de vacunación; en la primera semana de junio, 10 millones; en la del lunes 14 de junio, 15 millones; en la del 19 de julio, 25 millones; a finales de agosto, 33 millones de vacunados completos, el 70% del total de la población.

Llevamos ya tres meses largos de vacunas contra la COVID-19, y hasta ahora a un ritmo insuficiente y a veces exasperante. No por falta de personal sanitario en las Comunidades Autónomas para administrarlas, sino por incumplimientos en algunos de los planes y calendarios de suministro de dosis acordados con las grandes farmacéuticas por la Unión Europea para sus países miembros. Las dudas sobre la seguridad de uno de los fármacos, el de AstraZeneca, han incrementado ese retraso. La UE parece convencida de que podrá paliar esos desfases temporales gracias a otros contratos con diferentes fabricantes, pero bueno sería que la Unión tuviera un plan B por si también alguno de estos nuevos acuerdos encallan o surgen en ellos algunos imprevistos. Por ejemplo, aprobar la EMA la vacuna rusa, la Sputnik, y cualquier otra que cumpla los estándares técnicos necesarios y asegurarse un buen número de dosis para la Unión –toda junta, no cada Estado miembro ni cada región por su cuenta, pues esto debilitaría mucho la capacidad de negociación–.

La pandemia se está convirtiendo en una dura prueba para todas las administraciones públicas. También para la europea. Tanto en la gestión sanitaria como en la gestión económica. En la primera, muchos ciudadanos no se explican por qué Estados o territorios que no tienen ni las capacidades económicas ni las competencias técnicas y logísticas de que dispone la UE nos llevan tanta delantera en la protección de sus poblaciones mediante la vacuna. En lo económico, la Unión ha reaccionado ahora mucho mejor que en la crisis de 2008. Los fondos europeos de recuperación parecen un buen instrumento para combatir la nueva crisis. Pero ahora hay que ejecutarlos. Los Gobiernos han de esmerarse en la trasparencia y la eficacia, en la selección e idoneidad de los proyectos, en su impacto real en la transformación de la economía, la creación de empleo, las políticas de igualdad, la transformación digital, la transición ecológica, la mejor vertebración del territorio... 

Esta semana sabremos bastante más sobre los planes españoles. Ha habido hasta ahora mucha confusión, exceso de ruido, poca visibilidad de las líneas maestras que van a guiar los planes... Muchos sectores económicos que han quedado devastados por la pandemia están esperando esa oportunidad como la única para sobrevivir. Como las personas la vacuna. Tampoco ahí podemos equivocarnos.

Sobre este blog

Arsenio Escolar es periodista y escritor. Con sus 'Crónicas del poder' –información, análisis y opinión de primera mano–, entrará semanalmente en eldiario.es en los detalles del poder político, económico, social... y de sus protagonistas.

Etiquetas
Publicado el
12 de abril de 2021 - 22:07 h

Descubre nuestras apps

stats