eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Félix Taberna

Licenciado en Ciencias Políticas y Sociología por la Universidad Complutense de Madrid, fue profesor en la Universidad Pública de Navarra y en la UNED. Asimismo, impartió clases en la Escuela de Adaptación Social del Gobierno de Navarra. También trabajó en CCOO de Navarra dentro de su Gabinete de Estudios. En la actualidad desarrolla su labor profesional como consultor en el espacio colaborativo de InPactos. También es colaborador de la Fundación Primero de Mayo y miembro del Consejo Social de la Universidad Pública de Navarra.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 33

Cordones sanitarios

Los cordones sanitarios se aplican por parte de los higienistas de salud pública desde la Edad Media. La peste, el cólera, la gripe española fueron pandemias contra las que fue preciso establecer un férreo aislamiento en aquellos territorios con personas infectadas. El propósito era evitar que se expandieran las enfermedades altamente contagiosas. Esta profilaxis sanitaria se contagió a la política. Después de la Revolución Soviética se temía que el comunismo contaminara el resto del mundo. Por ello, los países occidentales de la época expresaron que había que establecer un cordón sanitario a la Unión Soviética. En España, con el terrorismo de ETA, se volvió a reivindicar el concepto. Se tomaron medidas como la ilegalización de partidos y la autocensura, por parte de los medios de comunicación, sobre atentados y comunicados de ETA. Hay que recordar que España ha vivido, en los últimos 75 años, una Guerra Civil, una Dictadura y el terrorismo político de ETA. Hitos cruentos perpetrados por movimientos y pensamientos totalitarios.

En un sistema democrático consolidado, la marginación política sólo cabe enmarcarla en la Constitución y es de aplicación en las urnas.  La Constitución española establece que los partidos son el instrumento principal de participación política.  Expresan el pluralismo contribuyendo a la formación de la voluntad popular. Su funcionamiento debe ser democrático dentro de la ley. Así pues, las opciones políticas legalizadas se legitiman en las urnas. Y una que vez que estas opciones están en las instituciones, por mor de la voluntad popular, no tiene sentido hacer como si no existieran. No se las puede borrar. Tapándose los ojos con las manos no desaparece tu problema; hay que afrontarlo.

Seguir leyendo »

Pensar fuera de la caja

En diciembre del 2015, Rajoy convocó elecciones generales. A los meses se convocaron de nuevo elecciones, dado que el Congreso no otorgó la confianza a ningún presidenciable. En febrero de este año, con una moción de censura por medio, se volvieron a convocar elecciones porque se rechazaron los presupuestos del Gobierno Sánchez. En estos momentos, estamos a la espera de un nuevo proceso de investidura para el Gobierno de España. En definitiva, en poco más de tres años habrá habido, en el ámbito del Gobierno de España, tres elecciones generales, una moción de censura y tres constituciones de gobierno.

No se trata de mencionar la soga en casa del ahorcado. Pero, en Navarra, después de las elecciones del 26M, las cosas de la gobernabilidad tampoco van a ser sencillas. Surge la opción de que las elecciones forales se puedan repetir, allá por octubre.

Seguir leyendo »

Lo que de lejos parece, de cerca lo es

El próximo domingo se celebrarán unas elecciones que no diré que sean clandestinas, pero sí poco atractivas. Son las elecciones al Parlamento Europeo que eligen a 751 diputados en 28 países.  En las celebradas hace cinco años participó un 45% de la ciudadanía española con derecho a voto. Hace veinte días, en las Elecciones Generales participó el 76%. En esta ocasión, al coincidir con procesos propios habrá más participación, pero nadie duda del escaso interés que provocan las elecciones europeas. No sólo en España sino en toda Europa.

La duda es si ese escaso interés es porque es algo lejano o porque realmente no son importantes. Desde mi punto de vista, el Parlamento Europeo es una cámara muy poco operativa. Con escasa capacidad de decisión para su alta legitimidad democrática, dado que es elegida directamente por el conjunto de los ciudadanos europeos. Sus competencias son compartidas con el Consejo Europeo o la Comisión Europea. El mecanismo de control parlamentario es muy relajado. Además, hace falta ser un verdadero experto en derecho comunitario para entender algunos de sus procedimientos reglados.

Seguir leyendo »

Una campaña inútil

Una de las máximas que he aprendido en mi oficio de politólogo es que la política debe ser aburrida. Es el lógico efecto de que ésta sea previsible, programable, evaluable. Es decir, la política debe ser racional; que cumpla con los objetivos para los que está creada. Que no es otro que el de la utilidad social. Sin embargo, la política española, y por derivación la navarra, desde hace más de cinco años, se encuentra sometida a mucho estrés. Que no es otra cosa que un conjunto de alteraciones que se producen como respuesta a determinados estímulos adversos. Estas alteraciones se manifiestan en enconamiento, polarización, discursos inflamados.

A la crisis económica, le siguió la crisis política como efecto de insatisfacción ciudadana y a veces de desesperación. En estos casi seis años, el anterior sistema se fragmentó, a la vez que las fuerzas nacionalistas aceraron sus perfiles. El sistema político anterior empezó a mostrar problemas de funcionamiento; se produjo un fallo multiorgánico.

Seguir leyendo »

Democracia Balneario

En mi pueblo, en las comidas de la Asociación de Jubilados y Jubiladas, no pueden faltar los fritos, los langostinos, ni el cordero. Si éstos son suprimidos se monta el follón. La razón de esta pauta se encuentra en el atavismo gastronómico que convierte a estos alimentos, antaño escasos hoy cotidianos, en símbolo de fiesta; de Día Grande.

En España, todavía existen muchas generaciones que durante décadas no tuvieron la opción de votar democráticamente; de elegir el sentido ideológico del gobierno de turno. Por ello, estas personas, ya mayores, no se pierden una elección; retienen en su memoria el hambre democrática que pasaron. Sin embargo, para aquellas generaciones que nacieron con la democracia instalada, votar es menos valorado. El hecho de poder ir a las urnas lo dan como algo común, como algo normal y corriente. Como comer langostinos o cordero cualquier día. Quizás por ello, la participación electoral es mayor en las personas de más de 60 años; lo celebran como algo extraordinario.

Seguir leyendo »

Héroes de proximidad

En cierta ocasión, un médico de pueblo se encontraba en un bar con sus amigos; se le acercó una persona que empezó a contarle sus males. El médico le dijo: “Bájate los pantalones que te voy a poner una inyección”. El asombrado intruso le preguntó: ¿Pero, aquí? Sí, aquí me has hecho la consulta, le contestó el doctor. Esta anécdota siempre me recuerda a los alcaldes y concejales de los pueblos; sus vecinos y vecinas constantemente les asaltan en la calle sobre múltiples problemas cotidianos. Que si el contenedor de la basura está en mi portal; que si me molesta la música del vecino; que si el camino rural está en mal estado... De ahí, que a estos cargos locales se les pueda denominar como “Héroes de Proximidad”.

En estos momentos, el mundo político bulle ante las próximas elecciones. Muchas serán las personas candidatas a rellenar las planchas electorales. Pero, en las elecciones municipales, el fervor por ser candidato o candidata será sensiblemente inferior. Habrá muchos municipios donde no haya candidaturas por falta de personal dispuesto a ser concejal. Si no fuera porque los partidos políticos fomentan la presentación de candidaturas locales como forma de extender su influencia, el panorama sería desolador. Cada vez más, los partidos recurren a personas extrañas al pueblo para rellenar las escuálidas candidaturas locales. Las listas, en la gran mayoría de los municipios, deben ser completas, cerradas y bloqueadas.

Seguir leyendo »

Happycracia

Así se titula el libro de los profesores Cabanas e Illouz que denuncian la actual presión social por ser feliz. Ponen el dedo en la llaga en esa obsesión por anhelar la felicidad que crea hipocondríacos emocionales. Lo vemos en nuestras carnes. Casi nadie confiesa, a la vuelta de sus vacaciones, que le ha hecho mal tiempo; que su vuelo ha sido un horror; que ha reñido con su pareja o que les han engañado con el hotel. Siempre se relata, y se multiplica en las redes, unas idílicas y felices vacaciones porque ésa es la obligación.

Por otro lado, existe una tendencia a conducir el estado de la felicidad a un asunto personal; de itinerario meramente individual y no trasferible, más allá de para provocar la envidia. Sin embargo, esa corriente individualista de la felicidad no es la que pauta Naciones Unidas De hecho, el Día Internacional de la Felicidad, establecido por Naciones Unidas trata de reconocer la relevancia de la felicidad como aspiración para las políticas de gobierno.  No se puede reducir la felicidad a un afán individual; también es un afán colectivo.

Seguir leyendo »

De cuando se recupera la historia

Dicen que agua pasada no mueve molino; pero sin esa agua el molino no existiría en la actualidad. Hace unos días, el presidente del Gobierno de España se desplazó a Montauban a reconocer oficialmente a Manuel Azaña como presidente del Gobierno de España y Jefe de Estado que fue. Lo insólito del asunto es que antes ningún presidente del Gobierno de España había reconocido de manera institucional la labor de Azaña.

Algunos han querido ver en este homenaje oficial una mirada nostálgica al republicanismo; otros un mero acto electoral. Sin embargo, mi óptica difiere de estas dos visiones. Que el Gobierno de España reconozca institucionalmente a Manuel Azaña supone trenzar la continuidad del devenir histórico de la democracia española. Una continuidad rota de manera violenta que trajo 40 años de dictadura.

Seguir leyendo »

Navarra, donde la pluralidad se hace carne

El otro día, preparando las preguntas para una encuesta para las elecciones autonómicas de Navarra, a la hora de configurar la parrilla de candidaturas, me salieron diez candidaturas con opción de escaño. Doy fe que no exagero. De tal modo, a tenor de lo anunciado por los partidos, concurrirán separadamente UPN, PSN-PSOE, Geroa Bai, EH Bildu, Podemos, PP, Izquierda Unida (IE), Ciudadanos, Vox y posiblemente la escisión de Podemos, entre otras de menor rango. De las citadas, todas ellas tienen opción de conseguir el 3% que les acredita tener un escaño en el Parlamento de Navarra. Con probabilidad, alguna se quedará fuera. Pero no es arriesgado afirmar que habrá nueve opciones políticas parlamentarias.

A partir de ahí, hay que investir a una presidenta o presidente de gobierno para que configure un equipo. Y que éste tenga una cierta dosis de coherencia en su seno.

Seguir leyendo »

'Pride' como relato

En 1789, la Revolución Francesa proclamó, en tres palabras, todo un pensamiento político universal: “Libertad, Igualdad y Fraternidad”. Un frontispicio para la emancipación humana frente a la esclavitud y las castas sociales. Fue tal la importancia del enunciado, que ciento cincuenta años más más tarde, en 1948, la Asamblea de Naciones Unidas se inspiró en esos valores para proclamar la Declaración Universal de Derechos Humanos.

Pero la Historia no pone las cosas fáciles. No todo es progreso sin retroceso. Esos motores emancipatorios han chocado en demasiadas ocasiones con múltiples obstáculos. Así, por razones económicas, de género, de religión, étnicas, de orientación sexual... se han segregado a grupos minoritarios, desplazándoles de sus derechos. En la mayoría de los casos por simples prejuicios o por miedo a lo diverso. Para reducir esas discriminaciones, el pensamiento progresista fomentó políticas públicas para el acceso a la igualdad de oportunidades. De hecho, el Estado de Bienestar Social supuso el mayor proyecto de construcción institucional sobre esa base. La filosofía política del Bien Común se alojó en el edificio del Estado de Bienestar.

Seguir leyendo »