eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Félix Taberna

Licenciado en Ciencias Políticas y Sociología por la Universidad Complutense de Madrid, fue profesor en la Universidad Pública de Navarra y en la UNED. Asimismo, impartió clases en la Escuela de Adaptación Social del Gobierno de Navarra. También trabajó en CCOO de Navarra dentro de su Gabinete de Estudios. En la actualidad desarrolla su labor profesional como consultor en el espacio colaborativo de InPactos. También es colaborador de la Fundación Primero de Mayo y miembro del Consejo Social de la Universidad Pública de Navarra.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 29

“No se abuse de Marcuse”

Ésa era una de las consignas que nuestros profesores nos trasmitían, en los años ochenta, a aquellos estudiantes de sociología que caíamos arrobados ante el pensamiento de Marcuse, uno de los pilares ideológicos del mayo francés. Como estudiantes, era fácil caer en la tentación ante frases de Marcusse o de Reich: La literatura y el arte son una fuerza racional cognoscitiva que revela el potencial de la persona, a la vez que evidencia la represión de la realidad. Solo una cosa importa: vivir una vida buena y feliz. El amor es la ausencia de ansiedad.

Todas esas cosas se proclamaban en el Mayo del 68. Uno de los grandes mitos para toda una generación que nacimos tarde para verla, pero pronto para asimilarla. Ahora se cumplen cincuenta años de ese movimiento revolucionario que puso a todo un De Gaulle, un héroe de la resistencia contra el fascismo, en la picota.

Seguir leyendo »

Ante el Primero de Mayo: Renovación, Transparencia y Ciudadanía

Se acerca el Primero de Mayo y con él una cierta angustia por parte de los dirigentes sindicales sobre el éxito de las próximas manifestaciones convocadas. Máxime cuando las movilizaciones ciudadanas en torno al feminismo y las pensiones han sido muy relevantes. No se trata de competir sobre quién moviliza más. Las movilizaciones sociales descritas, todas ellas, son una suma positiva, no de resta.

A mi modo ver, la preocupación principal que debe mostrar el sindicalismo es su pérdida de legitimidad social. La legitimidad trata del reconocimiento de la sociedad, da autoridad. Con cierta recurrencia, el CIS nos advierte de que la valoración de la ciudadanía hacia los sindicatos es muy baja. De este declive social dio cuenta el anterior Secretario General de CCOO, Toxo, cuando llegó a afirmar: “O nos reinventamos o nos la lleva el viento de la historia”

Seguir leyendo »

La izquierda navarra y sus divisiones

Mario Gaviria decía que en Navarra coexiste la izquierda más radical junto con la derecha más ultramontana. Dada la multiplicidad, puede haber de todo. En las próximas elecciones forales del año que viene, el sistema político de Navarra contará, con toda probabilidad, con ocho fuerzas políticas parlamentarias. Para una población electoral de poco más de 500.000 personas.

Para explicar la existencia de tanta oferta partidaria para tan poca población hay que acudir en primer lugar a la historia, a la reciente y a la no tan reciente. Así, no se entiende la existencia de UPN, primer partido de Navarra, sin ir al proceso constitucional del 78 que provocó la escisión con UCD por la disposición transitoria cuarta que posibilita la anexión de Navarra a la Comunidad Autónoma Vasca. Tampoco se entiende el escaso peso del PNV en Navarra si no se acude al proceso de escisión que dio lugar a EA derivado de la rebeldía por parte del PNV de Navarra ante el acuerdo nacional que el PNV llegó con UPN y Coalición Popular en el 84 sobre la presidencia del Gobierno de Navarra. Tampoco se entiende la configuración del espacio de la llamada izquierda abertzale sin el nacimiento de la banda armada de ETA.

Seguir leyendo »

El tiempo como factor y actor político

Reconozco que me gusta más el Antiguo que el Nuevo Testamento de la Biblia. Los textos son más jugosos. En dichos libros, hay una reflexión sobre la oportunidad. Se expresa "Hay un momento para todo y un tiempo para cada cosa: ...un tiempo para arrojar piedras y un tiempo para recogerlas, un tiempo para abrazarse y un tiempo para separarse; un tiempo para buscar y un tiempo para perder...". No hay mejor reflexión para aplicarla a la política; que no es otra cosa que el arte de atrapar el momento oportuno y el sitio preciso.

En esa administración necesaria del tiempo político cabe recordar que estamos a menos de un año de la convocatoria de las elecciones forales y de la consiguiente disolución del Parlamento. Por tanto, estamos ya tocando la precampaña electoral. De hecho, el principal partido de Navarra ya ha realizado el proceso de primarias para su candidatura a la Presidencia de Gobierno. Otras opciones les seguirán de manera inmediata. Es la primera convocatoria electoral donde todos los partidos navarros han instaurado el sistema de elección de candidatos a la presidencia por medio de la decisión de su afiliación o simpatizantes. Algo positivo en calidad democrática.

Seguir leyendo »

Las universidades españolas, fábricas de exportación de Talento

Recuerdo cuando me contaban que, antes de la caída del Muro de Berlín, a los universitarios de la Alemania del Este que querían pasar a trabajar a Occidente se les hacía pagar el coste de la formación que habían recibido. No sé hasta qué punto era cierta la anécdota. En estos momentos, muchos universitarios españoles pasan los Pirineos. No por gusto sino obligados a buscar una salida profesional digna que les acoja.

Como es sabido, en España, la salida de la crisis se ha realizado principalmente a costa de bajar los salarios; básicamente, a las personas que se incorporan por vez primera al trabajo. Al no poder devaluar la moneda se han devaluado los salarios. La economía española ha quedado atrapada en bajos salarios. Según los últimos datos de la Encuesta de Estructura Salarial, cuatro de cada diez trabajadores cobra menos de 1.200 euros; que es la pensión de jubilación media de Navarra, e inferior a la del País Vasco. No estoy comparando parámetros diferentes (salarios-pensiones) con fines de agravio; sino con el fin de visualizar hacía dónde va nuestra sociedad futura. Será muy difícil tener un sistema de protección social sostenible con estos nuevos salarios.

Seguir leyendo »

¿Se puede ser de izquierdas y progresista?

Alguna vez he contado el Mito de Casandra. El de aquella moza griega tocada del don de la profecía; pero de la desdicha de que nadie le creía. Algo así está ocurriendo en el terreno de pensamiento. La Sociología nos está advirtiendo de la disrupción social que se está produciendo y nadie mueve un dedo.  Somos conscientes de que el cambio social no sólo es imparable sino radical. La globalización, la robotización, la digitalización, las técnicas de información y comunicación y la prolongación de la vida son los cinco vectores fuerza que presionan sobre las relaciones sociales generando nuevos modelos. No es una tendencia, es una realidad. Sin embargo, seguimos dando respuestas tradicionales a los retos del presente. Entre otras razones porque la incertidumbre ante estos cambios sociales, tan radicales, nos produce temor e inseguridad. Ese miedo nos atenaza y nos refugiamos en el pasado. Queremos responder a los nuevos retos públicos mediante mecanismos obsoletos. Otras veces, nos cobijamos en nuestra tribu como aquel que en la cama se tapa con la manta ante una tormenta.

Donde más empantanados nos encontramos es en el terreno del diseño social. Y es precisamente el espacio ideático de la izquierda el que presenta un mayor conservadurismo. El espacio de la izquierda, por génesis, siempre fue rebelde e inconformista; si me apuran hasta herético. La vocación por la igualdad le hacía enfrentarse con lo establecido, con lo realmente existente. Se arriesgaba a proponer respuestas de cambio claramente disruptivas. De ahí que siempre se ha ligado el espacio de la izquierda con el progresista.  En contraposición con la derecha ligada al conservadurismo; deseosa de mantener su posición de dominio social y la superestructura que le alimentaba. Pero en estos momentos aprecio una disociación entre izquierda y progresismo. A mi modo de ver, en muchas ocasiones, se producen en el campo de la izquierda rancias respuestas a los nuevos problemas.  Algunos pensadores de izquierda se manifiestan como fuertemente conservadores.

Seguir leyendo »

¿Son necesarios los partidos políticos?

El comercio, y los comerciantes, ha sido uno de los oficios más antiguos de la humanidad. Hoy, en su forma clásica, están a punto de desaparecer. Una de las claves sociales más señeras que ha aportado la  tecnología de información y comunicación (TIC) es la reducción de las intermediaciones. De tal forma, que en estos momentos, el consumidor, la ciudadana, el contribuyente puede realizar múltiples gestiones directa y virtualmente. Sin intermediaciones de personas, establecimientos, organizaciones o entes. Si me apuran mucho diré que es posible vivir sin salir a la calle.

Todo ello, está suponiendo una profunda transformación en el ámbito organizacional. Algo que no escapa a las organizaciones políticas. Si la ciudadanía tiene al alcance de su móvil toda la información; contrasta su opinión en redes sociales; escucha a sus líderes e incluso puede preguntarles directamente... ¿Para qué estructuras políticas obsoletas donde en cada municipio de importancia existe una sede?

Seguir leyendo »

¿Es eficaz y justo que tus ahorros te sobrevivan?

La mutabilidad de la sociedad es quizás el factor más atractivo con el que cuenta el oficio del sociólogo. Intentar atrapar las nuevas tendencias sociales tiene mucho de aventura exploradora. Hace unos meses, asistí complacido a un seminario sobre cambios demográficos y respuestas públicas. Lo organizaba el Gobierno de Navarra dentro del proceso de participación de la Estrategia de Envejecimiento Activo promovida por el Consejo Interdepartamental de Salud. De mucho interés. La principal conclusión es que ha aparecido, para quedarse, un nuevo actor social. El de las personas mayores, con un peso demográfico creciente que dispone de un importante tiempo libre y abre nuevas relaciones sociales.

Entre otras, me quedé con una reflexión de un ponente: “Que tus ahorros te sobrevivan no es muy eficiente porque el titular no disfruta de su esfuerzo”. Aunque claro, nunca sabe uno cuando va a morir por lo que des-acumular precipitadamente puede llevar a algún riesgo. Aquí se abre un debate de mucho interés que nos sitúa en la necesidad de reflexionar sobre la herencia como hecho cultural. En estos momentos donde avanza, de manera importante, la desigualdad social, es preciso reconsiderar el valor social de la herencia. La herencia es un hecho social y como tal, ha cambiado con los tiempos y culturas. Algunos autores como Piketty nos advierten de que para evitar que la fuerza del pasado condicione el presente se hace preciso disminuir la importancia de la herencia, limitarla.

Seguir leyendo »

Para hacérselo mirar

El Barómetro de Opinión Pública que realiza el Departamento de Sociología de la UPNA por encargo del Parlamento de Navarra  es un buen documento para contemplar diferentes tendencias sociopolíticas. Sin duda, una fuente para el análisis de muchos temas. Sin embargo, la atención de los medios de comunicación y de los partidos se centra exclusivamente en la estimación electoral. Que por cierto no la realiza la UPNA sino que la subroga a Metroscopia.

Dentro de las tendencias que muestra el barómetro se encuentra la referente al interés de la ciudadanía por la política. A mi modo de ver, es un eje clave dado que el desencanto, y luego la indignación,  fue lo que hizo transformar el sistema de partidos. Incluso hizo temblar a las instituciones. El ya famoso slogán 'No nos representan' fue uno de los reactivos más señeros de las últimas décadas en la política española y navarra.  Así, es importante que la ciudadanía legitime con su confianza el sistema político que le representa.

Seguir leyendo »

'Contra las elecciones'

Así se titula el libro de Van Reynrouck; merece la pena leerlo. Describe la fatiga de las democracias actuales y propone su regeneración a través de la implementación de procesos participativos de extracción aleatoria. Plantea, entre otras medidas, un sorteo para elegir a auditores sociales dedicados a proponer leyes y medidas prescriptivas. También propone una doble cámara representativa. La primera, compuesta por miembros electos provenientes del proceso electoral tradicional. Y la segunda cámara, con personas elegidas por sorteo. A más de uno, dejar a la suerte el destino de la democracia le puede parecer poco menos que apostar por una Democracia de Casino. Pero no es tan descabellado el tema; hay que detenerse a reflexionar sobre ello.

Mecanismos de extracción política a través de insaculación (sacar nombres de personas de un saco) no son nuevos. Ya se aplicaban en la Antigua Grecia. También en la Edad Media era usual. En la actualidad, en países como Canadá e Islandia existen experiencias de Asambleas Ciudadanas elegidas por sorteo para deliberar y proponer sobre temas de interés ciudadano. El proyecto 'Citizens First' del gobierno canadiense, desde 1998, realiza una encuesta a la ciudadanía para conocer cómo los ciudadanos experimentan y valoran los servicios del gobierno. Este conocimiento permite a los proveedores mejorar el servicio basado en una perspectiva ciudadana y evidencia empírica. La OCDE recomienda para proyectos con fuerte impacto medioambiental o social recurrir a la encuesta aleatoria como mecanismo de participación ciudadana. Dado que si lo sometemos a la consideración espontánea y abierta de la ciudadanía serán los más acérrimos (a favor o en contra) los que participen de forma más activa, distorsionando la representatividad del conjunto de la población.

Seguir leyendo »