eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Isabel M. Martínez Lozano

Soy Licenciada en Ciencias de la Información y máster en Sostenibilidad, RSC y Liderazgo Público. Actualmente soy responsable de Universidad, juventud y planes especiales de la FUNDACIÓN ONCE. Además y de manera altruista soy Presidenta de la Fundación HELPAGE INTERNATIONAL ESPAÑA y portavoz de la mesa estatal de los derechos de las personas mayores. Anteriormente fui Secretaria General de Política Social del Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad.

 

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 10

¿Qué quieren ahora las mujeres?

El actor y productor norteamericano Jimmy Kimmel reconocía esta semana en la entrega de los Oscar “los hombres la hemos cagado tanto este año, que las mujeres se enamoran de los peces”. La frase no deja de ser reveladora por cuanto nos sitúa en un nuevo escenario, donde los hombres están llamados a situarse en otro espacio de relación con las mujeres. Ante este nuevo 8 de marzo con el protagonismo de la huelga mundial feminista, aún es pronto para conocer si estamos ante una “cuarta ola” del feminismo o un repunte de esa “tercer ola” iniciada en los años 90, pero lo cierto es que el movimiento feminista internacional ha tomado de nuevo un protagonismo que parece dispuesto a no quedarse aquí y replantear los temas pendientes para la igualdad real y efectiva de mujeres y hombres. El feminismo de la “tercera ola” reconoce que hay diferentes feminismos y diferencias entre las circunstancias de discriminación de las mujeres, y se alejó así del esencialismo del único modelo de mujer del feminismo de la “segunda ola” protagonizado en los años 60 por Simone de Beauvoir ó Betty Friedan, entre otras. Esta “tercera ola”, que plantea diferencias de posturas dentro del propio feminismo en asuntos como la prostitución o la sexualidad de las mujeres y denuncia “El techo de cristal”, como circunstancia que merman sus opciones de realización profesional, se ha visto desbordada sin embargo, por el movimiento #metoo y otras acciones globales que muestran el hartazgo de las mujeres, especialmente las jóvenes, de unos patrones sociales y culturales que les resultan ya insoportables.

El siglo XXI puede originar así, una “cuarta ola” del feminismo, protagonizada por mujeres que apuestan por dar la batalla contra esos comportamiento deplorables, que el sociólogo francés, Pierre Bordieu, denunciaba hace años en su libro “la dominación masculina”. Está claro que las continuas denuncias de acoso sexual, violaciones y violencia de genero en general en las relaciones de pareja, ponen en evidencia que es precisamente esa violencia simbólica en la estructura social que denunciaba Bourdieu, lo que sigue legitimando la desigualdad de los sexos. Por eso, más allá de todos los indicadores socioeconómicos que estamos conociendo estos días sobre la desigualdad entre hombres y mujeres en la vida social y laboral, el indicador más relevante para conocer la igualdad real en una sociedad nos lo aporta la violencia sexual. Hace pocos años conocimos con el bestseller sueco, “Los hombres que no amaban a las mujeres”, que hasta en las sociedades más avanzadas y que más presumen de equidad de género, como la sociedad sueca, el problema de la violencia de género adquiere una dimensión extraordinaria.

Seguir leyendo »

Diez años de la Ley de Igualdad: un camino sin retorno

El siglo XX, probablemente el siglo más sanguinario de la historia de la humanidad, ha sido el siglo donde las mujeres, mucho después que los hombres, han accedido a la modernidad. El gran motor de este proceso ha sido el feminismo y los movimientos de mujeres, que forman parte ya del movimiento político occidental. Ha sido el siglo en el que las mujeres hemos conquistado los derechos de ciudadanía que nos negaron en la revolución francesa, el siglo en el que hemos tomado la palabra y el control de nuestras identidades, se han intentado romper estereotipos y se han propuesto múltiples vías de realización personal.

Si tenemos que resumir esos progresos por las imágenes de las mujeres del siglo XX, la garçonne producto de la guerra y de los años locos, la mujer liberada producto de la píldora o la superwoman de los años ochenta, producto de la sociedad del consumo, capaz de hacer malabarismos entre su carrera y las responsabilidades familiares. Encontramos sin embargo imágenes transgresoras, pero pocas imágenes que reflejen una historia positiva de las mujeres.

Seguir leyendo »

¿Dónde vivir de mayor?

Este día 1 de octubre, Día Internacional de las Personas Mayores, como todos los años debería ser un día de celebración. El hecho de que las personas vivamos cada vez más años es un triunfo del desarrollo humano. Sin embargo, este aumento de la población mayor es un gran desafío para nuestra sociedad y para nuestros gobiernos, que deberían empezar desde ya a diseñar y reforzar políticas públicas adecuadas en materia de pensiones salud, empleo, educación y entornos favorables para las personas mayores. Es imprescindible invertir lo necesario para garantizar la auténtica sostenibilidad de nuestras sociedades y poder disfrutar en todas las etapas de nuestra vida de la dignidad y la seguridad que nos merecemos.

Hoy  HelpAge International publica la segunda versión del Índice Global sobre el Estado de Bienestar de las Personas Mayores, que estudia 96 países, entre ellos España.

Seguir leyendo »

Envejecer en el siglo XXI

La asamblea general de Naciones Unidas institucionalizó en 1990 el 1° de octubre como Día Internacional de las Personas de Edad, y un año más tarde adoptó los Principios de las Naciones Unidas para las Personas de Edad. Desde entonces se han venido aprobando diferentes planes de acción sobre el envejecimiento, para el desarrollo de una sociedad para todas las edades.

En los últimos tiempos y acentuado por la crisis, el envejecimiento de la población está en la agenda política, pero sólo para situarlo como un problema. Un problema para la sostenibilidad del sistema nacional de salud, para el mantenimiento de las pensiones, o para la viabilidad del Estado del Bienestar por la alta demanda de cuidados de los mayores. El envejecimiento, en lugar de interpretarse como un logro del progreso de nuestra sociedad, se interpreta ahora como una amenaza para el bienestar colectivo.

Seguir leyendo »