eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Iván Calvo

Miembro de la Secretaría de Economía de Podemos y del Observatorio Crítico de la Energía.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 14

Razones para recuperar las hidroeléctricas

Hace algunas semanas conocimos un curioso caso de procrastinación en el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente. El salto hidroeléctrico de Lafortunada-Cinqueta es una central de 40 megavatios situada en el Pirineo aragonés que actualmente está en manos de Endesa; y a causa de la actuación del Ministerio parece que seguirá estándolo, al menos durante un tiempo.

El periodo de concesión de la central finalizó, tras 75 años, en 2007 y la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) comenzó un tiempo después el proceso de reversión de dicha concesión. Sin embargo, al Ministerio se le han pasado los 18 meses de plazo reglamentario para resolver el expediente de extinción del derecho de aprovechamiento hidroeléctrico. Cuál es el motivo de que se haya agotado el plazo para adoptar una resolución (la reversión de la concesión) que contaba con el informe favorable de la Abogacía del Estado, beneficiaría a la ciudadanía y solo perjudicaría a Endesa es una pregunta que únicamente el Ministerio puede responder. Ahora la CHE ha tenido que reiniciar el proceso.

Seguir leyendo »

La Transición de Martín Villa y las eléctricas

El cuestionamiento de la Transición Española ya no es un anatema. Si bien el establishment político, económico y mediático todavía cierra filas ante cualquier crítica del proceso, las grietas en la narración oficial son demasiado profundas, y los aspectos menos brillantes de la Transición han llegado a la superficie del debate público. Las objeciones al régimen surgido después del periodo 1975-1982 se resumen en una palabra: continuismo. Por un lado, la Transición supuso la llegada de la democracia y un giro mediante el cual España volvió a mirar a Europa. Pero por otro, tutelada por miembros del Movimiento, fue una transformación que logró mantener hasta niveles insólitos el statu quo franquista.

Sobre la continuidad en las élites políticas se ha escrito mucho. A casi nadie sorprende que Juan Carlos I jurase fidelidad a los Principios del Movimiento Nacional, o que los árboles genealógicos de numerosos políticos actuales tengan hondas raíces franquistas. Sin embargo, probablemente estamos menos familiarizados con la idea del continuismo en las élites económicas. Resulta especialmente asombroso el caso de las todopoderosas empresas eléctricas, que llevan décadas haciendo y deshaciendo a su antojo. Por si fuera poco, personajes y linajes familiares del antiguo régimen ocupan sus puestos directivos antes y después de la Transición como si esta jamás hubiese tenido lugar.

Seguir leyendo »