eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Juan Jiménez González

Vicesecretario General del PSOE de Fuerteventura y consejero de Cultura en el Cabildo de Fuerteventura.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 1

Libro a libro

Hay batallas sordas, silentes, que se libran, la mayoría de las veces, en la penumbra silenciosa de cualquier intimidad, en un frente sin apenas resistencia, que abre solapas e incertidumbres y cierra inquietudes. Los lectores son combatientes tenaces cuya voracidad se hunde en un tiempo en el que aprendieron a amar los senderos que conducían a las remotas aldeas de las historias universales de las literaturas de su niñez.En pocas ocasiones se torció determinación por tal causa, por amor tan férreo, a pesar de que en multitud de ocasiones se ha anunciado la defunción de un hábito milenario, un ejercicio que ha posibilitado que se arroje un poco de luz sobre el mundo y la vida misma. Al contrario. Muy posiblemente, y en contra de lo que se nos pretende hacer creer con frecuencia, no disminuye el número de quienes deciden sumergirse en las balsámicas páginas de cualquier historia que en algún momento necesitó ser alumbrada.A pesar de que las amenazas que se le han venido anunciando y enumerando al libro son muchas y variadas, éste ha venido aguantando los embates estoicamente, abrazando a los suyos, susurrando humildemente que conoce los caminos y las veredas seguras. Y, ciertamente, el fondo de los versos de nuestra adolescencia era un refugio cálido, una atalaya defensiva para tan turbulenta etapa.El 23 de abril coincidimos en cantar a una necesidad, a una manera de entender la evolución humana. Ese día se hace públicamente visible lo que construimos el resto del año. Para sustanciar esa conmemoración, el Día Internacional del Libro, hemos querido celebrarlo como se debe celebrar cada día.

Seguir leyendo »

Si no sabes, pregunta (2025, en cualquier ciudad española)

José se encaminó apresuradamente hacia el amplio espacio en el que se agolpaban varios cientos de personas que airadamente enarbolaban varias pancartas y proferían gritos confusos, en una algarabía que parecía más festiva que reivindicativa, que era lo que le habían dicho a José que encontraría en aquella plaza y en la que animadamente esperaba coincidir con algunas personas con las que compartir la inquietud que desde hacía semanas le gorgojeaba.

 José afrontaba el último curso de Filosofía y sentía que, al tiempo que incrementaba más y más teorías de pensamiento alineadas en su cerebro, crecía la confusión acerca de cómo encaminar su propia vida en relación a todo eso que años antes le había impulsado a leer a los clásicos con los que creía entender el mundo. Sin embargo, a pesar de ello, cada día se sentía más desorientado. Quizás, por esa razón, aunque no estaba tampoco seguro de ello, un extraño pálpito le llevó a unirse aquella tarde al bullicio que inundaba varias calles circundantes desde aquella plaza que, por momentos, le pareció a él que emanaba un suave aroma a despertar con ventanas abiertas. 

Seguir leyendo »

Igual de lejos, pero más Canarias

Aunque aparentemente, en el imaginario colectivo de Canarias no parezca ser relevante, la modificación del Estatuto de Autonomía tiene gran importancia para el futuro inmediato de quienes vivimos en las Islas. Es más, creo que si el nuevo texto es bien diligenciado por los entes institucionales públicos de nuestra tierra, alejando conocidas prácticas punibles en la gestión de los recursos de los que de manera creciente se va a disponer en los próximos años, estamos ante una gran oportunidad de crecimiento económico y social en Canarias.

Seguir leyendo »

Fuerteventura, arte y parte

La formación en las diferentes áreas de las artes aplicadas y los oficios artísticos se ha impartido tradicionalmente en las Escuelas de Arte y Diseño repartidas por todo el Archipiélago. Pero Fuerteventura, por diferentes motivos, nunca tuvo la ocasión de tener la suya propia, hasta ahora.

Fuerteventura actualmente es la cuarta isla más habitada del Archipiélago canario, con una población que ronda los 110.000 habitantes. Este incremento poblacional siempre ha ido acompañado de un aumento proporcional de los servicios públicos en general. No obstante, en materia educativa, la oferta formativa existente en la isla se ha venido considerando insuficiente en lo que a Enseñanzas Profesionales se refiere.

Seguir leyendo »

Petróleo majorero, sangre de gato

Voraz, con unas fauces terribles que muestran una acostumbrada tendencia a devorar todo lo que entiende que le es propio y lo alimenta, la industria petrolera rastrea hasta el más recóndito paraje del planeta en busca de su suculento sustento, las entrañas de la Tierra, los fósiles licuados en miles de años que han propulsado un progreso tan endeble como las patas del monstruo de alquitrán que se despierta cuando siente las picas de las plataformas, que cosquillean su cuerpo cual chupópteros mosquitos que se abalanzan en tromba sobre el gato despanzurrado, que apenas reacciona ante la acometida y que lo va debilitando a pasos agigantados.

En dicha tarea fagocitadora estaba esta industria, en distintas partes el cuerpo del gato del mundo, cuando comenzó a palpitar insistentemente una lucecita roja en las cercanías de Fuerteventura, un aparentemente insignificante trozo de pellejo que latía anunciando un inminente proceso febril en el agitado cuerpo gatuno. Como quiera que los mosquitos se guían por impulsos térmicos para localizar la sangre con la que atiborrarse, la industria petrolera sigue un patrón similar para situar un abrevadero en el que seguir perpetuando la misma grasienta dieta de nuestro sistema energético. Y en estas, efectivamente, detectó a Fuerteventura, cuyos anticuerpos comenzaron de inmediato a tratar de rechazar los amenazantes aguijoneos que enfilaban su inmaculada piel.

Seguir leyendo »

En el momento oportuno

Pensé, una vez, siendo muy niño, que el cielo nocturno era uno solo y que nunca sería un emisario de edades ingratas, propias de los avatares de la madurez. Fui, en muchas ocasiones, un aventurero adolescente que evocaba interminables cielos azules en idílicos rincones de la isla que me vio nacer.

Fuerteventura es, ciertamente, un espacio propicio para los soñadores de confines invisibles, para los que se retienen en su más lejana imaginación.

Seguir leyendo »

El escritor y tú

De tú a tú. Esa fue la sencilla idea inicial que alumbró una iniciativa que cumple ahora cuatro años de trayectoria, habiendo situado a Fuerteventura como uno de los epicentros nacionales de los encuentros literarios con escritores/as que se encuentran ampliamente reconocidos/as por su obra y su calidad. De hecho, una de las premisas que nos marcamos a la hora de programar la presencia de cualquier autor/a es, precisamente, su solvencia en las letras hispanas, de manera que la nómina del ciclo se fuera engrosando con primeras plumas de ese ámbito. No obstante, así ha sido y de esa manera seguirá marcándose cada cita.El escritor y tú es hoy, posiblemente, el encuentro literario entre autores/as que actualmente aúna trayectoria consolidada y fidelidad a un criterio de selección, así como el añadido del éxito de la propuesta, más señalado en este momento. Esa circunstancia nos obliga a tratar de mantener un impulso contínuo con cada una de las entregas, de manera que cada una de ellas siga siendo un hito cultural, tal y como ha venido ocurriendo desde noviembre de 2013, cuando iniciamos esta enriquecedora andadura cultural.De Juan Madrid -el primer escritor que puso una muesca en nuestra aventura- a David Trueba -que estará presente el 19 de diciembre-, han desfilado por el Centro Bibliotecario Insular toda una pléyade de creadores que han contribuido a convertir a nuestra isla en un destino de primer orden para quienes deseen disfrutar de la mejor literatura en nuestro país. Este fenómeno ha traído aparejado, curiosamente, consecuencias muy beneficiosas para nuestra cultura, más allá de las inherentes al propio ciclo, como la proliferación de los clubes de lectura, por ejemplo, lo que redunda, sin duda, en una tendencia creciente en Fuerteventura: el amor por los libros y la cultura libresca.Escuchar, contrastar, descubrir y compartir experiencias, curiosidades, deleites, todo en torno a quien tenemos enfrente, interpelado y entrevistado por alguien que conoce su obra, para, posteriormente, convertirnos nosotros mismos en quienes podemos preguntar, indagar o reflexionar sobre lo anteriormente expuesto. Ese es el proceder habitual descrito desde el principio para El escritor y tú, capítulo a capítulo. Vamos a seguir construyendo este relato.

Seguir leyendo »

Simples cabildos o verdaderos gobiernos insulares

Los cabildos nacieron, al menos en su versión embrionaria, para darle sentido político y administrativo a la isla, entendida esta como ente necesitado de conformidad y visibilidad ante los poderes metropolitanos para los que la isla se observaba como una referencia menor en la trascendencia de los asuntos de interés para quienes las habitaban. Eran momentos en los que la centralidad tenía una importancia superlativa respecto a los territorios insulares y las provincias más alejadas desde la capital del Estado y su ámbito de inmediata influencia, así como sus centros políticos preferentes.El largo periodo que supuso la Dictadura puso a los cabildos insulares ante una tesitura, teniendo en cuenta su corta vida, en la que se cuestionaba su función inicial, pues durante cuarenta años apenas eran centros de gestión de la beneficencia, la salud pública, vías, caminos y montes. Esta disminución de su proyección histórica no fue más que su sometimiento a las circunstancias en las que se vio sumido el país. Sin embargo, tras la ceniza de esos años, también se esclareció el panorama para el influjo de los cabildos sobre quienes habrían de percibirlos como las administraciones más solventes en las décadas posteriores.Hoy, a pesar de que se les considera, de facto, los gobiernos insulares, lo cierto es que esta faceta político administrativa está sujeta a su relación respecto de la capital provincial y del Parlamento de Canarias, así como, paradójicamente, del número de ayuntamientos que alberga cada isla y de la entidad de los más grandes municipios de nuestra Comunidad Autónoma, radicados en las dos islas capitalinas.En tal sentido, a pesar del diferenciado volumen presupuestario que gestionan los cabildos de Gran Canaria y Tenerife, lo cierto es que la preponderancia de estas dos instituciones respecto a sus ayuntamientos es mucho menor que la del resto de cabildos para con los suyos, precisamente porque los cabildos de las cabeceras provinciales se ven diluidos ante el propio Gobierno de Canarias, que tiene sedes en esas islas, así como porque existe un evidente contrapeso presupuestario y político de ayuntamientos como Las Palmas de Gran Canaria, Santa Cruz de Tenerife, Telde o La Laguna. Ese contraste entre cabildo y ayuntamiento rico y populoso no existe en las otras cinco islas, reflejándose este cariz en un fenómeno que advierte grandes diferencias entre sus habitantes respecto de sus cabildos.Así, según la valoración de los anteriores extremos, la percepción del cabildo como gobierno insular es mucho más patente en Fuerteventura o La Palma que en Tenerife y en Gran Canaria, y mucho más palpable en La Gomera y El Hierro que en Lanzarote. Ello conlleva una serie de variables sociológicas que encuentran su germen en la relación entre cada isleño y su cabildo, pues para un majorero -Fuerteventura tiene seis municipios- su Cabildo es su centro institucional preferente, mientras que para un tinerfeño -Tenerife, al margen de la sede del Parlamento, ostenta treinta y un municipios- es más una institución someramente suprainstitucional que el verdadero gobierno insular.Ante ello, las propias competencias que cada cabildo ostenta, por mor de su propia naturaleza administrativa, parecen percibirse más claras en los cabildos no capitalinos que en los de Gran Canaria y Tenerife, cuya ascendencia política sobre sus administrados es menor que en la de los otros cinco, con lo que incluso el nivel de exigencia y reclamación ciudadana es más estrecho en los cabildos de islas no capitalinas que en los de las otras dos.Seguramente Manuel Velázquez Cabrera no pensó en la deriva diferencial que ciento cuatro años después de la creación de los cabildos habría de establecerse entre estas siete instituciones que, con obvios contrastes entre cada una de ellas, se aprecia cuando se atraviesan sus respectivos umbrales.

Seguir leyendo »

Un espacio para la esperanza

Los grandes desarrollos económicos y sociales, como los que hemos vivido en Fuerteventura en los últimos veinte años, situándonos en la órbita de avance de otras zonas occidentales en bienestar social, generan, paradójicamente, situaciones de una gran injusticia para muchas personas que se ven relegadas al ostracismo de ese espejismo que para ellas es un aparente progreso. Ya no resulta raro, en absoluto, ver en algunas calles de Puerto del Rosario, o de algunas de las comarcas más pobladas de la Isla, a algunas personas que deambulan de un lado para otro buscando cobijo para el frío de la noche o un poco de tranquilidad y silencio para los tormentos de una existencia que en un tiempo no muy lejano truncó las ilusiones de unos días que verían más sombras que luces.Hasta hace bien poco, las imágenes de personas vagabundeando, arrastrando cartones o carros de supermercado con las pocas pertenencias materiales que se poseen, era típica de grandes urbes, y solíamos verlas en reportajes de televisión o en grandes producciones cinematográficas ambientadas en ciudades muy populosas. Ese fenómeno, en parte expandido por las consecuencias de experiencias globalizadoras, ya se puede ver en latitudes de menos presión demográfica como en la que vivimos. Si esto está ocurriendo aquí, como es obvio, tenemos que empezar a pensar que el ilusorio reparto de la riqueza y de los recursos se está polarizando de manera extremadamente progresiva y evidentemente acelerada.Siendo así, y teniendo en cuenta que venimos considerando a Fuerteventura como un territorio de relativa bonanza económica desde hace años -dentro de la innegable crudeza y de las consecuencias que la crisis económica sella también aquí-, quizá habría que valorar que en esta isla el progreso social se mueve únicamente en una dirección, dejando en la cuneta a muchas personas que, por diversas razones de índole, por lo general, personal, se han despeñado por la pendiente de la exclusión social. Insisto, en Puerto del Rosario, así como en otras zonas de la isla, ya hay un considerable número de personas que viven bajo el umbral de la estricta pobreza.Ante esta realidad, es loable la labor que están llevando a cabo muchas ONG, con el apoyo de las instituciones públicas, que trabajan directamente con estas personas, aportando los medios necesarios para mitigar la fatiga y el abandono al que están siendo condenadas. No se trata tanto de ofrecer dinero hoy y más dinero mañana para poder comer tres veces al día, sino de dotar de medios y recursos de autonomía individual con los que incursionar en el mercado laboral, superar las adicciones o mejorar las actividades diarias y la inserción social. En definitiva, abrazar un poco, si cabe, la felicidad en el entorno en el que se desenvuelven. Estoy seguro de que el abandono al que se han visto sometidas estas personas tiene un origen, en muchos casos, más sentimental que un requiebro económico en algún momento de sus vidas. Y es ahí donde deben incidir las instituciones a la hora de ofrecer las soluciones a esas situaciones.Nuestro cielo es muy bonito, pero seguramente para muchas personas es cruel y no tiene el brillo que muchos vemos en él.

Seguir leyendo »

Las siete playas del socialismo canario

Quienes en el PSOE canario hablan hoy de sanchistas y susanistas de cara al proceso congresual regional que se avecina deberían entender que esas claras referencias no son estrictamente válidas ya, ni siquiera son anclajes a los que poder asirse en los inminentes posicionamientos orgánicos en el Archipiélago, si los hubiera. No obstante, en estos peñascos diríanse anhelantes nuevos y palpitantes istmos insulares que fluctúan, por un lado, entre el deslizamiento de las placas tectónicas que empujan desde el norte peninsular y, por otro, hacia el ensanche de los extremos no asociativos con los anteriores reflujos.

Hay que entender que también en estos momentos esas boyas no son, en absoluto, vasos necesariamente comunicantes. Todo ello nos viene a indicar que puede resultar un claro error estratégico tratar de asimilar los terrenos trillados en todo el país tras las elecciones primarias con muchos de los inexplorados senderos en el socialismo canario ante el futuro inmediato que inminentemente se le viene encima. Es decir, el puzzle regional ha cambiado de piezas que ya no encajan en los moldes que presentaron los contendientes al liderazgo federal.

Seguir leyendo »