eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Lara Hernández

Lara Hernández García, nacida en Madrid el 23F del 1986. Licenciada en Filosofía por la UCM. Dos másters y cuatro idiomas. Activista social, fue responsable de Convergencia de IU.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 33

La campaña de los comunes

No hace mucho tiempo podíamos leer en Twitter el texto de un dirigente histórico que rezaba así: "Este no es un momento histórico, ni lo fueron las últimas elecciones. Este es otro momento más de los que nos ha tocado vivir". No es fácil resumir a la perfección y en 140 caracteres la dificultad que tiene una cierta tradición en observar cómo las cosas cambian como nunca antes. No nos resignemos a pensar que este es "otro momento más". Todo lo contrario. El viejo mundo vacila. Ha llegado la hora de reivindicar nuestro derecho a la alegría, nuestro derecho a soñar e ilusionarnos con lo que está por construir. Basta de aguafiestas, basta ya de hacerle el juego a aquellos que quieren que todo siga igual.

Tomemos aliento e impulso de cara al futuro. Tenemos que recordar que hace cinco años inundamos las plazas de este país cuando nos creían callados para siempre. Recordemos que hace ya unos meses abrimos las puertas y ventanas de las instituciones. Y hoy seguimos levantando alfombras. Debemos cuestionar los relatos que inundan las portadas y llenan las encuestas.

Seguir leyendo »

La dignidad no se compra

No paramos de leer en distintos medios de comunicación, en discursos e incluso a lo largo y ancho de las redes sociales algo que todo el mundo acepta ya como un lugar común: y es que tenemos un acervo de movilizaciones sociales a las que hay que dar expresión política. Que venimos viviendo un ciclo de movilización social, sindical y política que hemos de lograr convertir en poder institucional. Articular los mecanismos para llevar a las instituciones lo que antes hemos exigido en las calles se concibe como una de las tareas prioritarias de la izquierda organizada, y sin embargo, lo que hoy está en juego tiene que ver más bien con el ser capaces de disolver ese “antes”. No puede ser que los debates actuales se cifren en torno al agotamiento de la movilización social. Ahora es el momento de decir alto y claro que llevaremos a las instituciones lo que seguimos reclamando en las calles, porque las políticas que planteamos se oponen al poder y el sendero que nos lleva de la movilización a la institución, nunca se había mostrado con tanta claridad como ahora. Gobernar hoy, no significa lo mismo que gobernar ayer. Hoy se trata de tomar el poder.

Del mismo modo que ya no cabe prometerle a la gente que cuando vaya a votar, deposite la papeleta y regrese a casa esperando que cierta clase política les represente, hoy afirmamos que las consignas contra este régimen forman parte ya del sentido común. Igual que eso ha cambiado, también la forma de entender la gobernanza desde las instituciones ha variado. Y en este sentido, es esencial el debate en torno al programa, es decir qué queremos llevar a la instituciones. Qué cosas son las que nos colocan más allá de la identidad que nos demos a nosotros mismos.

Seguir leyendo »

Porque sólo podemos vencer: #Encuentro para un nuevo país

Estamos ante un momento de emergencia social que requiere de la habilidad e inteligencia de todas las fuerzas de la mayoría social para construir un escenario de esperanza política. Por ello, desde Izquierda Unida apostamos por constituir la unidad popular encontrándonos en espacios políticos compartidos con otras fuerzas políticas, colectivos sociales y personas que quieran ganar las ciudades y municipios para la mayoría social.

Porque debemos leer el momento político actual y somos plenamente conscientes del momento de excepcionalidad histórica que vivimos, IU pone en marcha el Encuentro para un nuevo país. Un proceso de diálogo abierto con la mayoría social critica, en el que queremos definir las líneas político-programáticas que nos ayuden a construir junto a otros y otras, un nuevo horizonte de esperanza para el país. Optimismo, determinación, voluntad de diálogo y convergencia, son los principios en los que se apoya el proyecto que plantea Izquierda Unida. Porque somos conscientes de que hoy estamos más cerca que ayer de poder transformar la sociedad y hacia esta dirección está orientado nuestro trabajo.

Seguir leyendo »

Cuando 1 marco deja de valer 20 pesetas

Quizás a poca gente de mi generación le evoquen algo estas palabras. A muchos otros, en cambio, le traerán a la mente la imagen de un joven Alfredo Landa que escuchaba atentamente las palabras de José Sacristán, interpretando a Angelino, el emigrante de Peralejos que recién llegado de Alemania y ante una mesa repleta de productos patrios narraba las mil maravillas del país teutón en la famosa película Vente a Alemania, Pepe, de nuevo de impuesta actualidad. Unas mil maravillas que el personaje de Landa comprobará que no son tales. El otro día, sin ir más lejos, regresaba de Madrid y en el avión me encontré con un compañero de trabajo. Ya en Berlín, entrando al metro elegimos la rampa en vez de las escaleras por aquello de la maleta, y durante ese trecho curiosamente me contaba cómo el primer día que puso un pie en Alemania, cargado de ilusiones y proyectos, al ver esa misma cuesta, le comentó a su compañera: "¡Fíjate en Alemania! Lo tienen todo pensado, construyendo para las personas con accesos para los viajeros y personas con discapacidad". Y él mismo añadía: "Tardamos poco más de un mes en darnos cuenta que contadas estaciones de Berlín tienen rampa". Al lector le reservo la certeza de saber que donde pone rampa, podríamos hablar de salarios, costumbres, empleos, educación, formación y un largo etcétera que cobra tantos sentidos como personas migradas. Y es que muchas personas no necesitan ver esa película para saber de qué estoy hablando.

Mucho se ha dicho de los procesos de acogida de los países de destino a las personas migrantes, sin embargo, yo hoy aquí quiero hablar de cómo las personas migrantes acogemos la nueva realidad que se nos pone enfrente. Podría hablar de Alla, de Clara, de Rafa, de Morat, de lo que es emigrar dos veces, de lo que es limpiar habitaciones de hotel mientras escribes la tesis doctoral en tus ratos libres, de lo que es no poder pisar tu país en 20 años, llámese Kurdistán o Chile, porque sigues defendiendo ideales de libertad y lucha; también podría hablar del que triunfa en la gran empresa y tiene casa con perro y coche antes de aterrizar, pero de eso ya se ocupa Españoles por el mundo. Cada palabra de este texto remite a una historia anónima que merece ser leída porque es en sí misma un matiz de sentido a lo que significa sentirse extranjero y extranjera en un lugar al que no perteneces. Nunca nadie sabrá qué pasaba por la cabeza de esos hombres y mujeres que se acercaban a las playas de Ceuta. Pero conocer las experiencias de quiénes se van, ayuda a entender la de aquellos que vienen.

Seguir leyendo »