eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Luis Juberías

Miembro de Podem Catalunya

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 29

Catalunya: populismo y espacio de ruptura

Catalunya se despertó el 22 de diciembre con una sensación extraña. Por primera vez, CDC no ganaba unas elecciones autonómicas. Si bien es cierto que el PSC había logrado en una ocasión superar en número de votos a CDC, jamás lo había hecho en número de escaños. Ciudadanos ha sido el primer partido que ha logrado ganar en escaños y votos a CDC y sus distintas marcas (Junts pel Sí y Junts per Catalunya).

Que el espacio de Convergencia no logre una victoria electoral es sumamente importante para el análisis de la hegemonía en Catalunya: CDC ya no puede representar al universal, por mucho que continúe siendo la fuerza dirigente.

Seguir leyendo »

Podem y la articulación del espacio de ruptura en Catalunya

La victoria de En Comú Podem el 20 de diciembre cerró en Catalunya el ciclo corto que se inició un año antes, el 9 de noviembre de 2014, cuando Artur Mas, en un acto de funambulismo monumental, salió indemne de lo que muchos calificaban ya de su muerte política. Su supervivencia se saldó con la quiebra de esa mayoría social que apostaba por el derecho a decidir iniciándose una dinámica de bloqueo entre bloques antagónicos pero debidamente retroalimentados que tuvo su principal expresión en las elecciones del 27S. El procés como expresión social de una corriente de fondo eminentemente democrática mutaba en un supuesto institucional de huida hacia adelante donde el objetivo era mantener a Artur Mas como gran timonel al tiempo de poder refundar con garantías una CDC corroída por la corrupción. Se reproducía la identificación país-partido como herencia viva del pujolismo.

Pese a imponerse el marco plebiscitario en las elecciones catalanas, lo relevante no fue tanto que el 'sí' a la independencia no obtuviera la mayoría de votos de una sociedad catalana lo suficientemente plural y compleja, sino que Artur Mas obtuvo el 'no' para formar gobierno. Entonces el sainete se adueñó de la política catalana. Pero el 20 de diciembre, los y las catalanas mandaron un mensaje: el referéndum para que el pueblo de Catalunya pueda resolver democráticamente la cuestión de su encaje en España se demuestra a la postre cómo la única vía que puede dar salida a la realidad social y política de Catalunya.

Seguir leyendo »

Podem i l'articulació de l'espai de ruptura a Catalunya

La victòria d'En Comú Podem el 20 de desembre va tancar a Catalunya el cicle curt que es va iniciar un any abans, el 9 de novembre de 2014, quan Artur Mas, en un acte de funambulisme monumental, va sortir indemne del que molts qualificaven ja de la seva mort política. La seva supervivència es va saldar amb la fallida de la majoria social que apostava pel dret a decidir iniciant-se una dinàmica de bloqueig entre blocs antagònics però degudament retroalimentats que va tenir la seva principal expressió en les eleccions del 27S. El procés com a expressió social d'un corrent de fons eminentment democràtica mutava en un supòsit institucional de fugida cap endavant on l'objectiu era mantenir a Artur Mas com a gran timoner al temps de poder refundar amb garanties una CDC corroïda per la corrupció. Es reproduïa la identificació país-partit com a herència viva del pujolisme.

Malgrat imposar-se el marc plebiscitari a les eleccions catalanes, el rellevant no va ser que el 'sí' a la independència no obtingués la majoria de vots d'una societat catalana prou plural i complexa, sinó que Artur Mas va obtenir el 'no' per formar govern. Llavors el sainet es va apoderar de la política catalana. Però el 20 de desembre, els i les catalanes van enviar un missatge: el referèndum perquè el poble de Catalunya pugui resoldre democràticament la qüestió del seu encaix a Espanya es demostra fet i fet com l'única via que pot donar sortida a la realitat social i política de Catalunya.

Seguir leyendo »

La recomposició de l'espai de ruptura a Catalunya després del 20-D

El resultat d'En Comú Podem a les eleccions generals del 20D dóna suport a les tesis en favor de transversalitzar la nostra proposta política articulant una aliança social i política pel canvi, ja que l'espai rupturista a Catalunya és complex i plural. Els barris i pobles de tradició treballadora, on el PSC havia estat majoritari, se senten interpel·lats fortament per la proposta de PODEM, però al mateix temps les classes mitjanes, d'on procedeixen gran part dels activistes i militants polítics de l'esquerra, van quedar en bona mesura capturats pel procés sobiranista hegemonitzat per Convergència a través de Junts pel Sí.

El bloqueig polític i parlamentari a què ens va abocar el plantejament plebiscitari del 27S i els seus resultats, així com l'aposta de l'alcaldessa de Barcelona i un nucli d'activistes del seu entorn de fer un pas endavant a les eleccions generals, va permetre que PODEM pogués contribuir a articular una proposta política transversal i guanyadora al voltant d'idees de justícia social, democràcia real i dret a decidir. La proposta que vam defensar a través de Catalunya Sí que Es Pot: un referèndum perquè el poble de Catalunya pugui resoldre democràticament la qüestió del seu encaix a Espanya, ha demostrat al capdavall ser l'única que dóna una sortida política a la realitat social i política de Catalunya.

Seguir leyendo »

La recomposición del espacio de ruptura en Catalunya tras el 20-D

El resultado de En Comú Podem en las elecciones generales del 20D respalda las tesis en favor de transversalizar nuestra propuesta política articulando una alianza social y política por el cambio, puesto que el espacio rupturista en Catalunya es complejo y plural. Los barrios y pueblos de tradición trabajadora, donde el PSC había sido mayoritario, se sienten interpelados fuertemente por la propuesta de PODEM, pero al mismo tiempo las clases medias, de donde proceden gran parte de los activistas y militantes políticos de la izquierda, quedaron en buena medida capturados por el proceso soberanista hegemonizado por Convergència a través de Junts Pel Sí.

El bloqueo político y parlamentario a que nos abocó el planteamiento plebiscitario del 27S y sus resultados, así como la apuesta de la alcaldesa de Barcelona y un núcleo de activistas de su entorno de dar un paso adelante en las elecciones generales, permitió que PODEM-PODEMOS pudiera contribuir a articular una propuesta política transversal y ganadora en torno a ideas de justicia social, democracia real y derecho a decidir. La propuesta que defendimos a través de Catalunya Sí Que Es Pot: un referéndum para que el pueblo de Catalunya pueda resolver democráticamente la cuestión de su encaje en España, ha demostrado a la postre ser la única que da una salida política a la realidad social y política de Catalunya.

Seguir leyendo »

Voluntat de canvi: una sortida constituent

PODEMOS i les aliances que ha articulat a Catalunya (En Comú Podem), Galícia (En Marea) i València (Compromís-Podem-Ara és el Moment), no són partits polítics a l'ús, ni tan sols un projecte polític unívoc, sinó més aviat l'expressió política més acabada d'un corrent profund de canvi, que va eclosionar en el cicle de mobilització 2010-2014 i el 15M com a resposta a la gestió de la crisi en favor de l'oligarquia financera. Aquesta gestió, amb retallades en drets bàsics de la majoria i amb un blindatge de les polítiques d'austeritat i centralitzadores amb l'article 135 de la Constitució Espanyola, ha derivat en una crisi de règim polític molt profunda. Mirar cap a un altra banda i fer com si no hagués succeït no és una opció. El bipartidisme ha fet fallida i s'obre una bretxa constituent.

Les cinc garanties constitucionals que proposa PODEMOS -blindatge dels drets socials, garanties contra la corrupció, independència de la justícia, plurinacionalitat i dret a decidir (amb celebració de referèndum a Catalunya), així com democràcia real amb possibilitat de revocar i proporcionalitat en la llei electoral- són una concreció de mínims d'aquest desig de canvi. No representen una proposta de partit sinó una proposta de país, un acord de convivència que dóna sortida política a l'actual crisi de règim i supera l'escissió social a què ens aboca l'immobilisme.

Seguir leyendo »

Voluntad de cambio: una salida constituyente

Podemos y las alianzas que ha articulado en Catalunya (En Comú Podem), Galicia (En Marea) y Valencia (Compromís-Podem-Ara és el Moment), no son partidos políticos al uso, ni siquiera un proyecto político unívoco, sino más bien la expresión política más acabada de una corriente profunda de cambio, que eclosionó en el ciclo de movilización 2010–2014 y el 15M como respuesta a la gestión de la crisis en favor de la oligarquía financiera. Esta gestión, con recortes en derechos básicos de la mayoría y con un blindaje de las políticas de austeridad y centralizadoras con el artículo 135 de la Constitución Española, ha derivado en una crisis de régimen político muy profunda. Mirar hacia otro lado y hacer como si no hubiera sucedido no es una opción. El bipartidismo ha quebrado y se abre una brecha constituyente.

Las cinco garantías constitucionales que propone Podemos –blindaje de los derechos sociales, garantías contra la corrupción, independencia de la justicia, plurinacionalidad y derecho a decidir (con realización de referéndum en Catalunya), así como democracia real con posibilidad de revocatoria y proporcionalidad en la ley electoral– son una concreción de mínimos de ese deseo de cambio. No representan una propuesta de partido sino una propuesta de país, un acuerdo de convivencia que da salida política a la actual crisis de régimen y supera la escisión social a la que nos aboca el inmovilismo.

Seguir leyendo »

Crisis de régimen y derecho a decidir

En España estamos viviendo una profunda crisis de régimen político fruto de la erosión que ha sufrido su base social con la gestión de la crisis en beneficio de unos pocos y perjuicio de los más. Una democracia construida sobre la base de la tutela y desconfianza a la ciudadanía, que cerraba la posibilidad de solucionar democráticamente la cuestión nacional en España, tenía que venir a ser cuestionada por unas generaciones que hemos crecido y madurado en democracia.

Y es que la escasa vida democrática que históricamente ha vivido este país hace que los debates y conflictos latentes se cierren en falso, con apaños provisionales y de escasa calidad. Lo que en otros países donde en su día existió un proceso de ruptura democrática con el fascismo, como en Grecia y Portugal, ha constituido una crisis política profunda y un cambio en su sistema de partidos, en España se expresa como una crisis de régimen y el cuestionamiento de su ordenamiento jurídico-político e instituciones básicas.

Seguir leyendo »