eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Pablo García de Vicuña

Profesor de la red pública. Responsable de la Federación de Enseñanza de Comisiones Obreras Euskadi

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 14

Adoctrinar sin saberlo

“Una vez cierres la puerta del aula, éstos serán tus dominios; aquí, tú eres el rey, marcas las normas e impones tu autoridad. Nadie controlará tus decisiones”. Nunca olvidaré estas palabras del jefe de estudios que me enseñaba el colegio concertado en el que iba a debutar como docente. Supongo que su intención era insuflarme ánimos, pero convirtió la víspera de mi estreno profesional en un ahogo de responsabilidad.

Además –tal y como pude comprobar años después, cuando comencé mi experiencia en la enseñanza pública-, el fraile no había sido totalmente sincero. La aparente independencia y control absoluto que dejaba a mis decisiones, chocaba con la propia estructura arquitectónica del centro escolar: todas las aulas estaban diseñadas iguales, incluyendo dos cristales; uno, comunicaba visualmente todas las aulas (en las de ambos extremos, siempre enseñaban frailes de la orden religiosa) y otro en cada puerta, a la altura media de los ojos de quien apareciera por el pasillo. De este modo, tanto desde las aulas extremas, como desde el propio corredor, “cualquiera de la Casa” podía observar estratégicamente el menor incidente que alterara la normalidad escolar, además de controlar la pertinencia de las enseñanzas impartidas.

Seguir leyendo »

La Educación medioambiental necesaria

Leído la semana pasada: “La revuelta escolar calienta el debate ambiental en el corazón de Europa”. Al parecer, una parte importante del movimiento estudiantil empieza a estar francamente preocupado por las medidas –más correctamente, la falta de medidas- tomadas por distintos gobiernos europeos en este tema. Bélgica, Alemania, Suiza o Australia están conociendo en los últimos días huelgas estudiantiles en las que se reclama a sus políticos una posición claramente definida en defensa del medio ambiente.

“Sólo pedimos que no sigan robándonos nuestro futuro y el de las generaciones venideras” –se oía en los corrillos de las múltiples movilizaciones que se vienen produciendo, especialmente en Bruselas y Lieja, puntos neurálgicos de esta movilización estudiantil, que ha llegado a congregar a más de 70.000 jóvenes, a través de las redes sociales.

Seguir leyendo »

Matriculación escolar: una opción desigual

Oficialmente, el lunes 28 de enero se ha iniciado el periodo de matriculación para el próximo curso escolar 2019-2020. Los andenes del metro de Bilbao, sin embargo, llevan ya más de una semana, anunciando las particularidades de innumerables centros escolares, con todo tipo de ofertas educativas disponibles. No ha terminado la temporada de rebajas en los comercios  y la atención familiar debe ya dar un giro copernicano para dilucidar un asunto trascendental: dónde estudiará Ane o Markel el año próximo.

La primera decisión, con ser crucial, suele estar tomada de antemano, sin demasiada dificultad: centro público o concertado (en la CAPV, los colegios de titularidad privada sostenidos únicamente con presupuesto propio, sin ayuda de la financiación pública, representan el 0,8 %, frente al 48,1 de la concertada y el 51,1 % de la pública, según datos del Ministerio de Educación de 2016). Sin grandes complicaciones, la decisión familiar se habrá resuelto a grandes brochazos, siguiendo los consejos bienintencionados de las amistades y tras pasar el test de las grandes preguntas propias: disponibilidad económica, cercanía, garantías informativas, extraescolares, alumnado inmigrante… Un año más, otras preguntas (proyecto pedagógico, estabilidad de las plantillas, preferencias infantiles…) habrán pasado a lugares secundarios a la hora de la toma de la decisión.

Seguir leyendo »

Rosa que te quiero rosa

Rosa que te quiero rosa. No es mi intención parodiar el magnífico poema lorquiano que aparece en el Romancero gitano, pero no pude evitar ese recuerdo al escuchar las palabras de Damara Alves, la ministra de familia del nuevo gobierno brasileño que dirige el ultraconservador Bolsonaro. “Empieza una nueva era: los chicos, de azul; las chicas, de rosa”, proclamó a los cuatro vientos en su toma de posesión. No se trataba de un gazapo producido por el nerviosismo y el entusiasmo del momento histórico que estaba viviendo la flamante política. No. Al día siguiente, y ante el revuelo que sus palabras habían provocado en todo el planeta, se ratificó confirmando que había utilizado esa metáfora colorística para defender y “respetar la identidad biológica de los niños”. Primer pasmo de este recién estrenado 2019.

Por si alguien tenía duda de los vientos revisionistas que traen estas nuevas figuras de la ultraderecha mundial, el pasmo no quedó ahí encerrado. Al día siguiente continuaban las perlas informativas en la misma línea.  Era el turno de VOX, el partido español que ha acaparado miradas mundiales por su inesperada y súbita aparición en las elecciones autonómicas andaluzas. Se trataba de explicar sus líneas rojas a los dos partidos que ansiaban sus votos y escaños andaluces para conseguir el cambio de gobierno en esa Comunidad. Me centraré tan solo en la crítica que han hecho a las políticas de género implantadas por el PSOE de Susana Díaz. No tiene desperdicio: cuestionamiento de las cifras oficiales de violencia contra la mujer, por no incluir esas otras que también afectan al hombre; cuestionamiento del propio sistema judicial –tremendamente escorado hacia opiniones populistas-; petición de paralización de las subvenciones a organizaciones feministas “supremacistas”(¿), protagonistas diabólicas de esta corriente tergiversadora de la realidad que acontece en los entornos privados familiares.

Seguir leyendo »

Dudas razonables

Parece que en términos judiciales se entiende por duda razonable una evidencia no suficientemente validada para establecer una condena; dicho de otro modo, en un juicio cualquiera le corresponde a la fiscalía que es quien tiene que probar su versión de los hechos, más allá de la duda. Por tanto, de quedar probada la argumentación, significaría que no se habían generado dudas en la mente de cualquier “persona razonable”. Y por el contrario, ante una duda razonable aceptada, la persona juzgada quedaría absuelta.

Todo esto viene a cuento de una reflexión realizada durante estas pasadas fiestas navideñas sobre el juicio social que recibimos normalmente las personas a la docencia. Es corriente escuchar en cualquier conversación de café –incluso en ambientes más sesudos y científicos- que “Fulano” y/o “Mengana” son buenos/malas profesionales educativos en función del trabajo que realizan. Y aportan para ello pruebas de cargo singulares: empatía con el alumnado, proporción de aprobados/suspensos, nivel conversacional con familias… Vamos, que somos absueltas o condenados, aunque sólo sea testimonialmente, según las pruebas presentadas.

Seguir leyendo »

Educar frente a la violencia

Confieso que llevo unos días desasosegado. Podría achacarlo a la vuelta a la rutina tras el casi acueducto festivo de diciembre, pero no sería cierto. O a la proximidad de las fiestas navideñas, omnipresentes desde hace ya unas semanas en cualquier rincón comercial que se precie, si no disfrutase de ellas año tras año. Hasta podría estar en crisis por la cercanía del fin de un año y lo que de fúnebre y de pasado acumulado implica. Pero no; la causa de mi inquietud no es otra que la de seguir rumiando la noticia conocida hace unos días sobre el brutal ataque de una panda de desaprensivos a un estudiante en el campus de Vitoria por mostrar inclinaciones políticas poco convencionales por estos pagos.

Y no se trata de moralina aprovechada, sino de honda inquietud por lo que me corresponde como docente. Mi primera reacción, sin embargo, no fue como profesional, sino como ciudadano. La sensación, tras leer la noticia, fue de hastío, de resignación por dejarme llevar otra vez de ese sentimiento de rechazo a situaciones mil veces repetidas y que, ingenuamente, creíamos superadas definitivamente. Me acordé de quienes taché de agoreros por advertirnos de que poco –o nada- había cambiado tras la decisión de fin de la violencia etarra. Que el mundo de la intolerancia seguía vivo y que para una parte de la sociedad vasca aún seguía activa la maniquea división de “conmigo o contra mí”. Me fastidiaba tener que reconocer que se abría, de nuevo, la impotencia ante la fuerza matona que acalla cualquier opinión diferente.

Seguir leyendo »

Hogar, peligroso hogar

“Hogar, dulce hogar”. Seguramente estaremos ante la frase más utilizada en los felpudos de las viviendas (Aquí, quizás, en pugna con el “Ongi etorriak”). Más de una vez la habremos utilizado para no manchar el suelo de nuestros anfitriones, pero en muchas otras para recordar nuestro propio hogar ¿Quién no se ha sorprendido mencionando esta frase tras un espléndido, pero agotador, viaje vacacional? ¿Cuántas veces, en frías y desapacibles noches de invierno nos hemos acurrucado junto a nuestros seres queridos gozando del calor hogareño? ¿Cómo no recordar los acuciantes deseos de encontrarnos tranquilamente entre nuestras cuatro paredes, en vez de soportar estoicamente una jornada inacabable de trabajo? En esos momentos siempre el deseo de tranquilidad, de sosiego, de calor familiar hace necesario el recuerdo a la dulzura de nuestro hogar.

Wikipedia nos aclara que tal dicho proviene de una canción estadounidense de los años veinte del siglo XIX, que fue recuperada en tiempos de su guerra civil (1861-65), utilizada por ambos bandos y prohibida en el bando unionista por la influencia que causaba y la deserción masiva que provocaba en sus filas. Frecuentemente el hogar como anhelo, añoranza o melancolía de lo que en otros momentos no se tiene.Sin embargo, desgraciadamente, no siempre es así. Hay ocasiones, más de las que creemos, en que el hogar puede ser un infierno, una ratonera de la que es difícil escapar, un espejismo de dulzura que se transforma en amargura a las primeras de cambio. Nos lo explicó María José Díaz-Aguado, catedrática de Psicología de la Educación, en la Complutense madrileña, al recordarnos uno de los mensajes de la ONU para el recién pasado 25N: el lugar más peligroso para la mujer es su propio hogar. En España, el 52 % de todos los asesinatos han sido provocados por parejas o exparejas en el entorno de la propia vivienda.

Seguir leyendo »

Construyendo puentes, no muros

Emigrar es desaparecer para renacer después. Inmigrar es renacer para no desaparecer nunca más. Con estas palabras, Sami Naïr situaba,  hace ya casi una década, la realidad de tantos millones de personas que inician un camino, probablemente de no retorno, encontrándose, en numerosas ocasiones, con muros de incomprensión, desprecio y miedo.

Y continúa advirtiéndonos el sociólogo francés que la inmigración no es un problema político, sino un fenómeno social como el crecimiento demográfico, el aumento de los matrimonios o de los divorcios o la distribución territorial de la población al que hay que aceptar cuanto antes porque está en la identidad humana buscar un porvenir mejor y aceptar a quien desea intentarlo. De ahí que cuanto antes se acepte que pese a la profunda evolución que marca en la comunidad receptora la inmigración, ésta acaba por enriquecer su identidad.

Seguir leyendo »

¿Y los hombres?

“El más fuerte no es nunca bastante fuerte si no transforma su fuerza en derecho y la obediencia en deber” (J.J.Rousseau, El Contrato Social)

Con este original y sugerente título el Área de Empleo, Inclusión Social e Igualdad de la Diputación Foral de Bizkaia, hace unas semanas, organizó una jornada de sensibilización sobre perspectiva de género y  prevención de la violencia hacia las mujeres. Título sugerente y abierto que llevaba la imaginación hacia otras preguntas, también de intención crítica: ¿Dónde están? ¿A qué esperan para intervenir en favor de las mujeres? ¿Han entendido algo tras el último 8M? ¿Por qué siguen agazapados? ¿Están temerosos o desconcertados? ¿Para cuándo un manifiesto generalizado de transformación de las masculinidades actuales?...

Seguir leyendo »

Satisfechos/as, pero inapreciados/as

Con esta única frase podía cerrarse la intervención de Paulo Santiago, miembro de la OCDE, en su conferencia inaugural de la jornada organizada hace unos días por el Ministerio de Educación y Formación Profesional, “Educar para el siglo XXI. Desafíos y propuestas sobre la profesión docente”. Resumía de este modo, la opinión de docentes y miembros de las direcciones de los centros escolares españoles de Educación Secundaria que participaron en la última edición publicada del Informe TALIS, en 2013 (La próxima saldrá este mismo curso, 2018).

Este informe de la OCDE plantea averiguar el funcionamiento de los procesos de enseñanza vista desde la óptica del profesorado, comparándola a su vez, con la visión internacional que aportan el resto de los países participantes. “(…) un estudio de percepciones no deja de ser útil para conocer la evolución del desarrollo profesional de los profesores, de sus prácticas de enseñanza y sus actividades de aprendizaje, cómo se enfrentan a las innovaciones y a las tareas burocráticas, cómo se relacionan con sus colegas y buscan conexiones entre ellos por medio de reuniones informales, formación permanente presencial, plataformas profesionales de interacción y otros medios diversos.”, argumentaba el propio Ministerio de Educación en el prólogo de presentación de este trabajo, hace ya 5 años.

Seguir leyendo »