eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Pilar del Río

Periodista y traductora. Presidenta de la Fundación José Saramago.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 81

Portugal, una sociedad avanzada

Esta foto del presidente de la Republica Portuguesa en pantalón de deporte y haciendo cola para entrar a comprar en un supermercado ha hecho las delicias fuera de Portugal, no así en su tierra, donde la mayoría de la población considera normal que los servidores públicos traten de su vida domestica y a la parte que resta de esa mayoría simplemente no le interesa quien compre las patatas, los plátanos y el yogurt en cada casa, sea ésta la de un político o la de una estrella de TV. A veces la educación tiene estas cosas, implica no inmiscuirse en lo que es ajeno a las funciones propias de la representación política, ésas sí bien claras, delimitadas por leyes y objeto de escrutinio democrático. Donde, por supuesto, no entra la compra en el supermercado, por más que llame la atención en España. Varias veces, en los lejanos 90, vi al presidente Jorge Sampaio empujando el carrito de la compra y Sampaio, al contrario que Marcelo Rebelo de Sousa, no es expansivo y coloquial, simplemente usaba la normalidad que algún día habrá que adoptar en España, ahora que ya no existe el terrorismo y los coches oficiales con corbatas a juego no molan tanto.

Por supuesto, la naturalidad de la foto y los elogios que han recibido miembros del gobierno y de la oposición de Portugal por su comportamiento durante los días duros de la pandemia no se pueden traducir como ausencia de turbulencias en la vida política portuguesa: las hay y no son pequeñas. En breve, según todos los oráculos, habrá una crisis de gobierno en Portugal no atribuible a maniobras oscuras sino a la propia dinámica de la política. Se da por hecho que saldrá del gabinete el todopoderoso ministro de Finanzas –y presidente del Eurogrupo- Mario Centeno, tras la polémica desatada por un préstamo legal, aunque inoportuno y mal explicado, a un banco en venta, el Novo Banco, antes Banco Espíritu Santo, que quebró hace seis años porque sus dueños y gestores se creyeron que eran Alicia en el país de las maravillas, donde todo les estaba permitido y todo hicieron. Ahora, mientras los antiguos dueños enfrentan penas de prisión y condena social, el banco surgido de aquellas cenizas acaba de recibir un crédito del estado, uno más, de 850 millones de euros. No era el momento para hablar de créditos bancarios, por eso el primer ministro Antonio Costa trató echar balones fuera en el parlamento argumentando con auditorias y plazos futuros cuando el crédito ya estaba otorgado y había pasado los trámites legales de rigor. Evidentemente saltaron todas las alarmas políticas y mediáticas, el escándalo estaba servido, era ignorancia impropia de un gobernante o mentira más impropia todavía, urgía aclarar y se aclaró porque la política es el arte de conciliar lo que parece imposible, así que Costa y Centeno se sentaron a trabajar y salieron de la residencia oficial con un comunicado conjunto, asumiendo errores de interpretación y dejando clara la situación. Hasta estuvieron a punto de darse un abrazo rompiendo la distancia social impuesta para todo hijo de vecino… El problema existió, la solución también existía, Centeno saldrá del gobierno cuando se presenten los presupuestos generales del estado, tal vez dirija el Banco de Portugal, lo importante es que el asunto se abordó sin desenterrar hachas de guerra y avanzado en vez de retroceder.

Seguir leyendo »

Los milagros del 13 de mayo

El 13 de mayo de 2020 los peregrinos del mundo no podrán llegar a Fátima, donde siempre se espera el milagro. Como está pasando con todas las grandes convocatorias que deberían celebrarse en el singular tiempo de pandemia que vivimos, ésta también ha estado precedida de noticias contradictorias, así unas veces se anunciaba que la concentración tendría lugar como siempre, aunque manteniendo distancias sociales e imposibles, otras se daba marcha atrás y hasta las romerías se prohibían porque la ley impide ir de un área municipal a otra. Finalmente se optó por la fórmula del papa Francisco en la plaza de San Pedro: habrá conmemoración de los sucesos de Cova de Iria pero ante la soledad más expresiva y radical. Si el sol se mueve no habrá testigos, tampoco habrá gente de rodillas en la inmensa explanada del santuario esperando que la virgen vestida de blanco les prometa mejores condiciones de vida, justo este año que más personas en el mundo necesitan milagros para sobrevivir. Para quien nada tiene, salvo su fe, esta decepción es grande. El milagro era la solución, ahora viendo como la posibilidad se aleja, no son pocos quienes sienten que se apaga una consoladora esperanza.

Seguir leyendo »

25 de abril siempre

"Si el parlamento está abierto ¿por qué vamos a cerrarlo justo el 25 de abril?". Con esta frase tajante el presidente de la cámara canceló la polémica desencadenada en Portugal sobre la conveniencia de mantener, en pleno periodo de confinamiento, el acto conmemorativo de la revolución que supuso el establecimiento de la democracia hace ahora 46 años. En el debate, que ha ocupado horas de televisión y las primeras páginas de los periódicos, se han manejado razones de peso, algunos insultos y bastante oportunismo.

La mayoría de los grupos parlamentarios, desde el conservador PSD a la izquierda más radical, defendían el acto político e institucional porque "la democracia no está suspendida", sería incoherente, además de un grave precedente, no celebrar la libertad precisamente en época de confinamiento. Quienes así argumentaban se dieron de bruces con una frase tremenda, puesta en boca de las víctimas de la pandemia: "Si no hemos podido enterrar a nuestros muertos, no tenemos nada que celebrar en el parlamento". Esta frase, reproducida masivamente en las redes sociales, alentada por opinadores de varias tendencias, consiguió instalarse en el imaginario portugués durante varios días, en los que los ataques y las descalificaciones contra la llamada clase política se sucedieron, poniendo de manifiesto una animadversión ciudadana que no suele expresarse de forma tan rotunda.

Seguir leyendo »

José Tolentino Mendonça, el guardián de los secretos

Este perfil debería escribirlo Umberto Eco: el autor de El nombre de la rosa haría filigranas con la biografía de José Tolentino Mendonça, arzobispo de Suava [cardenal desde el 5 de octubre de 2019] y director de los archivos secretos del Vaticano por obra y gracia del papa Francisco, que lo elevó a tales glorias en 2018, tras los ejercicios espirituales que le impartió en la Cuaresma del mismo año. Tolentino Mendonça es teólogo, profesor, ensayista, fue vicerector de la Universidad Católica de Lisboa, es articulista en el semanario portugués Expresso y poeta de obra distinguida y traducida.

A José Tolentino Mendonça se le conoce en Portugal -y es persona muy conocida- sin el José inicial, que realmente añade poco a un nombre tan sonoro. Nació en la isla de Madeira en 1965, cuando la mayoría de sus colegas de sínodo ya estaban ejerciendo funciones apostólicas. Por las titulaciones que tiene se le supone que fue alumno avezado, anduvo entre Lisboa y Roma doctorándose en teología y ciencias bíblicas y más tarde, en Nueva York, se empleó en estudiar la religión y el espacio público. Por su libro La mística del instante recibió en 2015 el premio literario Res Magnae, convirtiéndose en el primer no italiano galardonado. Luego le dio los ejercicios al Papa Francisco y fue nombrado arzobispo y detentor de todos los secretos que guarda la Biblioteca del Vaticano.

Seguir leyendo »

José Tolentino Mendonça, o guardião dos segredos

Este perfil deveria escrevê-lo Umberto Eco: o autor de O nome da rosa faria filigranas com a biografia de José Tolentino Mendonça, arcebispo de Suava [cardeal desde 5 de outubro de 2019] e diretor dos arquivo secreto do Vaticano por obra e graça do papa Francisco, que o elevou a tal glória em 2018, após os exercícios espirituais que orientou na Quaresma do mesmo ano. Tolentino Mendonça é teólogo, professor, ensaísta, foi vice-diretor da Universidade Católica de Lisboa, é cronista no semanário português Expresso e poeta com obra distinguida e traduzida.

José Tolentino Mendonça é conhecido em Portugal – e bem conhecido – sem o José inicial, que realmente acrescenta pouco a um nome tão sonante. Nasceu na ilha da Madeira em 1965, quando a maioria dos seus colegas de sínodo já exercia funções apostólicas. Pelos títulos que detém supõe-se que tenha sido um aluno avezado, doutorou-se em teologia e ciências bíblicas entre Lisboa e Roma e mais tarde, em Nova Iorque, dedicou-se ao estudo da religião e o espaço público. Pelo seu livro A mística do instante recebeu em 2015 o prémio literário Res Magnae, o primeiro português a receber tal reconhecimento. De seguida, acompanhou os exercícios do Papa Francisco e foi nomeado arcebispo e detentor de todos os segredos que guarda a Biblioteca do Vaticano.

Seguir leyendo »

Mulheres, as primeiras

Sabíamos, em tempos que já lá vão, que existiam em Portugal as lavadeiras, as "raparigas encantadoras que durante o dia lavavam e à noite namoravam", uma Nossa Senhora de Fátima que entrava pelas nossas casas adentro a cada 13 de maio e a fadista Amália Rodrigues, voz de navalha de cortar a respiração e que não deixava ninguém indiferente.

De Portugal, ocasionalmente chegavam notícias, como a de um ditador de seu nome Salazar que caiu da cadeira enquanto fazia a barba e assim proferiu o fim do seu poder, que um tal de Marcelo Caetano lhe sucedeu trazendo uma certa abertura, que havia presidentes da república atípicos, partidos clandestinos, heróis assassinados, o general Humberto Delgado e outros cujos nomes deviam estar presentes, até que no dia 25 de abril de 1974 soubemos – e de que maneira – que um grupo de capitães se tinha rebelado, trazendo para a rua os tanques militares e o melhor de ser humano.

Seguir leyendo »

Mujeres, las primeras

Sabíamos, en aquellos tiempos de antes, que Portugal tenía lavanderas "muchachitas encantadoras, que de día iban a lavar y por la noche a enamorar", una Virgen de Fátima que se aparecía en nuestras casas cada 13 de mayo y la cantante Amalia Rodrigues, voz de navaja que cortaba la respiración y a nadie dejaba indiferente.

A veces de Portugal llegaban noticias, por ejemplo que un dictador de nombre Salazar se cayó de la silla mientras el barbero lo afeitaba y ahí acabó su poder, que le sucedió un tal Marcelo Caetano y con él llegó cierto aperturismo, que había presidentes de la república pintorescos, partidos clandestinos, héroes asesinados, el general Humberto Delgado entre otros, cuyos nombres deberían estar presentes, hasta que el 25 de abril de 1974 supimos, y de qué manera lo supimos, que unos capitanes se sublevaron y al sacar tanques a la calle sacaron también lo mejor del ser humano.

Seguir leyendo »