eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Rafael Cordón Aranda

Soy un profesor jubilado que quiere aportar su granito de arena para evitar las gravísimas consecuencias a las que nos aboca esta sociedad productivista y consumista.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 0

¿Bajos precios en el campo? Nada cambiará

Por enésima vez el sector más débil de la producción agrícola protesta y sale a las calles para expresar su enfado por los precios bajos que reciben. Lo que se inició como una protesta legítima de pequeños agricultores y ganaderos que no pueden mantener su actividad y se arruinan, ha acabado por convertirse en manifestaciones en las que se van añadiendo los mismos sectores causantes directa o indirectamente de la situación. 

Nadie quiere estar ausente de unas protestas que son la agenda de los medios de comunicación masivos, que atañen a tantas familias y que generan tanto debate. Se pelearán por copar la cabecera, por tener el mayor protagonismo, por apropiarse de las reivindicaciones de los agricultores más desfavorecidos. Se removerán las agendas política para proponer soluciones, prometer cambios cosméticos. Pero nada cambiará. O muy poco.

Seguir leyendo »

¡Viva el cambio climático!

Cuando existe una gran preocupación en la sociedad por las consecuencias del cambio climático (el 81% de los ciudadanos en nuestros país piensan que no se hace lo suficiente para combatirlo) unos pocos, pero con muchísimo poder económico, solo ven negocio. Cuando comprobamos que las previsiones más negativas se van haciendo realidad, unos pocos, también, siguen esquilmando el territorio y aumentando sus ganancias. Y al calor del cambio climático quienes se han lucrado se postulan como los nuevos salvadores del planeta. ¡Viva el cambio climático! que nos hará seguir siendo ricos, piensan.

La reunión internacional (COP25) que se celebra en Madrid, es un momento para confrontar dos batallas: la de quienes queremos revertir este sistema productivista que nos lleva a un colapso social, económico y ecológico y quienes cegados por las ganancias a corto plazo niegan el cambio climático o solo ven en él "oportunidades de negocio".

Seguir leyendo »

Comarca del Mar Menor: ¿espacio de libertad económica?

La grandiosa manifestación del día 30, como escenificación colectiva del estupor causado por las imágenes de miles de peces muertos en el Mar Menor y por la conciencia de que “hasta aquí hemos llegado” ante el enorme desastre ambiental, puede marcar un antes y un después sobre el papel de la agricultura industrial en nuestra región. O, siendo más realista y menos ambicioso, sobre las consecuencias de su desarrollo en el entorno del Mar Menor.

Y es que, toda la sociedad de nuestra región ha comprobado que el Mar Menor ha llegado a convertirse en un gran contenedor de basuras. No solo por una agricultura bulímica que vomita contaminantes a su alrededor, también por un urbanismo incontrolado, balsas con purines que llegan al subsuelo contaminando el agua con nitratos ¡por si había pocos!, contaminación minera con metales pesados, excesiva actividad náutica…

Seguir leyendo »

La paradoja de unas lechugas

Y de los tomates, y de los pepinos, y de los melocotones, y de los cítricos. Se abandonan sin llegar a venderlos o su destino no es el mercado porque los precios no compensan recoger la cosecha. Hace poco ocurrió en Yecla: dicen que unos tres millones de lechugas se dejaron en el campo sin recoger. Muy bien por la Plataforma Ciudadana Salvemos el Arabí y Comarca que denunció la situación incidiendo en las consecuencias: el derroche que supone producir alimentos para destruirlos, el consumo inútil de un bien tan preciado como es el agua que se necesitó para desarrollar el cultivo, la degradación del suelo… unido al desembarco, cada vez más, de grandes empresas que implantan un modelo agrícola y ganadero muy perjudicial para la comarca.

Situaciones parecidas ocurren desde hace muchos años; cuando los precios que se pagan son escasos, los agricultores o malvenden sus cosechas o las abandonan. Lo sabemos desde hace tiempo: las grandes cadenas de distribución y venta de alimentos consigue bajar los precios de los alimentos en el campo y multiplicar el precio de venta final a veces hasta por diez. Se llama especulación. Y la UE y el estado en vez de intervenir para evitarla dedica fondos para paliar la situación de quienes más salen perjudicados. Le llaman “prevención y gestión de crisis” y el resultado es que se bonifica la superproducción y la eliminación de los circuitos del mercado de la parte de producción que “sobra”. Solo desde mayo del 2018 a mayo de 2019 casi 114 millones de kg de frutas y hortalizas no han llegado a los mercados y se ha subvencionado con casi 20 millones a su destrucción o su entrega a organizaciones caritativas (fega.es).

Seguir leyendo »