eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Raúl Camargo

Diputado de Podemos en la Asamblea de Madrid y secretario político de Podemos en la Comunidad de Madrid.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 40

Sobre la investidura y los retos de la izquierda ecosocialista

En el marco de los distintos procesos de investidura, el retorno a la política de bloques y del eje izquierda-derecha está siendo el elemento central de los rescoldos del ciclo electoral de los últimos meses. Unos bloques que, inevitables en su conformación en la política electoral y en la áspera aritmética parlamentaria, constituyen una auténtica bicoca para los partidos (de la izquierda y de la derecha) defensores del régimen del 78, bien en su forma más reaccionaria bien en su forma restauracionista y regeneradora. Y es que la forma en la que se desarrolla la dinámica política en el Estado español es totalmente ajena ya al ciclo impugnador y de horizonte constituyente que se abrió con el 15M. Retornó a los bloques clásicos del turnismo, a la primacía de los aparatos de partidos con lógicas e intereses propios, a la búsqueda de los consensos necesarios en el limitado y amputado horizonte que ofrece la actual Constitución. Del bipartidismo imperfecto al pluripartidismo para que nada cambie sustancialmente en el estrecho marco de la ortodoxia neoliberal dictada por la UE. La novedad, en todo caso, son las grietas,  dentro de esos bloques para dirimir la hegemonía dentro de los mismos. Política inter-bloques y política-intra.

Pero más allá de esto, a lo que asistimos estas semanas es al entierro definitivo de una perspectiva estratégico-constituyente por parte del "bloque del cambio". De existir esa opción, el debate sobre la propia investidura se habría planteado en otros términos, y no como una lucha de poder en el seno de la izquierda del Estado. Se pondría encima de la mesa, por ejemplo, la necesidad de vincular el programa a las respuestas también fuera del ámbito estrictamente parlamentario, retomar las movilizaciones como método para garantizar que las reivindicaciones populares se traduzcan en mejoras sociales, mientras se traza y organiza un rumbo diferente al neoliberal-progresista de un PSOE que no va a cuestionar en ningún momento los consensos sistémicos fundamentales. Pero esa opción no está encima de la mesa. Parece que Unidas Podemos está dispuesto a renunciar (¡todavía más!) a esa posibilidad estratégico-programática con tal de entrar a formar parte del núcleo ejecutivo del Estado y convertir así en realidad el objetivo último de su núcleo dirigente: formar parte del mismo Estado. O, sencillamente, también se trataría de reafirmar pedagógicamente la voluntad de constituirse en partido autónomo, manteniendo el compromiso con el programa y no subalternizado al PSOE. Es decir, sostener una lógica tanto de impugnación general como de garantía de dique frente a las derechas y frente a las políticas neoliberales y recentralizadoras, vengan de donde vengan.

Seguir leyendo »

Qué hacemos en Madrid: una propuesta

Tiempos de monstruos en forma de ola reaccionaria y autoritarismo, de gobiernos débiles sin voluntad para enfrentar al neoliberalismo ni a los poderes financieros. Tiempos de desconciertos, miedos y dudas. Tiempos de crisis de proyecto de las izquierdas. Tiempos de colapso de todo un ciclo que despertó tantas esperanzas como desilusiones ha provocado. Y es que las tendencias de fondo nos van marcando un camino tortuoso frente al que no podemos desfallecer.

Revertir esta tendencia no va a ser producto de un mero movimiento audaz, sino de establecer y poner en práctica una política estratégica que aprenda de los errores y asuma las tareas ingentes y urgentes que tenemos por delante. Desorden económico, político, crisis ecológica y crisis de los cuidados en medio de una ola antifeminista y xenófoba que requieren de respuestas programáticas y de proyectos radicales y en ruptura con un sistema que nos lleva al colapso y al auge de los nuevos fascismos. Política con mayúsculas que, sin embargo, necesita solventar las cuestiones de la política concreta.

Seguir leyendo »

Una moción de censura contra el modelo depredador del PP madrileño

No podemos decir que nos sorprenda que estén apareciendo tantos casos de corrupción en estos momentos. En la Comunidad de Madrid, hace tiempo que sabemos que la corrupción es una forma de gobierno instalada por el Partido Popular, y en tiempos de crisis política, sus propias facciones internas  se devoran entre ellas. Pero creemos que estamos viviendo un periodo de gravísima excepcionalidad democrática. Máxime cuando alcanza a la propia justicia sobre la que el PP también está intentando intervenir a través de la fiscalía.

Si el expolio como forma de gobierno se normaliza, si penetra todos los órdenes de la gestión pública y lo hace a la luz del día, si cuando encendemos la TV solo vemos "otro caso de corrupción más" se puede producir en la sociedad un desapego a lo que debería ser común, un repliegue hacia el interés individual, aislándonos más y recluyéndonos en nuestra particular desesperanza. Por eso no debemos permitir que esta situación excepcional se convierta en lo normal. Por eso el movimiento arriesgado, quizás, de una moción de censura.

Seguir leyendo »

Contra la tiranía de la regla del gasto

Desde que en 2011 la troika sometiera la población griega a la disciplina de la austeridad del primer rescate, las economías europeas han ido elevando las políticas de austeridad a rango de ley. Recordemos que estas políticas  son un viejo proyecto de las élites globales que viajaron desde África y América Latina en los años ochenta y noventa hasta el corazón de la Europa capitalista: primero a través del Tratado de Maastricht de 1992 y luego, de forma mucho más palpable para las mayorías sociales europeas, tras la crisis financiera de 2007. A lo largo de la larguísima crisis europea, los poderes financieros globales utilizaron la extorsión a través de altísimos tipos de interés para poner de rodillas a estados, gobiernos y administraciones públicas; dejando una estela de pagos pendientes a futuro que apuntaban a la sumisión permanente del poder político al poder financiero. Los rescates no fueron sino la fase más agónica de esta lógica de sumisión de las economías y las sociedades europeas al poder de las finanzas mediante la prioridad absoluta del pago de la deuda.

Las políticas de austeridad no son sino la aserción en términos políticos y legales del poder de las finanzas sobre el de las poblaciones sobre las que, en principio, descansa el poder democrático. Son un golpe de estado permanente del capital sobre la democracia. La deuda, propiedad de los grandes grupos financieros, es el instrumento utilizado para este dominio. El blindaje legal del pago prioritario de la deuda obliga a los estados y a las administraciones públicas en general a poner en segundo plano el gasto productivo o social que beneficia a las mayorías sociales. El blindaje del pago de la deuda obliga a las administraciones públicas a, primero, recortar en cualquier tipo de gasto que no sea el servicio de la deuda y sus desorbitados intereses y, luego, a privatizar o externalizar los mismos servicios públicos que el pago de la deuda ha convertido en inviables.

Seguir leyendo »

Actuemos ya contra la Pobreza Energética en la Comunidad de Madrid

Los datos presentados en el informe Pobreza, vulnerabilidad y desigualdad energética. Nuevos enfoques de análisis España 2006-2016, el último realizado por la prestigiosa Asociación de Ciencias Ambientales, describen un escenario preocupante. España ha superado la media europea de hogares (10,2%) incapaces de mantener su vivienda a una temperatura adecuada mientras el número de familias con retrasos en el pago de las facturas sube. Estos datos superan las cotas más altas desde 2004, en un escenario supuestamente marcado por la recuperación económica.

Más de 5 millones de españoles, que equivalen al 11% de los hogares del país, se declaran incapaces de mantener su vivienda a una temperatura adecuada en los meses fríos, lo que supone un incremento del 22% en tan solo dos años. Si tenemos en cuenta la ola frío que estamos sufriendo en las últimas semanas y la dimensión del problema, coincidiremos en que las soluciones son urgentes.

Seguir leyendo »