eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Víctor Saura

Periodista i professor d'història. He dirigit publicacions com El Triangle i El Vigía, he viscut el tancament de dos diaris (Diari de Barcelona i Iberia-Universal), he treballat per Oxfam-Intermón a Burkina Faso, i fa dotze anys que dóno un curs d'economia a Estudios Hispánicos (UB). També he escrit tres llibres, l'últim "La Catalunya més fosca" (Ed. Base). Ara dóno un cop de mà a la Coordinadora Síndrome de Down de Catalunya, com a responsable de comunicació, i a la Fundació Periodisme Plural, com a responsable de relacions institucionals. La meva única militància és a la Plataforma Ciutadana per una Escola Inclusiva.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 743

"El apoyo social hacia la discapacidad se ha diluido con la crisis"

Seguir leyendo »

Un paseo por el Cádiz, Cádiz, Cádiz

Empecemos reconociendo la evidencia: el paso por Cádiz de un servidor no fue el más idóneo para reseñar la ciudad. Porque hasta allí no me llevó el turismo sino un evento, por lo que apenas me quedaron unas horas para patear el centro, eso sí, en buena compañía y muy bien guiado. Cuentan los gaditanos que si alguien te dice que es de Cádiz quiere decir que es de la provincia, que si te dice que es de Cádiz, Cádiz significa que es de la ciudad. Pero que uno del centro histórico te dejará claro que él es de Cádiz, Cádiz, Cádiz. Pues bien, ahí llega una primera constatación: el Cádiz, Cádiz, Cádiz es un lugar estupendo para ser pateado. Un enorme laberinto donde se alternan calles y plazas bulliciosas con otras pasmosamente silenciosas y solitarias. Raramente se asoma algún coche.

Segunda constatación: pocas ciudades del mundo atesoran en su seno tal compendio de hazañas históricas. Al llegar te explican la leyenda de Hércules como fundador de la ciudad. Al tener poco tiempo, nos dejamos de mitos y leyendas. Lo que sí está fuera de dudas es que ninguna ciudad de la Europa occidental puede presumir como Cádiz de unas raíces de más de 3.000 años, que se remontan al momento en que un grupo de mercaderes fenicios eligieron lo que entonces era un pequeño archipiélago para levantar una colonia. Luego ya fueron llegando los cartagineses, los romanos, los visigodos, los musulmanes, los cristianos, los del comercio con América y los de la Pepa. Los gaditanos están tan orgullosos de esa historia que a la mínima se autoreferencian con los nombres fenicio, romano y cristiano. Pasear por el Gádir, Gades, Cádiz con los ojos abiertos es ir cruzándose con las huellas que dejaron todos ellos.

Seguir leyendo »

Las calles volverán a ser de todos

Advierto que el título del artículo no tiene mucho que ver con lo que vendrá a continuación. Es un simple e ingenuo desiderátum para la Cataluña de los próximos años, en la que me gustaría que se dejara de hablar en términos tan excluyentes como los “nosotros” contra los “vosotros” que a menudo escuchamos en la calle y en los medios. Nosotros, los buenos, los del mandato popular, y vosotros, los agresores, los del 155, los colonizados, los represores, los golpistas. O nosotros, los buenos, los del respeto a la legalidad, y vosotros, los abducidos, los iluminados, los adoctrinadores, los golpistas.

Aventuro que nos espera una campaña crispada y dolorosa. De hecho, ya han empezado los primeros vómitos y delirios, en forma candidato amorrado a un surtido de alcachofas, y hasta el día 22 la fiebre no dejará de subir. Aconsejo a todo el mundo que se vacune contra el cólera. Una campaña no es momento para el deshielo, sino todo lo contrario, y por eso, y porque no volveré al teclado hasta pasadas las elecciones, prefiero olvidarla y centrarme en el día después.

Seguir leyendo »

Senyoria, no ens empresoni el debat

Il·lustríssima senyoria: En els darrers dies i setmanes estic segur que haurà escoltat o llegit l’opinió d’importants juristes, els quals, amb arguments jurídics fonamentats, han considerat errònia o desproporcionada la seva decisió de dictar la presó incondicional per a vuit exconselleres i exconsellers de la Generalitat. Jo voldria fer el mateix, si bé prefereixo apel·lar a arguments que res tenen a veure amb la interpretació de la llei.

Senyoria, els volem a casa, perquè el 21 de desembre hi ha eleccions al Parlament i tenim dues possibilitats: o ens passem la campanya sentint parlar de vostè i del martirologi d’Estremera o ens la passem revisant col·lectivament les decisions preses a partir de la tornada de vacances.

Seguir leyendo »

Señoría, no nos encarcele el debate

Ilustrísima señoría: En los últimos días y semanas estoy seguro de que habrá escuchado o leído la opinión de importantes juristas que, con argumentos jurídicos fundamentados, han considerado errónea o desproporcionada su decisión de dictar prisión incondicional para ocho ex consejeras y ex consejeros de la Generalitat. Yo querría hacer lo mismo, si bien prefiero apelar a argumentos que nada tienen que ver con la interpretación de la ley.

Señoría, les queremos en casa porque el 21 de diciembre hay elecciones al Parlament de Catalunya y tenemos dos posibilidades: o nos pasamos la campaña oyendo hablar de usted y del martirologio de Estremera, o nos la pasamos revisando colectivamente las decisiones tomadas a partir del retorno de vacaciones.

Seguir leyendo »

Fins els nassos d’uns i altres

Ho diré tan clar i català com sé: n’estic fins els nassos, dels uns i dels altres, i d’aquesta situació estrambòtica en la que ens han ficat els uns i els altres. Sí, ho dic des de la trinxera de l’equidistància, aquesta paraula avui maleïda pels qui fa anys la reivindicaven per situar-se a mig camí entre els socialistes i els convergents.

Estic fins els nassos de l’apropiació indeguda que molts líders i creadors d’opinió independentistes fan del concepte “poble de Catalunya”, i estic fins els nassos de la seva retòrica manipuladora . Deixin de parlar de referèndum, perquè ni els seus mateixos observadors internacionals ho consideren com a tal, i deixin de parlar de mandat de les urnes perquè no n’hi va haver cap. Quan s’arriba a un carreró sense sortida el més lògic és recular i buscar una altra via. L’altra opció és prémer el gas i estampar-se contra la paret. No, gràcies.

Seguir leyendo »

Hasta las narices de unos y otros

Lo diré tan alto y claro como sé: estoy hasta las narices, de los unos y de los otros, y de esta situación estrambótica en la que nos han metido unos y otros. Sí, lo digo desde la trinchera de la equidistancia, esa palabra hoy tan maldita para aquellos que hace años la reivindicaban para situarse a medio camino entre socialistas y convergentes.

Estoy hasta las narices de la apropiación indebida que muchos líderes y creadores de opinión independentistas hacen del concepto “pueblo de Cataluña”, y estoy hasta las narices de su retórica manipuladora. Dejen de hablar de referéndum, porque ni sus mismos observadores internacionales lo consideran como tal, y dejen de hablar de mandato de las urnas porque no hubo ninguno. Frenen la DUI, la DI o como le quieran llamar. Cuando se llega a un callejón sin salida lo más lógico es recular y buscar otra vía. La otra opción es darle al gas y estamparse contra la pared. No, gracias.

Seguir leyendo »

Un éxito envenenado

La jornada del domingo, el repaso de las imágenes, el repaso de las declaraciones, me ha dejado el espíritu y el alma con múltiples emociones y contusiones. Como muchos, he sentido rabia ante la brutalidad policial, a todas luces desmesurada incluso para quienes la veíamos venir tal como se habían planteado las cosas; he sentido vergüenza ajena por la reacción del gobierno y los medios de Madrid; he sentido admiración por la gente que se volcó con ilusión y orgullo en un acto de reafirmación nacional; y he sentido sorpresa y reconocimiento por la habilidad que tuvo un presidente llegado de rebote para lidiar con el toro bravo hispánico. Todos estos sentimientos me han acercado a posiciones donde nunca he militado, a pesar de llevar décadas incapacitado de sentir emociones por patria alguna, y me empujaron el domingo por la tarde a depositar un voto en blanco cuando hacía semanas que tenía tomada la decisión de no participar.

Pero también he sentido miedo y vértigo por las intenciones expresadas por el presidente de la Generalitat y sus consejeros al final de la jornada, y por la mayor parte de valoraciones que escucho desde entonces de los tertulianos habituales.

Seguir leyendo »

Un èxit enverinat

La jornada de diumenge, el repàs de les imatges, el repàs de les declaracions, m’ha deixat l’esperit i l’ànima amb múltiples emocions i contusions. Com molts, he sentit ràbia davant la brutalitat, desmesurada fins i tot pels qui la vèiem venir tal com s’havien plantejat les coses; he sentit vergonya aliena per la reacció del govern i els mitjans de Madrid; he sentit admiració per la ciutadania que es va bolcar amb il·lusió i orgull en un acte de reafirmació nacional; i he sentit sorpresa i reconeixement per l’habilitat que va tenir un president que va arribar de rebot per torejar el toro hispànic. Tots aquests sentiments m’han acostat a posicions on mai he militat, malgrat que fa dècades que estic incapacitat de sentir emoció per cap tipus de pàtria, i em van empènyer diumenge a la tarda a dipositar un vot en blanc quan feia setmanes que tenia presa la decisió de no participar. 

Però també he sentit por i vertigen per les intencions expressades pel president de la Generalitat i els seus consellers al final de la jornada, i per la major part de valoracions que escolto des d’aleshores dels tertulians habituals.   

Seguir leyendo »

Llibertat, amnistia i tercera via

Intenti situar-se a l’escenari post 1 d’octubre. Ja ho ha fet...? No és un exercici fàcil, sobretot perquè abans s’hauria de saber què passarà l’1 d’octubre i això no ho sap ningú. Ni Rajoy ni Puigdemont, ni Jordi Évole ni Jordi Sánchez, ni encara menys un servidor. O sigui que només podem tenir sensacions, batecs, estats d’ànim, i en aquest ventall n’hi pot haver tants com gèneres musicals separen el mambo de la marxa militar. Als dos extrems se situarien els ultraeufòrics d’un costat convençuts que el dia 3 el Parlament declararà la independència de Catalunya i els ultraeufòrics de l’altra convençuts que abans del dia 3 Puigdemont, Forcadell i companyia seran dins d’un furgó camí d’Alcalá-Meco.

Com que som en la fase de les sensacions –i de les emocions a flor de pell–, és inútil cap intent d’anàlisi racional. Ara mateix només podem fer travesses, que com se sap es poden inspirar en desideràtums o en càlculs de probabilitats. I si ens agafem al segon mètode, el que diu aquest càlcul és que 1) Catalunya no declararà la independència el 3 d’octubre perquè el que haurà passat dos dies abans en cap cas haurà estat un referèndum ja que l’Estat haurà posat tots els mitjans al seu abast (que són molts) per impedir-ho; i 2) la maquinària judicial engegada per l’Estat contra els impulsors de la legislació rupturista amb la legalitat espanyola seguirà fent el seu camí igual com han anat fent via les causes obertes arran del 9-N. Així, si fa no fa, estarem el 3 d’octubre.

Seguir leyendo »