La portada de mañana
Acceder
Bruselas alerta de la falta de vivienda asequible en España
El empresario de “la Cena de la Libertad” con Milei en Madrid recibe dinero público
Opinión - El Tribunal Constitucional y los ERE. Por Javier Pérez Royo

Canarias prevé desmantelar por completo el campamento de Arguineguín este sábado y contar pronto con una red de recursos públicos de acogida digna

Traslado de migrantes el muelle del Arguineguín. (ALEJANDRO RAMOS)

Canarias Ahora

0

El Gobierno de Canarias y el Estado prevén que este sábado quede desmantelado el campamento habilitado en el muelle de Arguineguín, donde este viernes permanecían 400 personas. La mitad ha sido trasladada ya a complejos privados (hoteles y apartamento) de forma temporal, una medida para la que se han propuesto distintos empresarios y para la que han rescatado a empleados del ERTE. No obstante, se trata de una medida temporal, según han afirmado tanto el presidente regional, Ángel Víctor Torres como el delegado del Gobierno en Canarias, Anselmo Pestana, que junto a la alcaldesa de Mogán, Onalia Bueno y la consejera de Derechos Sociales, Noemí Santana, han acudido este viernes por la tarde hasta este muelle.

Torres subrayó que este mismo mes el ministro de Migraciones, José Luis Escrivá, trasladará una propuesta a Canarias con una serie de espacios públicos que se podrán utilizar para la “acogida digna” de estas personas que están llegando a las costas isleñas en los últimos días. Según recordó, son personas que llegan huyendo del “hambre, de la desesperación y las guerras”, como la que se ha iniciado en Malí. Además, la mayoría hablan francés y tienen familiares en otros países como Francia, Holanda o Bélgica y no quieren permanecer en Canarias.

“Tenemos que contar con la mayor vigilancia posible, que el tránsito de estas personas se realice con los mecanismos de la ley, también la devolución, teniendo en cuenta que estamos en una situación sobrevenida que agrava las circunstancias y es que la pandemia ha cerrado fronteras en África”, apuntó el presidente, que también apeló a la importancia de que los ayuntamientos se muestren solidarios también con esta situación y que nadie “se ponga de perfil” o haga “política partidista” con este asunto. “Es una situación que se tiene que resolver sin xenofobia, sin fanatismo”, agregó.

El presidente de Canarias lamentó que hay quien ha asegurado que los migrantes son las que propagan el coronavirus, sin embargo, “en septiembre hemos tenido solo 18 inmigrantes positivos”, recordó. Un porcentaje muy bajo, por lo que remarcó que hay que decir “las cosas como son, la realidad de la situación”.

La ruta migratoria más peligrosa con personas desaparecidas y fallecidas

El hecho de que este sábado pueda quedar desmantelado el campamento, no evitará de momento que pueda tener que volver a utilizarse ante la llegada de nuevas pateras, algo que las autoridades que se desplazaron hasta este campamento este jueves aseguran que quieren evitar. “Canarias ha cedido muchas instalaciones que ahora necesitamos porque muchas son de carácter educativo”, explicó Torres. Por ello insistió en esa necesidad de colaboración del Estado y de la solidaridad de la Unión Europea.

El delegado del Gobierno, por su parte, destacó que en los próximos días se seguirá trabajando en la búsqueda de alternativas para que no se produzca esta acumulación de personas en el puerto. Señaló que “son tiempos difíciles” y que realizar la ruta migratoria canaria es “muy peligroso” y, de hecho, Canarias ha podido constatar cómo muchas personas han desaparecido y otras han fallecido tratando de llegar a las costas isleñas. “a pesar de ese riesgo intentaron llegar”, remarcó, para añadir que es un fenómeno que continuará. Es algo que compartió Torres, que recordó que la migración se ha producido desde el inicio de los tiempos.

La consejera de Derechos Sociales, Noemí Santana, señaló que la comunidad se está volcando para tratar con la mayor de la dignidad posible “a las personas que llegan a nuestras cosas, en especial niños y niñas” y aseguró que antes de esta visita estuvo con el presidente en un centro de menores de Telde, donde además de cubrir sus necesidades básicas se les está dando formación, en especial para que aprendan español y puedan comunicarse y también poniéndoles en contacto con sus familias.

Por su parte la alcaldesa de Mogán, Onalia Bueno, apeló a una mayor coordinación entre administraciones. “Esto que estamos viendo aquí (en el muelle) no se puede volver a permitir, muchos no quieren permanecer en España, quieren seguir hasta otros territorios de la UE y hay que coordinarse mejor”, afirmó. Así mismo, agradeció a los vecinos de su municipio “el comportamiento ejemplar” que habían tenido durante estos días.

Etiquetas
stats