La portada de mañana
Acceder
El 4M descabeza el PSOE madrileño y Sánchez lanza la batalla contra Susana Díaz
EEUU toma una decisión "histórica" sobre las patentes de vacunas, ¿y ahora qué?
Opinión - La revolución de Biden, por María Ramírez

CC dice que “el Charco Azul lleva más de un año cerrado por capricho personal del alcalde”

Imagen de archivo del Charco Azul.

El grupo de Coalición Canaria en San Andrés y Sauces lamenta en un comunicado que “las instalaciones del Charco Azul lleven ya más de un año cerradas sin ningún motivo que lo justifique, más allá del capricho personal del alcalde, Francisco Paz”. “No hay ninguna otra razón para que esta sea la única zona de baño de la isla que sigue cerrada tras la llegada de la pandemia”, señala la concejal nacionalista Belén Nonato.

“Primero, la excusa era que no se podía garantizar la seguridad por el Covid, a pesar de que ya desde el pasado verano el resto de playas y zonas de baño de la isla funcionan con normalidad adaptadas a las exigencias sanitarias. Ahora, la nueva excusa que puso Francisco Paz en el último pleno es la realización de trabajos de mejora. El Charco lleva más de un año cerrado, ¿de verdad no ha habido tiempo en todo un año para hacer esos trabajos, que son obras menores que no necesitan proyecto ni permisos, según afirmó el alcalde en el último pleno?”, pregunta la concejala de CC.

“¿Qué es lo que pasa en este Ayuntamiento que es el único de la isla incapaz de organizar unas mínimas medidas de seguridad que permitan el uso de este espacio?”, añade.

“Coalición Canaria pidió la apertura del Charco Azul en julio del año pasado, cuando ya todas las zonas de baño de la isla estaban abiertas y adaptadas a las exigencias de la nueva normalidad. Ya en ese momento advertimos que había poca voluntad en el grupo de Gobierno por dar respuesta a lo que estaban demandando todos los sauceros y sauceras”, dice.

“Los coches pasan de largo por nuestro municipio en dirección a otros puntos de la costa y, mientras tanto, los comercios, los restaurantes y los alojamientos turísticos de San Andrés y Sauces agonizan porque dependen en gran medida del movimiento de visitantes que genera el Charco Azul”, advierte Belén Nonato.

“Creemos que las piscinas siguen cerradas porque eso ahorra mucho trabajo a un grupo de Gobierno que esconde su incapacidad de gestión con excusas que no se sostienen, ya que todos los ayuntamientos costeros de esta isla, menos el de San Andrés y Sauces, han sido capaces de gestionar con seguridad y garantías sus playas y zonas de baño”.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats