La portada de mañana
Acceder
El Supremo quiere juzgar a Puigdemont por terrorismo "de baja intensidad"
La industria de la carne lleva años pagando para bloquear políticas climáticas
Un paso más del Supremo contra la ley de amnistía. Opina Javier Pérez Royo

La Fiscalía pide más de cuatro años de cárcel a un guardia civil de La Palma por torturas

Vehículo de la Guardia Civil.

Efe

0

La Fiscalía ha pedido cuatro años y tres meses de cárcel para un guardia civil de Los Llanos de Aridane por un presunto delito de torturas y de lesiones y la inhabilitación absoluta para ejercer este trabajo durante ocho años después de que presuntamente, entre otras lesiones, perforase el tímpano a un detenido.

A través de su escrito, el Ministerio Público también ha solicitado que se le imponga al ciudadano con el que el agente tuvo el incidente una pena de año y medio por atentado a la autoridad y una multa de 1.800 euros por considerarlo autor de dos delitos leves de lesiones, así como una indemnización de 200 euros al Guardia Civil, que a su vez deberá indemnizar al detenido con 3.700 euros.

Los hechos tuvieron lugar en la localidad palmera cuando el agente llamó la atención al ciudadano al observar que no llevaba la mascarilla sanitaria, obligatoria en aquel momento para circular por la vía pública debido a las restricciones impuestas a raíz de la pandemia de la covid.

El hombre entonces optó por incumplir los requerimientos del guardia civil y, según el escrito, adoptó una actitud “desafiante” y, pese a que se le pidió que se identificara en varias ocasiones, decidió no hacerlo y continuó su camino.

Cuando se le ordenó que parara, el ciudadano le dio un golpe en el estómago al agente, por lo que tuvo que intervenir otro efectivo que consiguió introducirlo en el coche mientras el detenido lanzaba diversos insultos y amenazas.

Al llegar al acuartelamiento y sacarlo del vehículo, el detenido cayó junto con el guardia civil al suelo, por lo que este último sufrió una herida en la muñeca que tardó cuatro días en curarse.

El agente, por su parte, presentó erosiones y arañazos en el codo y rodilla que se sanaron en cinco días sin dejar tampoco secuelas.

Una vez en dependencias policiales, el guardia civil, aprovechándose de que el detenido estaba bajo custodia, le propinó presuntamente varios golpes con la mano abierta en la oreja, ocasionándole perforación traumática del tímpano izquierdo que requirió un tratamiento a lo largo de tres meses.

El juicio se celebra en La Palma, a donde se ha desplazado esta semana la Sección V de la Audiencia Provincial tinerfeña.

Etiquetas
stats