Canarias dice adiós al toque de queda tras casi seis meses en vigor

La Policía Local de La Laguna, durante un control por el toque de queda en Tenerife

La noche de este lunes 10 de mayo es la primera en casi seis meses en que las Islas Canarias no tengan que cumplir un toque de queda. Esta medida, que se aplicó para contener el avance de la pandemia las Navidades pasadas (el 23 de diciembre), debió finalizar a las 00.00 horas del pasado domingo cuando decayó en todo el país el estado de alarma. Sin embargo, el Gobierno regional, que mandó su propuesta de medidas al Tribunal Superior de Justicia de Canarias el pasado viernes, aseguró que debía mantenerse en vigor hasta que el tribunal se pronunciara, algo que hizo el sábado. Su auto dictó que tanto el toque de queda como el cierre perimetral en las islas que estén en nivel 3 o 4 (actualmente, ninguna) no podían ser aplicadas sin el estado de alarma y, por tanto, debían decaer. Sin embargo, el Gobierno insistió y pidió este mismo lunes al Tribunal que lo "aclarase".

Hace pocos minutos, el TSJC ha respondido al Ejecutivo canario insistiendo en que no se pueden aplicar ninguna de esas dos medidas. Por ello, desde esta misma noche ya no hay limitación de movilidad nocturna en las islas.

Desde las pasadas Navidades los canarios se han acostumbrado a convivir con el toque de queda, que variaba según el nivel de alerta vigente en cada isla. Así, en nivel 1, el menos restrictivo, el toque de queda ha estado fijado hasta ahora a las 00.00 horas, hasta las 06.00. En nivel 2 comenzaba una hora antes, a las 23.00. En nivel 3, otra hora antes, a las 22.00, hasta que se modificó tras las reiteradas peticiones del sector de la hostelería y se fijó también a las 23.00 horas. En nivel 4 se mantuvo a las 22.00 horas, el máximo permitido por la ley.

Tras el auto del Tribunal, regresa a las islas la libre circulación de personas durante la noche, y, de hecho, si se denunció a algún ciudadano en la noche de este domingo o lunes por incumplirlo no podrá haber sanción.

El estado de alarma y estas medidas han dejado de estar en vigor cuando Canarias ha dejado atrás ya la llamada cuarta ola de la pandemia y comienza a manejar cifras de contagios y casos activos no vistas desde agosto del año pasado. Atrás quedan meses de duras restricciones y de situaciones límite por la elevada incidencia del virus, como en Lanzarote, Tenerife, Gran Canaria y Fuerteventura, que han vivido momentos de riesgo extremo en sus indicadores epidemiológicos, con UCI desbordadas y contagios diarios disparados.

El Gobierno canario ha insistido en que estas restricciones son necesarias para frenar los contagios y que hasta ahora "han funcionado", por lo que habrá que ver qué ocurre sin ellas. El tiempo dirá si se propiciará así la llegada de una quinta ola de la pandemia en las islas o si, con el avance de las vacunas se puede mantener a raya el virus. El informe de Salud Pública, en el que se basó el Ejecutivo regional para elaborar sus medidas, es tajante: solo las vacunas no son suficientes y hacen falta restricciones.

Ahora el Gobierno canario deberá esperar la respuesta del Tribunal Supremo, que es quien tiene la última palabra en este asunto. Mientras tanto, el Gobierno central sigue insistiendo en que las autonomías "tienen herramientas suficientes" para afrontar la pandemia.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats