Garachico inaugura la rampa de accesibilidad de la playa de El Muelle

El coste de la rampa de accesibilidad a la playa del Muelle de Garachico ha sido de 40.000 euros

El Ayuntamiento tinerfeño de Garachico ha abierto la rampa de acceso a la playa de El Muelle bajo el lema de ‘accesibilidad para todos y todas’. Lo ha hecho ante una decena de curiosos y con la participación de la Asociación de Padres y Madres de Personas con Discapacidad Intelectual (APREME) y Domingo Arvelo Adán, vecino con movilidad reducida. Ellos han dado muestra de cómo facilitará el baño a las personas que antes no podían bajar por la pendiente de siempre.

La construcción, realizada en madera tratada, posibilitará el acceso a la zona de baño de todas las personas con movilidad reducida. El coste de la rampa ha sido de 40.000 euros y ha sido financiada por la Corporación municipal.

El alcalde Heriberto González ha asegurado que la plena accesibilidad de la Villa y Puerto es una de sus prioridades. “Lo importante es que esta playa sea para todos y para todas. En período de verano, van a estar los socorristas siempre para cualquier tipo de ayuda que necesite una persona con movilidad reducida”, ha recalcado. Por otro lado, la playa de El Muelle ha recibido la calificación reciente de Bandera Azul, por lo que debe ser accesible a todos y todas y cumplir con la Ley de Accesibilidad.

Aunque la temporada de baño oficial ha terminado, el Ayuntamiento de Garachico ha querido abrir la rampa de manera oficial para certificar el cumplimiento de accesibilidad ante el organismo que otorga las banderas azules. Debido al estado de alarma y la importación de la madera con la que se ha construido la rampa desde Cantabria, no ha podido llevarse a cabo la obra para este verano.

El Ayuntamiento ha informado a través de un comunicado que la Dirección General de Costas y la Dirección General de Patrimonio Histórico del Gobierno de Canarias solo permitían la construcción de la rampa con materiales ligeros. Por eso, el cemento y el hormigón han sido descartados para esta infraestructura.

La rampa es desmontable, con madera tratada en autoclave, resistente a la salinidad del mar y anclada a la arena con unos soportes prefabricados. La pendiente de la rampa está en torno a un 6 o 7%, cumpliendo con la Ley de Accesibilidad. La rampa puede ser desmontada para cuando no sea temporada de baño o evitar las inclemencias del mar.

.

Etiquetas
Publicado el
1 de octubre de 2020 - 16:33 h

Descubre nuestras apps

stats