Benito Pérez Galdós, la historia del canario que se convirtió en "un gran manchego"

El escritor grancanario Benito Pérez Galdós

"Es para mí la Mancha el solar literario de España, el altar en que se consagra con el símbolo más perdurable la unidad de la patria. Manchego es el primer libro de nuestra literatura". Son palabras que Benito Pérez Galdós proclamó en Quintanar de la Orden en junio de 1909, según recoge el libro 'Galdós en la Mancha' del escritor seguntino José Esteban, quien ha sido uno de los participantes de la I Jornadas 'Galdós en La Mancha' que Alcázar de San Juan acoge hasta el 7 de diciembre. "Con el pensamiento he recorrido esta hermosa Mancha de un extremo a otro; con el pensamiento he vivido en sus campos y ciudades y he penetrado en su alma", aseguraba el autor canario en un discurso que llamaba a, según la prensa de entonces, a unas cinco mil personas a "no descansar hasta implantar la República".

Y es que, explica José Esteban, el grancanario fue el "gran manchego". Manchego en un sentido bastante amplio de la palabra, asegura el escritor que se considera un "galdosiano hace años". "Comprendí en un momento cuán importante fue la Mancha para Galdós, y por eso decidí dedicarle un libro a sus correrías por la Mancha y sobre todo, a los personajes manchegos que sacó en sus novelas y episodios nacionales", relata el autor. En 'Galdós en la Mancha', Esteban explica que el escritor recorrió tierras manchegas en "devota peregrinación de conocimiento".

Quijotes y Sancho Panzas

En los trabajos galdosianos, continúa, se pueden encontrar muchos personajes que tienen mucho del Quijote y, también, de Sancho Panza. En 'Bodas reales', por ejemplo, Esteban describe a una "singular familia manchega", la de Bruno Carrasco y su mujer doña Leandra, "quizás la más manchega de todas las manchegas galdosianas", aunque la familia vivía en Madrid. Para Esteban, hay mucho de la Mancha en Madrid. El escritor ha analizado concienzudamente los personajes y todas sus características manchegas, incluso en el seno de la capital española.

Esteban fue llamado a participar en unas jornadas que, al igual que el resto de las actividades culturales y de todo tipo, se vieron interrumpidas por la pandemia. El municipio de Alcázar de San Juan decidió retomarlos para rememorar sus vivencias en la localidad y la comarca. "Lo importante es que Galdós viene de Cervante y se hace en el Quijote. Un hombre que nace en el Quijote, tenía que sentir una gran afición y pasión por la Mancha. Los tipos que Galdós comienza a incluir en sus episodios nacionales o se parecen mucho a Don Quijote o se parecen a Sancho Panza. Hay muchos Quijotes y muchos Sancho Panza en sus personajes manchegos", explica.

Y es que la visión de la tierra y sus habitantes se hizo cada vez más profunda. Esteban explica que 'Bodas reales' fue su episodio "más manchego" y que Galdós "no dejó de hablar y de ir a la Mancha" hasta 1906. Entre otros, tenía gran afición por El Toboso, conclusión que saca de un texto "muy perdido" que no se encuentra en las obras completas del autor grancanario y que se puede encontrar al final de 'Galdós y la Mancha'.

"Galdós fue un canario muy especial, porque cuando llega a Madrid a estudiar derecho, realmente nunca lo estudió, porque se dedicó a recorrer Madrid, visitar las calles, las plazas y volvió a Canarias muy pocas veces. Él sentía una pasión muy grande por Madrid, Castilla y la Mancha, y es que hay que pensar que Madrid es bastante manchego. Madrid es la capital de la Mancha, en realidad, y es la ciudad más al norte manchega. Era lógico que entre su amor por Cervantes y Madrid, esta zona estuviese completamente incluida".

El "desapego" de la Mancha con Galdós

Esteban también reflexiona acerca del "desapego" de los manchegos y castellanos hacia la obra de Galdós. "Ni los manchegos, ni los castellanos, ni los madrileños hemos sido justos con Galdós. No ha sido reconocido como el grandísimo escritor que era", señala. Tampoco olvida la importancia de Toledo en la obra del canario, que protagoniza importantes obras como 'Ángel Guerra'. "Fue mucho a Toledo, porque tenía un amigo en la ciudad y visitaba el cigarral que pertenecía a Gregorio Marañón. Además, la ciudad sale en muchos de sus episodios y sus novelas", recalca.

"La verdad es que Galdós no pierde ocasión de traer la Mancha al retortero, aprovecha la más mínima ocasión", reflexiona Esteban en su libro dedicado al autor, editado en la colección Biblioteca Añil Literaria de Almud Ediciones de Castilla-La Mancha. El escritor llegó incluso a localidades como Tarancón, Herencia, Santa Cruz de Mudela o Tembleque. "¡Oh, Mancha, oh tierra del ensueño caballeresco", exclamaba el canario, mientras pasa en uno de sus episodios por Madridejos, Villarta, Daimiel y muy cerca de los Ojos del Guadiana, hasta llegar a Villarrubia de los Ojos, que describe como el lugar "más liberal y expansivo de toda la Mancha".

Las actividades de este domingo incluyen la ruta 'Un inédito itinerario galdosiano y cervantino' es una excursión de medio día con salida desde Alcázar de San Juan hacia El Toboso, población donde Galdós creó personajes literarios originales de la localidad como Augusto Miquis en 'El Doctor Centeno' y 'La Desheredada'; Quero, descrito por Galdós: “… y rodeado de saladas lagunas”, y Quintanar de la Orden, visitando los exteriores de la Plaza de Toros, lugar donde el escritor pronunció un mitin ante más de 5.000 personas.

Etiquetas
Publicado el
5 de diciembre de 2020 - 19:29 h

Descubre nuestras apps

stats