La portada de mañana
Acceder
El año en el que la gente se dio cuenta de que era pobre
CRÓNICA | 'Nadie quiere romper el Gobierno', por Esther Palomera
OPINIÓN | 'Escenas de la lucha de clases en San Bernardo', por Elisa Beni
Sobre este blog

La ecología es uno de nuestros principales intereses y es el centro de este blog: cambio climático, medio natural, desarrollo sostenible, gestión de residuos, flora y fauna, contaminación y consumo responsable, desde el punto de vista de periodistas, expertos, investigadores, especialistas y cargos públicos. También editamos la revista 'Castilla-La Mancha Ecológica'.

Un suelo sin vida no produce alimentos

Suelo

0

En un solo gramo de suelo fértil, hay hasta cien millones de bacterias, acompañadas de cientos de hongos y seres microscópicos. El suelo es el reservorio de, al menos, una cuarta parte de la biodiversidad mundial y esa vida es la que nos permite producir el 95% de nuestros alimentos. Estos seres diminutos son base para la existencia del resto animales y plantas del planeta, son los responsables de mantener los ciclos de nutrientes, descomponen la materia orgánica, desempeñan un papel clave en el suministro de agua limpia, permiten aumentar la resiliencia frente a las inundaciones y la sequía y mantienen a raya enfermedades y plagas del suelo, entre otras funciones imprescindibles.

Y toda esa biodiversidad necesita una tregua ante la degradación que en los últimos años está sufriendo el suelo, que ya alcanza un tercio de la superficie agraria total. Sin esa vida, los suelos se mueren y son ellos los que sustentan los agroecosistemas. “Por eso es clave la salud de esta capa de la tierra y, en general, su cuidado pero sigue siendo una asignatura pendiente. Es posible conservar y producir al mismo tiempo, así como producir y regenerar, pero es necesario introducir prácticas agrarias que trabajen a favor de la biodiversidad”, explica el coordinador de la línea agraria de Fundación Global Nature, Jordi Domingo.

Con la pérdida de suelo, perdemos productividad, además de la salud del planeta y seguridad alimentaria, y los datos apuntan a que la producción agrícola deberá aumentar un 60% para satisfacer la demanda mundial de alimentos en 2050. Con una gestión sostenible la producción de la producción de alimentos podría aumentar hasta en un 58%, según datos de la FAO. Además, los suelos con una microbiología en buen funcionamiento son más resilientes ante cualquier amenaza.

“Es fundamental entender el suelo como un ecosistema y no como un mero soporte para nuestras producciones, es decir, entenderlos como lo que realmente son: (eco)sistemas complejos. Esto implica considerar la actividad agrícola en su conjunto, con las frágiles y numerosas interacciones de todos los seres vivos que están implicados” añade, por su parte, la coordinadora la línea de ganadería de Fundación Global Nature, Laura García.

Mantener nuestros suelos vivos y fomentar su materia orgánica multiplica, además, los beneficios para nuestro bienestar y futuro, incluso ayudando a enfrentar las consecuencias de la actual crisis climática. Ya lo explicó el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático (IPCC) hace unos años en su informe: “Una mejor gestión del suelo puede contribuir a frenar el cambio climático”. Los suelos eficientes suponen el mayor almacenaje de carbono terrestre y su gestión sostenible contribuye eficazmente a mitigar el cambio climático, además de evitar los procesos de desertificación.

Medir de cerca la salud del suelo

En este camino de la regeneración y conservación del suelo, mirarlo es clave y mirarlo muy de cerca, la mejor herramienta. El objetivo es entender en detalle cómo diferentes prácticas agronómicas ayudan a la microbiología y esta a su vez a las producciones. “Por ello, estamos realizando análisis de suelo dirigidos a saber cómo están hongos y bacterias clave y a sus funciones en el suelo”, explica el técnico ambiental de Global Nature, Guillermo Ramírez. Los análisis de suelo son una herramienta común y fundamental en toda explotación agraria, “pero fijándonos en la microbiología vamos un paso más allá para proteger esta biodiversidad oculta de la que depende la fertilidad del suelo”.

 Un análisis de suelo clásico habla de las características fisicoquímicas básicas del suelo (pH, granulometría, conductividad, materia orgánica…) pero en FGN se ha empezado a promover otro tipo más orientado a la microbiología (actividad enzimática, diversidad y abundancia microbiológica). Se trata de saber qué está pasando en el suelo dependiendo de los manejos que hagamos, tanto en prácticas agrarias como ganaderas, y eso requiere de análisis en diferentes escenarios y momentos. “Es una herramienta que promocionamos para mejorar la toma de decisiones en agricultura, con beneficios varios como ahorrar agroquímicos, y regenerar suelos”, añade Ramírez.

En concreto, en proyectos como el Interreg SUDOE Fleurs Locales, que estudia el uso de semillas nativas para recuperar espacios degradados, Fundación Global Nature espera obtener resultados pronto, tras trabajar con muestras de suelo de zonas con flora nativa y diferentes manejos. “Como medimos la diversidad y actividad microbiana, queremos comprobar si la flora nativa aumenta esta actividad y riqueza, que señala una mayor calidad del suelo, con respecto a la situación anterior”, añade el técnico quien detalla que “en la rizosfera, el entorno junto a las raíces de las plantas, ocurren la mayoría de interacciones entre plantas y microorganismos. Las plantas mismas estimulan el crecimiento de la microbiota beneficiosa a través de los exudados de sus raíces para atraer a aliados”.

En otros proyectos, más centrados en ganadería como Pastoreo Ibérico por la Biodiversidad, dentro del fondo regenerativo fondo lanzado por el grupo Kering y Conservation International, Global Nature está midiendo el carbono, macronutrientes y algunos micronutrientes en un momento inicial del plan de pastoreo que se repetirá en calendarios a dos años. “El objetivo es apreciar si el manejo de pastoreo extensivo, que estamos promoviendo afecta positivamente al carbono orgánico del suelo y a su fertilidad en condiciones mediterráneas semiáridas”, concluye Ramírez.

Sobre este blog

La ecología es uno de nuestros principales intereses y es el centro de este blog: cambio climático, medio natural, desarrollo sostenible, gestión de residuos, flora y fauna, contaminación y consumo responsable, desde el punto de vista de periodistas, expertos, investigadores, especialistas y cargos públicos. También editamos la revista 'Castilla-La Mancha Ecológica'.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats